Gaby Goldman creó un puente musical entre artistas de distintos países

Gaby Goldman, en su estudio madrileño
Gaby Goldman, en su estudio madrileño
Laura Ventura
(0)
10 de junio de 2020  • 20:00

MADRID.- En aquellos gestos sencillos, en cada mueca de su rostro, en cada postura, en cada mirada, cada vez que levanta un dedo y con ellos la batuta, Gaby Goldman crea magia. Logra el silencio, el aplauso, la emoción. Crea una comunidad de músicos, intérpretes y espectadores. Y de repente, de aquella multitud en sintonía, sin demasiado aviso, la reclusión. En su casa del madrileño barrio Ópera, cerca del Palacio Real, el director de orquesta argentino radicado en España ideó un proyecto mientras cumplía el confinamiento y volvió a crear una comunidad. Así nació #proyectoa2metros o #2meterawayproject, un puente transnacional que reúne a prestigiosas figuras de los musicales del mundo.

Goldman se radicó en España hace unos años para trabajar en Billy Elliot, convocado para dirigir las partituras de estemusical de Lee Hall y Elton John, en la puesta de David Serrano (en el Liceo porteño presentó Más de 100 mentiras), talentoso y versátil autor y director de cine, TV y teatro. Luego Goldman cumplió su sueño: West Side Story, con la música y el virtuosismo de Leonard Bernstein. Con esta producción, dirigida por el argentino Federico Barrios, realizó una exitosa temporada en Madrid y comenzó una extensa gira. En marzo pasado, una hora antes de llegar a Cádiz en tren, la compañía advirtió por las noticias que el ayuntamiento de aquella ciudad cancelaba las funciones del espectáculo. En la platea del teatro donde iban a presentarse, confirmaron la noticia. La gira debió ser cancelada.

Además de tomar clases de inglés y de componer, Goldman se hizo una pregunta durante el confinamiento: ¿qué ocurriría si se encontraran artistas del musical de distintas partes del mundo de modo virtual? Diferentes estilos, idiomas y también lenguajes musicales. Así, poco a poco, reunió una compañía de cien artistas que quisieron colaborar en este proyecto, cuyo nombre está inspirado en el límite que exige la mínima distancia de la "nueva normalidad". Francia, México, Uruguay, España, Israel, Estados Unidos y la Argentina participan de esta iniciativa, integrada por 17 temas musicales. Así, por ejemplo, la española Marta Arteta canta "Soy capaz", con letra de Pepa Lucas, también española, y música del argentino Gaspar Scabuzzo, o la española Verónica Ronda canta "De la mano", escrita por su compatriota Silvia Montesinos, con música de Damián Mahler. Este proyecto está disponible en YouTube, a través del canal Gaby Goldman (o en la cuenta de Instagram @gabygoldman74).

Gaby Goldman, creador de #a2mtsdedistancia
Gaby Goldman, creador de #a2mtsdedistancia

En el programa de mano de este proyecto que ojalá algún día pueda convertirse en espectáculo deberían figurar las canciones con letras de Christian Simeon, Marcelo Kotliar, Julio Panno, Silvia Montesinos, Zenón Recalde, Eli Lubiniecki, Germán Barceló; compositores de la talla de Patrick Laviosa, Damián Mahler, Edgar Ferrer, Fernando Albinarrate, Javier López del Carril, Juan Ignacio López; intérpretes destacadas como Natalia Millán, Verónica Ronda, Pitu Manubens, Carolina Gómez, Pepa Lucas, Patrissia Lorca, Gonzalo Alcaín e Inés León. Además, Goldman sumó músicos para que los temas no fuesen solo grabados sobre pistas: Osvaldo Tabilo, Marc García, Quique Berro, Javier Santos, Martín Lozano y Claudio Ledda, entre otros, integran la orquesta. Goldman obtuvo una excelente respuesta de personalidades que quisieron sumarse a esta movida y además convocó a varias figuras, como el genial tándem de El cabaret de los hombres perdidos, integrado por Simeon y Laviosa.

Goldman también trabajaba en la puesta de Billy Elliot en Barcelona, para la cual, desde hace un año se entrena a 60 niños, así como también participará en la nueva megaproducción del musical español, Matilda. Esta última, en lugar de estrenarse en 2021, se estrenará en 2022, dado que la pandemia ha trastocada las agendas y cronogramas. Y mientras tanto, hasta que la "nueva normalidad" avance por rumbos desconocidos, Goldman sigue a paso firme dando a difundir aquellas piezas que orquestó. "Nunca quise que este proyecto fuese masivo, pero no imaginé jamás que tuviera una envergadura tan grande con felicitaciones como las que recibo a diario. Me doy cuenta de que este proyecto me mantuvo ocupado porque aprendí, conocí muchísimas personas, me nutrí de artistas que me dieron la posibilidad de arreglar y orquestar una canción. Y también creo que fue útil para que mucha gente se conozca entre sí". Reflexiona con una sonrisa, sin buscar nada a cambio. Goldman es un líder positivo, de aquellos tan necesarios de un lado y otro del océano.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.