Gustavo Cerati: la fantasía de volver al Teatro Colón

Gustavo Cerati volverá en música y alma al Teatro Colón, de la mano de Alejandro Terán y Tweety González
Gustavo Cerati volverá en música y alma al Teatro Colón, de la mano de Alejandro Terán y Tweety González Fuente: Archivo
Sebastián Espósito
Gabriel Plaza
(0)
22 de septiembre de 2019  

En diciembre de 2009 terminó un ciclo. La música argentina en general y el rock en particular cerraron un capítulo sin que en ese momento tuviéramos noción de lo que estaba sucediendo. Aún hoy, una década después, conviene seguir soplando para que la pintura termine de secar.

Ese fin de año tuvo dos hechos masivos y culturales muy emotivos: la celebración de Las Bandas Eternas de Luis Alberto Spinetta, que reunió en una maratónica noche, en el estadio de Vélez Sarsfield, a cada una de las formaciones que integró, fundó y alimentó El Flaco, y la primera presentación porteña de Fuerza natural, el quinto disco solista de Gustavo Cerati y para muchos el mejor de su etapa posterior a Soda Stereo.

No habría otro diciembre igual para el rock argentino y, de allí en adelante, asistiríamos a un lento e inexorable recambio. La figura del solista-faro se iría desmoronando y, en paralelo, la música de Gustavo Cerati -como la de Luis Alberto Spinetta- adquiriría una categoría gardeliana. Cada día canta mejor, cada día nos emociona más y cada día es diferente cuando lo escuchamos.

Diez años más tarde -y cinco años después de su desaparición física-, los motivos para recordarlo, evocarlo y hasta releerlo (la bibliografía en torno a su obra y sus pensamientos se multiplicó notablemente en el último lustro) se multiplican. El próximo 25 de noviembre, el Teatro Colón será testigo de otros 11 Episodios Sinfónicos. Como aquella histórica presentación de 2002, en donde interpretó junto a la Orquesta Sinfónica Nacional clásicos de Soda y canciones de hasta ese momento sus únicos dos discos como solista (Amor amarillo y Bocanada), Alejandro Terán tendrá a su cargo la batuta. Junto a otro socio y amigo entrañable de Cerati, Tweety González, el director de la Orquesta Hypnofón protagonizará un nuevo capítulo sinfónico alrededor de la música del cantante, letrista y líder natural de Soda Stereo. Justo él, que protagonizó lo que podríamos tomar como la primera experiencia orquestal de Gustavo: la grabación con una agrupación de vientos de "Verbo carne", en los míticos estudios Abbey Road de Londres, allí donde los Beatles registraron sus obras.

Tweety González y Alejandro Terán preparan 11 Situaciones Orquestales - Música de Cerati, el concierto que auspícia LN Cultura y que se llevará a cabo en el Teatro Colón el 25 de noviembre
Tweety González y Alejandro Terán preparan 11 Situaciones Orquestales - Música de Cerati, el concierto que auspícia LN Cultura y que se llevará a cabo en el Teatro Colón el 25 de noviembre Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

"Fue una verdadera quijotada de Terán el mandarse a hacer arreglos para tanta gente sin haber hecho nunca antes nada así", nos contaba Cerati en aquel lejano 2002, luego de la grabación del disco en el Teatro Avenida y antes del desafío de presentarse en el primer coliseo.

"Mi gran capital es la fantasía, no la realidad". La frase es de G.C. y puede leerse en Cerati, conversaciones íntimas, el libro de Gustavo Bove que acaba de reeditar Planeta (declarado de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires). Y Fuerza natural, disco del que ahora se cumplen diez años, no sólo fue la última gran fantasía del artista sino una de escuchas, lecturas y sentimientos múltiples.

"Siempre vi (el tour del regreso de) Soda Stereo como un paréntesis de lo que venía haciendo; yo sabía que iba a seguir adelante con lo mío. En septiembre de 2008 empecé a componer las nuevas canciones y el concepto cerró rápido. Estuve solo bastante tiempo en una casa que tengo en el campo, en Uruguay, y también con mis hijos; de ahí la colaboración en algunas letras de Benito. Además, tenía ganas de hacer algo acústico, de llegar a un sonido más intimista". Las palabras fluyeron de la boca de Gustavo una tarde de primavera en su amada Santiago de Chile, en el barrio de Las Condes.

En dos tiempos

Aún con los síntomas de una amigdalitis que lo había tenido a maltraer y después de tener que postergar dos días su concierto en Chile ("es la primera vez que suspendo un concierto en mi vida", nos dijo en esa oportunidad), el cantante se disponía a repasar su obra más próxima, la que lo abrazaba, la que lo representaba en aquél momento y la que interpretaba con devoción junto a una banda nueva, fresca, conformada por viejos y flamantes colaboradores: su socio y amigo Richard Coleman y el ex Suárez Gonzalo Córdoba conformaban, con Cerati, la "pared" de tres guitarristas virtuosos. Junto a ellos, la base integrada por los "Fernandos" Nalé y Samalea, en bajo y batería, respectivamente. Leandro Fresco, en teclados y Anita Álvarez de Toledo, en coros, completaban el equipo.

Tanto en Santiago de Chile como luego en Buenos Aires (en el Club Ciudad) y en cada parada de la gira Fuerza natural, el concierto que había diseñado G.C. constaba de dos capítulos bien diferentes. Y de un emotivo separador. La primera parte del show se interpretaban las trece canciones del nuevo disco; luego, una versión de "Zona de promesas" que no se basaba en la original sino en la registrada con Mercedes Sosa. Finalmente llegaban los "hits", los clásicos, las canciones del solista que había sido y de Soda Stereo.

Palabras cantadas

Hay que ubicarse en la época. Cerati venía de esa "burbuja en el tiempo" que fue la reunión de Soda con fecha de vencimiento establecida y necesitaba regresar al solista. Claro que ya no era ni la forma ni el sentimiento liberador de Bocanada. Sino la necesidad de retomar una senda que había dejado con la seguridad del que se va de va de viaje con ticket de ida y vuelta. Pero en ese retorno se encontró con nuevas ínfulas, con un despertar creativo que ya no rompía con el pasado, pero que llegaba a un estado de síntesis conmovedor. El lo llamó "intimista" y es la palabra que mejor define un álbum marcado a fuego por frases que se hicieron carne en nosotros: "Nena, no volvió el ayer / Me puse delante / De mis ojos para ver" ("Fuerza natural"); "Las cosas brillantes siempre salen de repente / Como la geometría de una flor" ("Magia"); "Todo es mentira, ya verás / La poesía es la única verdad" (Déjà Vu"); "Hasta la palabra vacío me llenó" ("Tracción a sangre"); "Y los médanos, serán témpanos / En el vértigo, de la eternidad / Y los pájaros, serán árboles / En lo idéntico, de la soledad" ("Cactus").

"Lo que habla por mí es la música", dice Gustavo desde las páginas de Conversaciones íntimas. Y está claro que es así. En los días de Fuerza natural, tenía mucho para decir tanto arriba como abajo del escenario. Y para compartir. Un show privado en la inauguración de un local de shows que sucedió a la tanguería Michelangelo y su participación en Alcorta y Pampa en el concierto por las víctimas de un terremoto en Chile fueron algunas de las últimas imágenes que esparció por su querida Ciudad de la Furia.

Otros episodios

El diseño original de 11 Episodios Sinfónicos fue resultado de la energía del productor Diego Sáenz, que desde Soda Stereo venía insistiendo con la idea de llevar los temas del grupo a un formato orquestal. "El objeto no era originalmente ni un espectáculo ni un disco: estaba concebido como un especial de televisión que se documentaría con unas cámaras especiales", repasa Alejandro Terán, el arreglador original designado por Gustavo Cerati para armar ese proyecto monstruo.

"El puntapié inicial se trató de una reunión corta entre Gustavo y yo arriba de un auto a toda velocidad por Libertador: él me preguntó en qué andaba, y yo le dije que estaba haciendo unas maquetas truculentas de pequeña orquesta tipo cine B, sólo con el objetivo de experimentar. Me dijo: Hacé eso con mis temas pero no te pases de dark, que tenga luces y sombras".

Al primer ensayo, Alejandro Terán llevó quince bocetos. Finalmente quedaron seleccionadas once piezas por Cerati. En su carpeta de archivos provisorios Terán bautizó al proyecto con el nombre de 11 episodios sinfónicos. El disco se grabó en agosto de 2001 en el Teatro Avenida, fue presentado posteriormente en el Teatro Colón y fue editado el 15 de enero de 2002 como disco y DVD. El repertorio incluyó siete canciones de Soda Stereo y el resto del material pertenecía a los primeros dos discos solistas de Gustavo: Amor Amarillo y Bocanada. El proyecto fue otro giro en la etapa solista de Cerati que buscaba reinventarse tras la disolución de Soda Stereo.

"Artísticamente las celebridades del rock se ven presionadas por ser siempre igual. Gustavo luchaba mucho contra eso. Era muy valiente con cada proyecto que hacía. No le importaba ponerse a la mitad de sus fans en contra. No era peleador pero era rupturista con sus decisiones estéticas", reconoce Alejandro Terán, que ahora volvió a buscar en esos archivos para el espectáculo que está montando junto al productor Tweety González. Será en el Teatro Colón, el 25 de noviembre y en el marco del ciclo LN Cultura.

Los números de este espectáculo surgen del trabajo íntimo de todos estos años: hay de los viejos episodios, hay de los más recientes y hay también algunos que he escrito últimamente
Alejandro Terán

"Esta nueva propuesta de LA NACION y el Teatro Colón de reformular algunas situaciones orquestales en base a músicas de Cerati me ha obligado a reabrir viejos archivos y a reflexionar: ¿Qué quisiera yo que pase en la sala grande del Colón esa noche? He bautizado el nuevo proyecto como: + Situaciones Orquestales - Musicas de Cerati - Hypnofón / Terán + 50. Los números de este espectáculo surgen del trabajo íntimo de todos estos años: hay de los viejos episodios, hay de los más recientes y hay también algunos que he escrito últimamente. No es una reposición de los originales 11 Episodios en el sentido técnico, sino +11, como sugiere el título", cuenta el avezado arreglador, que trabajó con Charly García, Joan Manuel Serrat y Bajofondo.

Para este nuevo montaje, Alejandro Terán y Tweety González, otro colaborador cercano de Gustavo tanto en Soda Stereo como en su faceta solista, repondrán el formato del espectáculo que realizaron en el CCK, en 2015, donde participaron distintos cantantes invitados y la orquesta Hypnofón. "Creo que la música de Cerati está intacta y soporta cualquier versión e idea siempre que haya respeto por el original", reconoce el músico y productor Tweety González.

"Esto no es un tributo sino una relectura de su música. Tras la experiencia de haberlo hecho en el CCK con un muy buen resultado vamos a convocar a otro plantel de cantantes invitados con alguna sorpresa especial.No alcanza con que cantes bien, porque este repertorio no es para cualquier persona. Hay un laburo artesanal de elegir el cantante con la canción adecuada para que sea el maridaje perfecto. Lo lindo es que todos te dicen que sí enseguida por el amor al artista y a su obra. Además, a eso se suma el entorno que ofrece el Teatro Colón que lo hace más interesante".

Estos nuevos episodios sinfónicos sobre la música de Gustavo Cerati también están atravesados por la propia vivencia del arreglador Alejandro Terán que en junio tuvo un ACV. Ese componente emocional estará presente en esta nueva puesta. "Este año ha sido muy bizarro para mí: me he pasado meses en salas de terapia intensiva y en quirófanos futuristas y siento urgencia de recostarme a ver moverse el mar. Me gustaría que el espectáculo fuera una experiencia oceánica de serenidad inefable y del puro disfrute que significa reencontrar el espíritu de un amigo".

Tweety acuerda con esa idea de reencontrarse con la obra de Cerati que está ahí esperando para que todos la escuchen nuevamente. "Uno vuelve inevitablemente a su música, que es lo que nos quedó. Creo que un artista como Gustavo estaría contento con esta idea de poder hacer sus temas de esta manera, a diferencia de esas bandas de covers que están mas cerca de un imitador que de algo artístico. A la vez es un desafio ver cómo suenan estas canciones con este formato en el Colón y cómo la mano de Terán, que para mi es un arreglador contemporáneo, interviene en ese contexto. El traslado de este repertorio pop es natural para alguien que conoce muy bien el mundo de la música popular y la música académica".

Alejandro Terán, que será el director musical de la Orquesta Hypnofón, una nave sinfónica de cincuenta músicos, dice que busca que este espectáculo funcione como medium para estar más cerca de la obra de Cerati. "De ninguna manera pensamos en reemplazar la presencia de Gustavo, sino más bien de invocarla. Un grupo de 2000 amigos que se reúnen a cantar temas inolvidables y a invocar: linda idea".

Ciclo LN Cultura presenta + Situaciones Orquestales - Musicas de Cerati - Hypnofón / Terán + 50. El 25 de noviembre, en el Teatro Colón. Entradas desde 900 pesos en tuentrada.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.