Jake Kiszka de Greta Van Fleet: “Estamos entusiasmados con experimentar la cultura argentina”

El guitarrista de la banda habla antes de tocar este domingo en el Lollapalooza y el lunes en el Gran Rex como uno de los Sideshows del festival
El guitarrista de la banda habla antes de tocar este domingo en el Lollapalooza y el lunes en el Gran Rex como uno de los Sideshows del festival
Diego Mancusi
(0)
31 de marzo de 2019  • 12:15

¿Sabe Jake Kiszka dónde viene? "¡Sí! Nunca estuvimos en Argentina antes y estamos ansiosos por poder ir y experimentar en persona lo que se dice sobre su gente. Escuchamos mucho sobre lo enérgicos que son y es ideal para nosotros, y mejor todavía sabiendo que vamos a tocar en el Lollapalooza y después en un sideshow, para estar más cerca. Nos vamos llevar todas las perspectivas, je". Al guitarrista de Greta Van Fleet ya le fueron con el chisme del "mejor público del mundo", y a días de cumplir 23 años se prepara para enfrentarlo a puro rock neo-clásico tanto en el Hipódromo de San Isidro (tocan el domingo 31 a las 17:45) como en su presentación en solitario (en el Gran Rex, al día siguiente).

La banda que comparte con sus hermanos Sam y Josh y el baterista Danny Wagner está en proceso de ampliar horizontes tras un debut ( Anthem of the Peaceful Army, 2018) que le valió críticas por su extrema ortodoxia ("son una boy band de Led Zeppelin", dijo de ellos Steven Wilson de Porcupine Tree) pero también el reconocimiento de la industria ("es curioso porque nunca esperamos ser nominados ni siquiera para un Grammy y terminamos nominados para cuatro y ganando uno", dice Jake, tras su estatuilla por Mejor Álbum de Rock) y la atención de las masas rockeras centennials que los abrazaron como a un oasis en el desierto hip hop. Vidas de jóvenes rockstars, nuevos intereses y antiguos odios perdonados, con un pie y medio en Buenos Aires.

Los festivales son un gran lugar para interactuar con colegas. ¿Tienen gente amiga en el line up del Lolla argentino?

No tenemos amigos por ahí pero hay bandas que disfrutamos. Arctic Monkeys está en el line up. También Lenny Kravitz. Va a estar bueno eso.

Ya están trabajando en un nuevo disco. Sam dijo que viajar y conocer nuevas culturas los influyó mucho. ¿De qué manera se van a ver esas nuevas influencias en las canciones?

Hay muchas cosas que nos influyeron mucho en lo personal, y todo eso termina en nuestra música. Estuvimos expuestos a mucha más música, a diferentes maneras de hacer música, y creo que por ahí pasa la influencia: por ser más conscientes de cómo sonamos y por qué. Por eso también estamos entusiasmados con ir a Argentina y experimentar su cultura.

El segundo disco tiene una trampa para ustedes: si vuelven a sonar parecidos a Zeppelin van a decir que se repitieron y si se alejan mucho, que se traicionaron y ya no son lo mismo. ¿Cómo viven esa presión?

Creo que es la evolución de cualquier grupo que quiera progresar musicalmente. Sería difícil decir cómo va a sonar el próximo disco porque es parte del proceso creativo, pero si es una presión, es la misma presión que siente todo el mundo en esta situación.

¿No te parece que hay una nostalgia selectiva en cuanto a descalificar a las bandas nuevas que remiten al rock clásico de guitarras pero no tanto a las que copian el sonido de otros grupos como Velvet Underground o algunas cosas de la new wave?

Sí, es interesante eso. Creo que tiene que ver con la percepción inmediata de las cosas. Es algo muy primitivo, me parece: es más fácil para las personas escuchar lo más evidente en vez de procesar las distintas influencias, y por eso tienden a etiquetar y meter en cajas. Casi siempre hay más cosas atrás que no se escuchan y no se identifican con la identidad creativa del artista. Y sí, es algo que pasa bastante seguido con bandas a las que se somete a comparaciones, más que nada en la prensa.

A vos y a tus compañeros les está pasando algo que la gran mayoría de la gente nunca experimenta: se están convirtiendo en rockstars. ¿Cómo se vive eso? ¿Es progresivo o un día te vas a dormir y te despertás con fans en la puerta?

¡Ja! Y... la vida nos cambió bastante en el último año. Te vas acostumbrando a algunas cosas, como que la gente te empiece a reconocer. Estás en la verdulería y la gente te viene a hablar. Tu vida personal no es la misma, pero lo vas asimilando día tras día.

¿Cuanto de lo que fantaseabas cuando eras más chico se cumplió y cuánto era mito?

Mucha gente nos influenciaba cuando crecíamos, todas esas estrellas de rock, pero no éramos conscientes de en qué consistía eso: todo parecía muy grande y atractivo. Y un poco te alejás de eso después. Es todo lo que esperábamos, pero también muchas cosas más.

En los charts hay cada vez menos bandas de rock. ¿Sienten que llegaron tarde a algo o, por el contrario, que son la resistencia?

Creo que llegamos justo a tiempo. Son olas de la historia, evolución. Mucho de lo que pasa ahora pasa porque somos producto de nuestro entorno, pero el mundo sigue girando y siempre hay lugar para el rock clásico. Exponer nuestras influencias a una nueva generación es mostrar que todo eso aún existe y todavía sigue teniendo peso.

Se habla mucho de la música que te influyó cuando crecías, pero ¿qué odiabas cuando eras adolescente?

¡Ja, no sé! "Odiar" es una palabra fuerte, pero había cosas que no me interesaban, claro. Es difícil decir porque crecimos expuestos a lo que queríamos escuchar, a nuestros discos y a algunas cosas en la radio. No puedo recordar exactamente qué era todo eso que no nos interesaba, y creo que eso es parte de crecer como músico: entender que todo eso que te parecía malo también tenía un lado bueno, porque te enseñó qué era lo que no querías hacer.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.