Juanes: "Escuché a Gardel toda mi infancia y hoy cantaré 'Volver' en el Colón"

Ensayo de Juanes en el Centro Vasco, horas antes de presentarse en el Teatro Colón
Ensayo de Juanes en el Centro Vasco, horas antes de presentarse en el Teatro Colón Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Cecilia Martínez
(0)
16 de febrero de 2019  • 14:44

Juan Esteban Aristizábal, más conocido como Juanes , ha perdido la cuenta de cuántas veces se ha subido a un escenario pero esta noche lo volverá a hacer y no será una más. Teloneado por Marcela Morelo y Rozalén, el artista colombiano pisará por primera vez el Teatro Colón en el marco del Festival Únicos y ofrecerá un show en formato sinfónico.

Hace algo más de 24 horas que llegó el país, pudo ensayar y hasta tuvo tiempo para escuchar música. "Escuché el tema de Dante Spinetta con Duki ("Verano Hater", que se estrenó ayer). A Dante lo sigo por Instagram y vi que puso un post de la canción, pero a Duki no lo conocía y estuve buscando su música. Me gustó el tema", cuenta el músico mientras revisa en su teléfono la lista de Spotify con las canciones que escuchó por la mañana.

A través del celular, Juanes también hizo un recorrido por la música de la argentina Claudia Brant, ganadora del Grammy a mejor álbum de pop latino y cuya obra tampoco conocía; Travis Scott (que le gusta y es ídolo de su hija), Pantera, Maverick, Serú Girán, Benny Sings (al que llegó por un posteo de John Mayer), Madredeus, Alejandro Sanz, Corey Taylor. "Todo muy ecléctico; es lo que me gusta de la tecnología: que escuchas un montón de cosas que nunca habías pensado que ibas a escuchar", cuenta, tras explicar que habitualmente indaga en las etiquetas de nuevos artistas y lanzamientos.

Siete álbumes de estudio, multiplatino, millones de copias vendidas en todo el mundo, galardonado con casi treinta Grammys y con un largo etcétera de reconocimientos a sus espaldas, Juanes es considerado internacionalmente como el embajador del rock latino. Seguido por más de 25 millones de fans en las redes sociales, el autor de "Es por ti" y "Me enamora" también ha sido distinguido en varias ocasiones por su activismo, con una amplia obra benéfica en su propia Fundación Mi Sangre y en la organización Paz sin Fronteras, que une a poblaciones a través de la música.

Nacido en Medellín en 1972, creció con la música en el seno familiar. En su juventud, impregnada del contexto social violento del que tiñó a la ciudad y al país la figura del más icónico narcotraficante de todos los tiempos, Pablo Escobar, Juanes tocaba en la banda de metal Ekhymosis, proyecto con el que editó cinco discos. El cambio de milenio fue para él el comienzo de una nueva etapa, en la que empezaría a forjarse la identidad que hoy lo define y a surgir los discos que lo catapultaron como ídolo: Fíjate bien (2000), Un día normal (2002), Mi sangre (2004).

Apadrinado por Gustavo Santaolalla y mecenas de otros artistas, Juanes continuó abriendo caminos para la música latina y en 2017 lanzó Mis Planes Son Amarte, el primer álbum de concepto visual completo en Latinoamérica y considerado el más ambicioso de su carrera, con doce canciones y una película de acción que detalla la búsqueda del verdadero amor de un astronauta a través del tiempo y el espacio. Con 41 millones de reproducciones, el primer sencillo del álbum, "Fuego", saltó rápidamente al número 1 en listas de 17 países. "Pa Dentro" le siguió con 56 millones y "La Plata", su último nuevo hit, acumula ya más de 30. Esta canción, estrenada hace un mes, influenciada por el vallenato y que comparte junto a Lalo Ebratt, lleva el lema #DeColombiaParaElMundo.

En suelo porteño y antes de almorzar un salmón con una ensalada "con palmitos y bien argentina", el cantante adelanta a LA NACIÓN cómo será el show de esta noche.

-¿Cómo será el concierto de hoy?

-El show tendrá dos partes, de ocho temas cada una: la primera será con la orquesta y, la segunda, con la banda. Para el acústico contamos con los arreglos de David Campbell, y vamos a tocar temas que no tocamos normalmente. Habrá hits pero también canciones más oscuras y raras, con esos arreglos que son como muy épicos, y esta es la oportunidad perfecta para tocarlos.

-¿Sonará el Colón a puro vallenato con una versión acústica de "La Plata"?

-La vamos a tocar sin la orquesta, pero sí que sonará muy vallenato.

-Hace unos años y durante una visita a Colombia, el cronista de tu país Alberto Salcedo Ramos le explicaba a un colega que el vallenato era "como los dinosaurios: fue muy grande en el pasado pero ya no existe". ¿Cómo ha evolucionado este género que comenzó siendo una especie de periodismo en el que los "juglares" cantaban las noticias subidos a un burro?

-Los juglares llevaban los mensajes a la gente que estaba trabajando en el campo. Inicialmente, era solamente a guitarra, no tenía el acordeón, que llegó después desde Europa. La gente ni siquiera sabía cómo tocarlo, aprendió poco a poco a marearlo y se creó un lenguaje que es hoy parte del folclore más importante de Colombia. El ritmo del vallenato es impresionante: es muy sincopado, el acordeón es mágico y la caja, alegre e iluminada. Es como nuestro blues, surgió con los trabajadores del campo. Es un género de mucha alegría, escuchas una canción de vallenato y te pones feliz, aunque la canción sea triste. Si vas a Valledupar, seguramente encontrarás a gente que lo toque de forma más tradicional, pero las nuevas generaciones han crecido escuchando otras cosas y es inevitable que se haya ido mezclando con otros ritmos.

El cantante colombiano presentará un show sinfónico en el marco del Festival Únicos
El cantante colombiano presentará un show sinfónico en el marco del Festival Únicos Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

-¿Te gustaría experimentar con otros géneros?

-Sí. Me gusta mucho la cumbia, el tango y, obviamente, el rock. Espero hacer proyectos conceptuales.

-Estás trabajando en un nuevo disco. ¿Cómo se perfila estéticamente este nuevo trabajo?

-Vengo trabajando desde el año pasado y ya tengo varias canciones entre las que escoger. Pienso en ir más tema por tema en este primer semestre y en el segundo sacar una playlist o un compilado de esas diez que considero el nuevo álbum. Hoy, el consumo va más canción por canción. Sigo con mi estilo pero incorporo el vallenato, la cumbia, el reggae, el folk, pilares del ritmo. Diría que será un disco súper alegre y divertido. Y las letras hablarán mucho de amor. Creo en el amor como lo más importante y no puedo cantar sobre otra cosa, para mí es fundamental.

-¿Vas a seguir experimentando con el formato audiovisual?

-Sí, quiero que cada video tenga algo especial. Para eso me gusta trabajar con directores y productores con buenas ideas. Ahora estamos trabajando con los franceses Greg&Lio y con artistas de Los Ángeles.

-¿Qué retos te quedan por delante?

-Muchos, porque siento que, después de todos estos años, ahora disfruto más que antes de cantar y de tocar la guitarra. Entonces mi reto ahorita es poder seguir en los escenarios y con shows como el de hoy, diferentes y más artísticos. Pero creo que el reto más grande es poder seguir haciendo canciones que conecten con la gente. Después de siete álbumes, sacar nuevos temas siempre es difícil para permanecer relevante y para mantener tu identidad renovando el sonido.

-¿Seguís pasos a la hora de componer o es más intuitivo?

-Es caótico e intuitivo. Escribo en mi teléfono ideas de letras, grabo notas de voz con mi guitarra y empiezo a armarlas. Me junto con otros productores y compositores y eso es una herramienta buenísima para cambiar un poco el lenguaje.

-Se te considera el embajador de la música latina en el mundo. ¿Qué es el "ser latino", ser un músico latino?

-Creo que ése es un título de mucho peso. Para mí, es reconocer lo que soy y de donde vengo, buscar en mis raíces y plasmar eso con orgullo, entonces trato de reinterpretar la música popular con la que he crecido desde mi perspectiva. Siempre he sido muy del rock pero me gusta mucho el folclore y mezclo. ¿Algo que define al latino? Hay algo, que suena como cliché pero que es verdad y es que nosotros somos muy apasionados y muy intensos, muy energéticos en el amor, en la pasión, en cómo nos tomamos las cosas a pecho. Creo que eso es parte de lo que somos, y a mí me gusta.

Ensayo de Juanes en el Centro Vasco, con la orquesta que lo acompañará en su show de esta noche
Ensayo de Juanes en el Centro Vasco, con la orquesta que lo acompañará en su show de esta noche Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

-¿Te gustan los caminos que fue tomando la escena latinoamericana hacia géneros como el reggaetón o el trap?

-Sí. Tengo tres hijos y ellos escuchan todo el día eso y lo tengo familiar a mi oído. A mí en los 90 me gustaba mucho el hip hop americano, y creo que en los últimos años toda esa música e influencias se pasaron a lo latino a través del reggaetón. Y el reggaetón hoy es otra cosa, es el trap, y creo que es valioso. Son ciclos de la música. Cada vez será algo diferente, que va mutando. Lo que veo interesante hoy es que todo se va mezclando con todo.

-¿Queda algo del Juanes metalero de los 80?

-Sí, en mi alma siempre seguiré siendo así. El metal es agresividad, rabia, y yo tengo otra parte que es el amor, pero me encanta la fuerza y la energía que tiene esa música. A veces me pongo a pensar: "¿Quisiera yo seguir tocando metal?" Pero siempre digo: "No, no, lo dejé porque quería tocar mi música, encontrar mi sonido, no seguir haciendo algo que se pareciera a, sino buscar mi identidad, es otro sentimiento el que sale cuando hago mis canciones". Ha sido un proceso.

-Al escucharte interpretar a su lado el tema "The shadow of your smile", Tony Bennett destacó que te expresabas "con sentimiento", atributo que destacó como fundamental en un cantante. ¿Estás de acuerdo?

-Estoy cien por ciento de acuerdo, el sentimiento va más allá de la perfección. Una persona puede cantar o tocar perfecto pero no transmitir, no tener alma. Él es un señor increíble, tiene 90 años y sigue cantando.

-En esa experiencia te estrenabas grabando en inglés. ¿Cómo es para vos expresarte en ese idioma?

-Complicado. Lo hago mejor que antes pero al pensar en la pronunciación, en cómo va la lengua, el paladar, se desconecta el sentimiento. Me es mucho más cómodo cantar en español.

-Entre tus múltiples colaboraciones, grabaste años atrás "Minas piedras" con Andrés Calamaro. ¿Cómo fue trabajar con él?

-También grabamos otro tema el año pasado, una versión de "Enganchate conmigo", para un disco de duetos que él está planeando pero que todavía no salió. Andrés es un personaje muy querido y trabajar con él es lo máximo: cómo toca el piano, cómo canta. Soy muy fan de él, de sus álbumes, de su manera de escribir. Como compositor me parece una bestia. Creo que es un personaje de esos que no volveremos a ver en el futuro, especial y único.

-En Mis planes son amarte, además de innovar en lo audiovisual, hablás del espacio-tiempo. Si pudieras viajar hacia atrás, ¿con quién te gustaría pasar un día entero?

-Me gustaría ir a un concierto de Bob Marley y a su estudio. Ver cómo grababan y le preguntaría cómo escribía sus letras, si leía la Biblia o no, cómo hacía.

Juanes se declaró fanático de Gardel, Dante Spinetta y Andrés Calamaro
Juanes se declaró fanático de Gardel, Dante Spinetta y Andrés Calamaro Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

-Pasando de Jamaica a Colombia, ¿Cómo ves ahora a tu país y concretamente a tu ciudad, Medellín, que se convirtió en meca musical y que es cuna de artistas como J Balvin, Maluma, Reykon, Piso 21 y Karol G?

-Si tomamos una fotografía del Medellín de los 80 y de la ciudad hoy, hay muchos cambios impresionantes para mejor, pero seguimos teniendo muchos problemas con el narcotráfico. Antes había tres o cuatro cabecillas, cuatro tipos que tú sabías quiénes eran, hoy hay cinco mil, chiquititos, en las pandillas y que manejan el microtráfico. Por la misma situación que ha hecho el gobierno para detener el tráfico, muchas de esas drogas se quedaron en el país y eso se reparte por las ciudades. Por otro lado, el tema de la paz es algo que dividió al país totalmente, lo polarizó absolutamente. Ahora la discusión es la justicia especial para la paz, supuestamente van a juzgar a los guerrilleros, exguerrilleros, exmilitares y expolicías que fueron parte del conflicto. Y eso tiene que seguir andando. Hace poco también comenzaron las negociaciones con el ELN (Ejército de Liberación Nacional) pero no cumplió y ha hecho un atentado terrible en una escuela de policías, entonces el país está muy desmoralizado. Pero por otro lado ves que Colombia es un epicentro de la música y del deporte, hay muchas cosas pasando, pero es como esa contradicción entre lo bueno y lo malo, un país de muchos contrastes.

-Medellín está hermanada con Buenos Aires y con Montevideo a través de la figura de Carlos Gardel (ciudades en las que nació, vivió y murió). ¿Cómo es tu vínculo con el tango y con este gran músico?

-Mi vínculo con Gardel es impresionante, muy profundo, porque mi padre escuchaba mucho a Gardel, yo era muy chiquito, y mi hermano mayor siempre estaba escuchando Gardel y cantando y tocando. Entonces en mi casa estaban sus discos y sus cancioneros, y yo me aprendí los temas de él, los escuché durante toda mi infancia. Es un vínculo muy profundo. Medellín es, además, una ciudad muy tanguera.

-Y has cantado "Volver" nada más y nada menos que con Rosalía.

-Sí, la he cantado con Rosalía y hoy la voy a cantar en el Colón, con la orquesta.

-¿Qué sentiste la primera vez que oíste a Rosalía?

-Me quedé frito, sinceramente. Fui a verla a un teatro como de 500 personas en un festival del nuevo flamenco. Estaba con su guitarrista y yo no podía creer lo que estaba oyendo, era impresionante. Para mí, es como un antes y un después desde que ella llegó. Rosalía va a romper con todo lo establecido que tenemos en la mente de lo que puede ser un artista latino, creo que ella va a llevarlo a otro nivel, por la calidad que tiene. Su capacidad para cantar es absurda. Cuando ensayé con ella, sentado a su lado, yo le decía: es como si estuviera cantando al lado de Gardel o de Edith Piaf. Ella es una cantante de esas que salen cada 50 años. Es una cosa fuera de serie. Y es una chica muy joven que tiene todo muy claro: hace su música pero tiene el video claro, estudió música en la universidad, estudió canto flamenco por años y le encanta el hip hop y el trap, entonces mezcla esos mundos que son aparentemente raros de mezclar y lo hace de una manera impresionante. Trabaja con El Gincho, un productor de Barcelona que es un genio, y creo que ella es de lo más grande que ha salido.

-En un plano más íntimo, ¿de qué hábitos de la vida familiar disfruta Juanes?

-Disfruto demasiado de la vida en familia, todo. Sentarme a la mesa a almorzar con mis hijos y con mi esposa (la actriz y presentadora colombiana Karen Martínez), de ir al cine o de irnos de vacaciones (porque nunca tengo esa oportunidad). También de hacer las tareas con mis hijos, si es que entiendo qué me están preguntando (se ríe).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.