Los 100 mejores bateristas de todos los tiempos

De Bonzo a Meg White, la lista definitiva de los maestros del golpe
(0)
9 de junio de 2016  • 15:12

1. John Bonham

En el primer corte del primer disco de Led Zeppelin, John Bonham cambió para siempre la forma de tocar la batería en el rock. Años más tarde, Jimmy Page seguía sorprendido por el impacto desorientador que tuvo el bombo de "Good Times Bad Times": "Todo el mundo apostaba a que Bonzo estaba usando dos bombos, pero era sólo uno", recordó Page. Pesada, movida, virtuosa y además cuidadosa, así era la técnica que Bonham conquistaría antes de su muerte, en 1980. En su toque paleolítico y brutal, nunca recayó en la flojera; en su rítmica despampanante, nunca se rebajó a una idiotez innecesaria. Siempre esquivaba ambos escollos con su gloriosa estampida en "Moby Dick". "Pasé años en mi habitación –literalmente, varios putos años– escuchando los tambores de Bonham y tratando de emular su swing, su arrogancia detrás del ritmo o su velocidad, su potencia", escribió una vez Dave Grohl en Rolling Stone. "No era sólo memorizar lo que hizo en esos discos, sino adquirir su sentido instintivo." Este fue el camino que casi todo baterista de rock post-Bonham seguiría en un momento u otro de su carrera, y la búsqueda que le permitió a buena parte de ellos encontrar su propio ritmo.

2. Keith Moon

El "mejor baterista tipo Keith Moon en el mundo", como se describió a sí mismo, aborrecía la repetición mecánica de la percusión rockera, así como la repetición en la vida en general. Moon (la inspiración para el personaje de los Muppets, Animal) rompía equipos de batería y habitaciones de hotel con tal ferocidad que daba a entender que lo de él era más la performance que ser sólo un baterista de rock. Se lo conoce por negarse a tocar solos y por tratar la batería como el instrumento principal de The Who. "Sus pausas eran melódicas", le dijo el bajista John Entwistle a Rolling Stone, "porque él trataba de tocar con todos los miembros de la banda a la vez". Moon the Loon metía arreglos en lugares no acostumbrados y sólo las partes con sintetizador de Who’s Next estabilizaban su vacilante sentido del tempo. "El mismo Keith Moon era orquestal, como si tocara el timbal o los platillos en una orquesta", dijo Stephen Perkins de Jane’s Addiction. "Te hace sentir que cualquier parte es importante, incluso si no está al final de cuatro compases. Me encanta el drama, el teatro, y me encanta la emoción que le pone." El truco favorito de Moon era, sin embargo, tirar petardos por el inodoro del hotel, un truco que usó hasta 1978 cuando murió por sobredosis a los 31 años.

3. Ginger Baker

Dotado de un gran talento para tocar la batería, y condenado por tener una personalidad difícil (con la que incluso a él mismo le costaba lidiar), Ginger Baker combinaba una formación en el jazz con un estilo polirrítmico poderoso en el mejor power trío del mundo. Mientras se peleaba constantemente con sus compañeros de Cream, Jack Bruce y Eric Clapton, el baterista oriundo de Londres incorporó la maestría escénica al mundo del rock con el virtuosismo de doble bombo y los solos extendidos. Después de la desintegración de la efímera banda Blind Faith (el primer "supergrupo", en el que tocó junto a Eric Clapton, Steve Winwood y Ric Grech), Baker se trasladó a Nigeria, donde vivió varios años en los 70. "El entiende el ritmo africano mejor que cualquier otro occidental", declaró el co-creador del afrobeat, Tony Allen. En esos años, Baker se mantuvo ocupado con una impresionante gama de proyectos, haciendo alarde de su carácter bravo, ejecutando grooves intrincadamente trenzados a mediados de los años 70, en la infravalorada aventura Baker Gurvitz Army, donde armó combos de jazz junto a solistas estrella como Bill Frisell, ofreciendo al mismo tiempo colaboraciones de peso con Public Image Ltd y Masters of Reality.

4. Neil Pert

Cuando Neil Peart se presentó a una prueba para entrar a Rush en 1974, sus futuros compañeros de banda vieron en él una forma de quedarse con los fanáticos de The Who. "Quedamos impresionados con Neil", recordó el guitarrista Alex Lifeson. "Era muy parecido a Keith Moon, muy activo, y le daba a la batería con todo." Irónicamente, la mayor contribución de Peart a la batería de rock llegaría desde el polo contrario de la estética que Moon representaba: el toque más preciso y meticulosamente planeado de la historia del rock. Mientras las ambiciones progresivas de Rush florecían en los 70, Peart se reveló como un artesano obsesivo –rasgo que se aprecia también en sus fantásticas letras–, haciendo uso de instrumentos esotéricos como las campanas de orquesta, bloques de templo y timbales para canciones como "Xanadu" y "The Trees". La música de la banda se volvió más dinámica en los 80 (con sus grandes obras de transición como Moving Pictures y un sonido más pop) y Peart incorporó percusión electrónica y empezó a mirar de reojo a innovadores del mainstream como Stewart Copeland. El trabajo reciente de Rush, en discos como Clockwork Angels de 2012, cuenta con algunos de los mejores aportes de Peart: una impresionante unidad de mente y fuerza. Se retiró de las giras, pero sigue siendo el más venerado baterista de rock vivo.

5. Hal Blaine

"Si Hal Blaine sólo hubiera tocado la batería en ‘Be My Baby’ de las Ronettes, aún la gente se pondría de pie para pronunciar su nombre", dijo una vez Max Weinberg. Sin embargo, el baterista nacido como Harold Simon Belsky, grabó con Sinatra, The Beach Boys y Elvis, por citar algunos. Líder de Wrecking Crew, el grupo de sesionistas de Los Angeles que dominó el circuito de estudios durante los 60 y 70, Blaine se convirtió en el baterista más grabado de la historia (perdió la cuenta después de los 35.000, pero dentro de ellos había 150 Top Ten y 40 Número Uno). Tocó para Phil Spector en "Wall Of Sound", pero su verdadero legado es su camaleónica capacidad de adaptación. "Yo sólo quería ser un buen acompañante", reflexionó. Misión cumplida.

6. Clyde Stubblefield & John "Jabo" Starks

No uno sino dos maestros de la batería definieron el ritmo de James Brown: el subestimado John "Jabo" Starks y el propio Mr. Funky Drummer, Clyde Stubblefield. Starks empezó en el jazz y blues; Stubblefield venía del mundo del R&B. Por coincidencia, los dos empezaron a tocar en la banda de Brown con semanas de diferencia. Se complementaban: Ahmir "Questlove" Thompson le dijo a Rolling Stone que "Starks era un Beatle y Clyde, un Stone". Su combinación le dio a Brown algunas de sus mejores canciones, incluyendo "Cold Sweat", "Superbad" y, por supuesto, "Funky Drummer". Sampleados, sus golpes fueron claves en las instrumentales de la época de oro del hip-hop.

7. Gene Krupa

"Fue el primer baterista de rock", dijo Neil Peart sobre Gene Krupa, en 2015. "Fue el primer baterista en ser el centro de atención, el primero al que le celebraron los solos. Hacía cosas simples pero siempre les daba un aspecto espectacular." El agitado ataque de Krupa, con el bombo en cuatro por cuatro que era su marca y la aparición del cencerro –influenciado por los bateristas de Nueva Orleans, Baby Dodds y Zutty Singleton– llevaron la innovadora big band de Benny Goodman en los años 30 a nuevas alturas y, en el camino, Krupa inspiró a una generación de futuros gigantes del rock: "Moby Dick" de Bonham o "The Rhythm Method" de Peart serían impensables sin él. Junto con Buddy Rich, su némesis, Krupa es el padre de la batería como deporte y espectáculo.

8. Mich Mitchell

"Era simplemente maravilloso", dijo Roger Taylor de Queen. Y Stewart Copeland, de The Police, admitió que "todas las cosas que hice y de las que estaba bastante orgulloso, pensé que habían salido de mí mismo. Pero no, las había sacado de Mitch". Sin embargo, en 1966, cuando llegó el momento de elegir un baterista para la Jimi Hendrix Experience, la decisión fue literalmente a cara o cruz: una moneda arrojada al cielo para decidir entre Mitch Mitchell y Aynsley Dunbar. Mitchell ganó, y este discípulo de Elvin Jones trajo una calidad de improvisación impresionante al power trío de Hendrix, construyendo generalmente unos grooves tensos que luego se desvanecían en un contrapunto tan fluido como estructurado con la guitarra de Jimi.

9. Al Jackson Jr

Al Jackson Jr., sesionista del sello Soul Stax, fue conocido hasta su muerte, a los 40 años (en 1975), como "el Cronómetro Humano". Sus afilados ritmos articularon los acompañamientos de Wilson Pickett, Otis Redding y Al Green (con quien co-compuso el hit "Let’s Stay Together"); y, a medida que su reputación iba creciendo, diferentes superestrellas –como Eric Clapton– empezaron a pedir a este genio de la batería. Como co-fundador de Booker T. & the MG, Jackson contribuyó a la creación del funk y el hip-hop. "Lo pongo en la misma bolsa que a Ray Charles o Billy Preston, con una clase única", dijo Sam Moore de Sam & Dave sobre Jackson, que tocó en temas como "Soul Man" y "Hold On, I’m Coming". "Te lo digo sin vueltas: podía hacer que la mierda oliera a rosas."

10. Stewart Copeland

Puede ser que las melodias de sting se hayan vuelto universales, pero The Police suena así debido al uso del espacio, la sutileza y la agresión de Stewart Copeland. De los bateristas más grandes de la historia, él es el menos interesado en pegarle al redoblante (cuyo sonido sigue siendo extraordinariamente cortante) y sus partes a menudo implican patrones intrincados con el hi-hat (como aparece en el tema de Peter Gabriel, "Red Rain"). Miles, su padre, era un diplomático que mudó a la familia por varios lugares de Medio Oriente, y esa educación tan particular hizo que Stewart decorara a The Police con acentos rítmicos lejanos a su Inglaterra natal. A pesar de su antagonismo sostenido, Sting permitió que el primer disco de la banda fuera un homenaje a la energía y el enfoque de Stewart. "Todos estos años estuve intentando conseguir ese sonido del redoblante y hi-hat de Stewart Copeland", dijo Les Claypool de Primus, que comenzó a tocar con él en 2000, "y él se sentaba en el medio de esa batería un poco vieja… y de repente el sonido aparecía. Hizo que me diera cuenta de que todo se trata de cómo él ataca la batería".

11. Benny Benjamin

Durante años, Berry Gordy se negó a grabar a menos de que el gran baterista de swing Benny Benjamin estuviera en el estudio. "Tenía un pulso que mantenía el ritmo mejor que un metrónomo", dijo el fundador de Motown sobre el mejor baterista de su sello. Benjamin está en muchos de los hits de Motown, desde "Money (That’s What I Want)" de Barrett Strong hasta "My Girl" de The Temptations; sus compañeros de sesión, con los que formó los Funk Brothers, lo llamaban "Papá Zita". La adicción lo mantuvo con frecuencia fuera de los estudios, hasta que murió de un derrame cerebral en 1969. Benjamin fue el mentor del joven Stevie Wonder: "Aprendí solamente escuchándolo", dijo Wonder en 1973. "Benny podría haber sido tranquilamente el mejor."

12. Charlie Watts

Según Keith Richards, cuando los Rolling Stones empezaron "no podían estar a la altura" de Charlie Watts, que tocaba en Blues Incorporated, un grupo con buena repercusión liderado por Alexis Korner. Con el tiempo, los Stones lo sedujeron y él les pidió unirse a la banda: "Son increíbles, man", le dijo a Richards, "pero necesitan un buen baterista". Más allá de esporádicos proyectos jazzeros, Watts se complementó perfectamente con Jagger, Richards y el resto, con swing ("Brown Sugar"), ritmos tensos en cuatro por cuatro ("Satisfacción") y un discreto impresionismo ("Sympathy for the Devil"), rara vez alardeando, durante más de 50 años. "Cuando conseguimos a Charlie, vimos que realmente estaba hecho para nosotros", dijo Richards.

13. D.J. Fontana

En cientos de las primeras grabaciones de Elvis Presley, Dominic Joseph "D.J." Fontana era la vanguardia misma del rock & roll, tocando la batería con un swing rústico en un momento en que los grupos de country y bluegrass evitaban las baterías por completo. El fue el pionero de un tipo de letanía, con arreglos muchas veces imitados, desde ese redoblante irregular en "Blue Suede Shoes" hasta las oleadas de remates en "Hound Dog". "Tenía una técnica increíble y manos rápidas, así que podía hacer esos arreglos con baquetas estilo Buddy Rich cada vez que quisiera. Tocaba como un baterista de big band: con el acelerador a fondo", dijo alguna vez Levon Helm. "Ahora Elvis tenía una base real, una cierta arquitectura: DJ liberó a Elvis."

14. Ringo Starr

"Recuerdo el momento: estaba de pie, mire a john y despues mire a George, y la expresión de nuestra cara fue como: ‘La puta madre, ¿qué es esto?’", dijo Paul McCartney, recordando la primera vez que los Beatles tocaron con Ringo Starr. "Y ése fue el comienzo, en realidad, de los Beatles." Subestimado a finales de los 60, cuando surgieron bateristas extravagantes como Keith Moon y Mitch Mitchell, Ringo no se limitó a articular la banda más grande de todos los tiempos sino que ayudó a darle forma a su música y a centrarla: escuchen el vaivén extático con el que abre "She Loves You", la fresca solidez de "Ticket to Ride" o la forma en que lanzó hermosos y memorables "hooks rítmicos" en muchas de las canciones más queridas de los Beatles. En lo personal, su buen carácter lo convirtió en el miembro más accesible de la banda. "John tenía sus vaivenes", dijo Yoko Ono, "pero Ringo era siempre muy amable. Y realmente creía en la paz y el amor". Como baterista zurdo que toca con un drum kit para diestros, Starr creó su propia manera de dar forma a novedosos y exuberantes "funny fills" ("fills graciosos"), y su firmeza se convirtió en un estandarte para esos músicos de rock simples, tocando en cada canción con sentimiento y swing. "Ringo era el rey del sentimiento", dijo Dave Grohl.

15. Buddy Rich

Una técnica sin igual y una velocidad de manos incomparable le permitieron a Rich, una estrella de vaudeville autodidacta, superar rápidamente el reinado de Gene Krupa (quien lo calificó como "el mejor baterista que jamás haya vivido"), para comenzar una carrera de conciertos con Tommy Dorsey. Pero la influencia de Rich se extendió mucho más allá de la era de las big bands o, incluso, del jazz: John Bonham y Bill Ward aprendieron de él cómo pasar de un simple ritmo de fondo a una contundente improvisación de patrones, y fue la figura que alentó a Phil Collins a abandonar el doble bombo y concentrarse en el hi-hat. "Yo diría que desde el punto de vista de la pura técnica es el mejor que vi en mi vida", recordó Roger Taylor, de Queen.

16. Bill Bruford

La destreza de un músico clásico, la espontaneidad de un jazzero y la energía enfática de un baterista de rock, Bill Bruford ya era un artista completamente formado cuando se presentó en público con los primeros cinco álbumes de Yes. En 1972, Bruford abandonó el barco para pasarse a King Crimson, demostrando cómo un baterista de rock puede encontrar nuevos ángulos en canciones simples. En King Crimson ("Mi hogar espiritual durante un cuarto de siglo", escribió en su autobiografía de 2009), Bruford se reinventó a sí mismo como un erudito en la polimetría del funk (1981-1984), y un agente del caos en una formación de doble batería (1994-96), mientras alimentaba su querido proyecto post-bop, Earthworks. Retirado desde 2009, terminó un doctorado en febrero. Díganle Doctor Bruford.

17. Terry Bozzio

Bozzio tocó con Frank Zappa a mediados y finales de los 70, llevando con maestría el difícil trabajo centrado en la percusión de "The Black Page". Pero este baterista veterano ha sido siempre mucho más que un virtuoso y loco de la técnica. Después de su paso por la banda de Zappa, Bozzio se convirtió en una parte integral de la superbanda post-prog U.K. y más tarde (con su esposa de entonces, Dale), en el co-arquitecto del grupo pionero de la New Wave, Missing Persons, donde adaptó arreglos emocionantes a una estructura de pop simple. En los últimos años tocó con una variedad de supergrupos, y sus trabajos con bandas que van desde Korn a Fantômas (el grupo de Mike Patton, de Faith No More) son una prueba de su sorprendente alcance.

18. Joseph "Zigaboo" Modeliste

El periodista de Rolling Stone Joe McEwen describió una vez el estilo de Zigaboo Modeliste como "una técnica estándar lanzada al viento... unos golpes divertidísimos… ritmos precisos". Ese estilo pugilístico (un poderoso sello distintivo de la obra de Modeliste con The Meters durante la década del 70) solidificó su estatus como uno de los músicos de funk más líricos de todos los tiempos. El estilo de Modeliste sigue la tradición de su nativa Nueva Orleans, donde generaciones de bateristas forjaron un estilo lineal, casi melódico de la síncopa. En canciones de los Meters como "Cissy Strut" y "Just Kissed My Baby", prácticamente hacía cantar a la batería. También trabajó con Keith Richards y Ron Wood.

19. Tony Williams

El debut de un joven Tony Williams de 17 años en la banda de Miles Davis, en 1963, se erige como una de las apariciones más impactantes en la música del siglo XX. "Man, con sólo escuchar a ese pequeño hijo de puta me vuelvo a excitar", escribió el trompetista en su autobiografía, Miles. "Me di cuenta de inmediato que iba a ser uno de los mejores hijos de puta que alguna vez hayan tocado la batería." Cuando se unió a Miles, ya había hecho contribuciones importantes a la vanguardia del jazz con el saxofonista Jackie McLean y otros músicos. Pero fue su papel en el denominado Second Great Quintet de Davis lo que lo convirtió en una leyenda. Es lógico que cuando dejó a Miles en 1969, se haya pasado al jazz-rock, formando el glorioso Lifetime junto a John McLaughlin y Larry Young.

20. Bernard Purdie

A Bernard "Pretty" Purdie se lo conocía con el apodo de "Mississippi Bigfoot". Prolífico músico de estudio, creció en Maryland antes de mudarse a Nueva York en la década del 60, donde empezó su carrera como sesionista de Nina Simone y Gábor Szabó. Conocido por sus intrincadas "notas fantasma" con el hi-hat, Purdie se convirtió en uno de los bateristas más solicitados de la industria, asumiendo el rol de director musical de Aretha Franklin cuando no estaba ocupado grabando con todos los demás (de Steely Dan a Mongo Santamaría, pasando por Bob Marley). La pregunta no es con quién tocó sino con quién no tocó. "Bernard siempre mostraba alguna cosa estilística única que uno nunca podría imaginar de antemano", recordó Walter Becker de Steely Dan.

21. Ian Paice

22. Levon Helm

23. Elvin Jones

24. Steve Gadd

25. Earl Palmer

26. Danny Carey

27. Dave Grohl

28. Carmine Appice

29. Carlton Barrett

30. Clifton James

31. Roger Hawkins

32. James Gadson

33. Tony Allen

34. Mickey Hart & Bill Kreutzmann

35. Fred Below

36. Steve Smith

37. Jeff Porcaro

38. Jim Keltner

39. Ramon "Tiki" Fulwood

40. Jack DeJohnette

41. Carter Beauford

42. Bill Ward

43. Phil Collins

44. Jerry Allison

45. Billy Cobham

46. Dave Garibaldi

47. Dave Lombardo

48. John "Drumbo" French

49. Vinnie Colaiuta

50. Cozy Powell

51. Alex Van Halen

52. Matt Cameron

53. Jimmy Chamberlin

54. Ahmir "Questlove" Thompson

55. Max Weinberg

56. Richie Hayward

57. Manu Katche

58. Sheila E.

59. Jim Gordon

60. Mick Fleetwood

61. Clem Burke

62. Tony Thompson

63. Dennis Chambers

64. Chad Smith

65. Sly Dunbar

66. Kenny Aronoff

67. Greg Errico

68. Jerome "Bigfoot" Brailey

69. Dale Crover

70. Tommy Ramone

71. Butch Trucks & Jaimoe

72. James "Diamond" Williams

73. Pete Thomas

74. Michael Shrieve

75. Earl Hudson

76. Earl Young

77. Moe Tucker

78. Micky Waller

79. Mick Avory

80. Steve Jordan

81. JR Robinson

82. Glenn Kotche

83. Ronald Shannon Jackson

84. John Stanier

85. Tommy Lee

86. Phil Rudd

87. George Hurley

88. Jon Theodore

89. Bill Stevenson

90. Janet Weiss

91. Brian Chippendale

92. Ralph Molina

93. Tomas Haake

94. Meg White

95. Chris Dave

96. Larry Mullen Jr.

97. Cindy Blackman

98. Steven Adler

99. Travis Barker

100. Christian Vander

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.