Morrissey también cantó el tema de Leo García en el Luna Park

Después de hacerlo en el Teatro Ópera, el ex líder de The Smiths se presentó en el estadio de la calle Corrientes y entonó la canción que lleva su nombre
(0)
11 de diciembre de 2015  • 11:38

"Tienen un nuevo presidente, ¿les gusta?", preguntó Morrissey a la audiencia amuchada frente al escenario de un Luna Park con entradas agotadas, y buena parte del público respondió con un abucheo. En la noche del largo día de la asunción presidencial, la voz inconfundible de The Smiths brindó la mejor versión que se haya visto por estas tierras desde su primera visita en 2000. De muy buen humor y acompañado por una banda que asume con autoridad y devoción el arte de sostener a un mito en acción, Moz describió la parábola del inadaptado en cada gesto, en cada canción y hasta en los videos que precedieron al show: desde Ike & Tina Turner, pasando por clips antiquísimos de Leo Sayer, Charles Aznavour y los New Yorks Dolls, y hasta incluso un poema suicida de Anne Sexton ("Wanting to Die") leído por ella misma, desfilaron en imágenes sin la más mínima queja de la gente. Sólo Morrissey alcanza semejante cuota de veneración, y aprovecha para contagiar en los otros sus broncas contra el mundo opresivo. No es Bono, lo suyo es obra de un inadaptado que proclama en sus shows "no importa qué tan raro seas ante los ojos del mundo, acá hay un lugar para vos".

Por eso cuando entona su propio nombre a través de la canción de Leo García parece un triunfo de otro gran incomprendido, o cuando se mete con la policía represiva de Los Angeles ("Ganglord"), seguido por imágenes de brutalidad extrema, está en una misma sintonía. No son golpes de efecto oportunistas, es puro realismo y también homenajes, por eso evoca a uno de sus héroes en "You’ll Be Gone", uno de los pocos temas compuestos por Elvis Presley. Se nota la influencia latina en los temas nuevos de World Peace Is None of Your Business, con Gustavo Manzur, el tecladista de ascendencia latina, que hasta tomó la voz cantante en el final de "Speedway" -el tema que cierra Vauxhall & I- y tradujo al castellano esa tremenda letra sobre un amor imposible: "en mi manera rara siempre he sido fiel a ti, en mi manera enferma siempre seré fiel a ti".

Pero son los viajes al Manchester de los primeros Smiths con versiones rabiosas de "This Charming Man" o "What She Said", o la psicodelia oscura de "How Soon Is Now?" las mejores pruebas de vitalidad que Morrissey sigue exhibiendo sobre un escenario, dueño absoluto de himnos perfectos ("Suedehead". "Let Me Kiss You", "Everyday Is Like Sunday") y también del gesto testarudo de repetir el terrible video sobre las matanzas de animales ("Meet is Murder"), ok ya lo entendimos.

Para el final la canción más anarquista de su vieja banda, casi un correlato del pequeño discurso de Moz cuando se quedó pensando sobre el abucheo que recibió a su pregunta presidencial, en la pantalla una foto de la reina Isabel II dice fuck you con sus dedos mientras el bocón canta "The Queen is Dead".

Por Oscar Jalil

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.