Rolling Stones: todos los detalles de la noche de candombe y comida hindú de Mick Jagger en Uruguay

La banda británica ya hace delirar al país vecino con su presencia; esta noche actuará en el Estadio Centenario
La banda británica ya hace delirar al país vecino con su presencia; esta noche actuará en el Estadio Centenario
Nelson Fernández
(0)
16 de febrero de 2016  • 17:36

MONTEVIDEO.-Una histórica canción de rock, "Satisfaction", al ritmo del borocotó chas chas de los tamboriles. Mick Jagger , el líder de los Rolling Stones , mezclado en ambiente familiar del modesto Barrio Sur montevideano, bailando al ritmo del golpeteo del músico uruguayo Rubén Rada .

La escena parecía salida de una película, pero era real, con ese aspecto típico que tiene el taller de tamboriles candomberos "El Power", con cierta recreación de los viejos conventillos en los que se acunaron las históricas comparsas, que ilustró Paez Vilaró y que a lo largo del tiempo han hecho bailar a varias generaciones de orientales.

Los Rolling Stones llegaron a Uruguay el lunes 15 para el recital de esta noche en el legendario Estadio Centenario, el que fue escenario del primer Mundial de Fútbol de la historia, en 1930.

Su llegada desató la fiebre rolinga de los uruguayos que reciben por primera vez a la banda de rock que perdura como tal durante más de medio siglo.

Mick Jagger fue a cenar a un coqueto restaurante del barrio de Pocitos, Tandory. Seguramente sin saber que muy cerca de esa esquina, es donde apareció el primer caso de dengue autóctono del Uruguay.

Tandory es un especial lugar de cocina personalizada, que mezcla sabores uruguayos y asiáticos. Con sus amigos compartieron una variedad de entradas, croquetas, ensalada marroquí con pimientos rellenos, pescado, y luego helados de postre.

El chef del restaurante, Gabriel Coquel, les ofreció para beber un vino uruguayo, el "Preludio", que es el emblema de la bodega Familia Deicas de tannat y otras variedades. De ese restaurante, Jagger salió hacia el barrio Sur, donde lo esperaba una fiesta familiar.

Había pedido conocer algo de candombe y Francisco Fatorusso sostuvo que lo mejor era llevarlo a lo del "Lobo" Núñez. Justamente, el famoso músico y lutier uruguayo, estaba comenzando el festejo de sus 60 años.

El "Negro" Rada con algunos de sus hijos que son músicos, Julieta y Matías, pasó a ser el gran animador de la noche. Repiquteo de tamboriles, "Satisfaction" en ritmo de candombre, Jagger bailando, sonriendo, disfrutando de ese rincón especial del Montevideo donde nacieron las llamadas de negros y lubolos.

El martes, la capital uruguaya se volvió monotemática con los Stones. El Parque Batlle, que rodea al Centenario, se fue llenando de seguidores de la banda.

Los músicos se hospedaron en el Hotel Sofitel Carrasco, otro emblema de la ciudad frente a la playa homónima.

Expectativa por el recital, por los pasos de los Rolling, por la camiseta que el goleador celestre Luis Suárez le mandó a Jagger desde Barcelona… Uruguay bajo la magia de los Stones, y en el barrio Sur sigue sonando la fusión de candombe y rock, la mezcla de ilusiones y el placer por la buena música.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.