Volvamos a la música antigua y será un progreso

Jorge Lavista, director del ciclo
Jorge Lavista, director del ciclo Crédito: Laura Szenkierman
El Encuentro de Música Antigua en el CCK llega a su cuarta edición con un repertorio amplio en épocas y territorios
Pablo Gianera
(0)
12 de octubre de 2019  

Cuando alguien dice que escucha " música clásica" puede estar diciendo muchas cosas, cosas que sobrepasan el estricto período histórico del llamado clasicismo. El límite del tardorromanticismo se corrió, hacia adelante, a la "nueva música" del siglo XX y, hacia atrás, al barroco temprano y el Renacimiento. Con la fundación, en 1953, de la agrupación Concentus Musicus Wien, Nikolaus Harnoncourt logró que la práctica de la música antigua saliera a la luz pública y se profesionalizara. El problema con el que se topó Harnoncourt en su momento fue cómo ser fiel a una música que había dejado de tocarse durante siglos y era casi una lengua extranjera. La respuesta fue que la fidelidad al texto no debía asfixiar la fidelidad a la obra: una interpretación es fiel a la obra "cuando se acerca a la idea que tuvo el compositor cuando la creó". Es aquí donde empieza la utopía arqueológica, cuya primera medida consiste en modificar la visión deformada por la óptica romántica del siglo XIX. Esa utopía continúa, y para Jorge Lavista -clavecinista, director musical por derecho propio y director del Encuentro de Música Antigua, que, desde hoy, tendrá su cuarta edición en CCK- es una verdadera obsesión.

Esa obsesión tiene un nombre propio: Johann Sebastian Bach, de quien en el inicio se escucharán tres cantatas de Pascua: "Am Abend aber desselbigen Sabbats" BWV 42, "Lobet den Hern, alle Heiden" BWV 230 y "Erfreut euch, ihr Herzen" BWV 66. Lavista tiene sus ideas sobre el enfoque de estas piezas. "Las tradiciones vocales de los coros europeos respondieron a lo que dejó como legado Felix Mendelssohn en el redescubrimiento de La Pasión según San Mateo en 1828: 120 personas entre cantantes e instrumentistas -explica-. A partir de eso nosotros recibimos un legado en el siglo XIX y XX, que es poner un coro con personas que cantan por partes: muchos bajos, muchos tenores, muchos altos, sopranos, el concepto de sinfónico coral, que es una especie de necesidad del siglo XX y XXI. Pero ya en 1934 el musicólogo Arnold Schering descubrió que el coro debiera ser algo así como unas 12 personas. Esto lo dice Bach en un documento de 1730: 3 bajos, 3 sopranos, 3 altos o 4 personas por cada parte. A partir de Harnoncourt, se tomó ese número ideal, ya no más 80 como en la época de Karl Richter. Y en 1981 Joshua Rifkin promueve la tesis de que Bach tenía a disposición y quería escribir para un cantante por parte; es decir, a 4 personas, y cuando es doble coro son 8 personas. Y lo cierto es que tiene razón. Es lo que mejor funciona para Bach".

Daniel Barenboim dijo hace poco, medio en broma y medio en serio, que las corrientes historicistas se las habían ingeniado para hacer pasar por nuevo algo antiguo. "No estoy seguro de a qué se refiere Barenboim", observa Lavista. "No me imagino que la conclusión sea una crítica al historicismo, sino más bien que hay cosas que ya estaban dando vueltas, pero que se aplicaron demasiado tarde".

Como sea, la perspectiva de Lavista no es excluyente. "Desde que fui convocado por Gustavo Mozzi, siempre procuré ser pluralista con la gente que participa, invitar a todos los que hacen música antigua en distintos ámbitos, justamente por la riqueza que eso implica. Hemos programado desde música del siglo XI hasta Mozart con instrumentos originales, el año pasado. Estoy satisfecho".

Cuarto Encuentro de Música Antigua

  • Con la dirección de Jorge Lavista
  • "Cantatas de Pascua" (hoy, a las 20, Sala Argentina); Música de Silvius Leopold Weiss (mañana, a las 17, sala de honor); Cantando il dolce stil nuovo (jueves 17, a las 20, en la Cúpula); "Música en la Inglaterra de la reina Elizabeth" (viernes 18, a las 20, en el Salón de Honor). Cierra el domingo 20. Toda la programación en www.cck.gob.ar.
  • CCK, Sarmiento 151

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.