Nicolás Vázquez: "Hay que desaprender el machismo con el que nos criamos"

Después del gran éxito de El otro lado de la cama, el próximo miércoles estrenará en El Nacional la comedia Una semana nada más, con Flor Vigna y Benjamín Rojas
Después del gran éxito de El otro lado de la cama, el próximo miércoles estrenará en El Nacional la comedia Una semana nada más, con Flor Vigna y Benjamín Rojas Crédito: Patricio Pidal
Leni González
(0)
3 de enero de 2019  • 00:01

¿Hay que bajarse de un éxito? Las reglas no escritas del teatro marcan que nunca hay que escupir al cielo pero Nicolás Vázquez quiere renovar el ritual y arrojar otra promesa al universo de la calle Corrientes. Después de tres años con El otro lado de la cama, gira por el interior y más de 350 mil espectadores, el actor y productor sintió que era el momento de tomar una decisión. El resultado se verá a partir del miércoles próximo cuando en el teatro El Nacional estrene Una semana nada más, del francés Clément Michel, con dirección de Mariano Demaría y el trío actoral integrado por Vázquez, Benjamín Rojas y Flor Vigna .

"Me cagaron a pedos cuando decidí bajarme de 'La cama', me decían 'seguí, te vas a llenar de plata'. Pero lo que quiero es disfrutar y terminamos en 2018 siendo amigos y a sala llena, no como las bandas que la cortan porque se pelearon", dice Vázquez que promete volver con 'La cama' en unos años. Encantado con la obra El canasto, su debut como director, se puso a buscar otra comedia de Michel, la encontró y compró los derechos con su socio Paul Kirzner, hermano de Adrián Suar, productor general junto con Nacho Laviaguerre.

Pablo (Vázquez) y Sofía (Vigna) se van a vivir juntos porque se aman. Pero, como en Extraña pareja, una de las partes es muy obsesiva del orden, por lo que a los pocos meses Pablo intentará terminar esa relación invitando a su amigo Martín (Rojas) a convivir con ellos para que todo empeore. "Ahí comienza otra obra, muy divertida", dice el actor, muy satisfecho porque puede continuar un camino que en El otro lado de la cama "había hecho en las sombras", el de productor artístico y codirector, cuando Manuel Gonzalez Gil tuvo que irse a México ni bien estrenaron. "El timón lo agarré yo, con el aval de Manuel que pidió que lo cuidara. Ahora, para Una semana nada más llamé a Mariano Demaría, a quien conozco y admiro. Hizo las luces en Sugar, en Sunset Boulevard, en Lo prohibido y dirigió muchas producciones de Cris Morena. Necesitaba que alguien me dirigiera, que nos cagara a pedos si hacía falta, que diera su toque", cuenta.

Nicolás Vázquez, Benjamín Rojas y Flor Vigna presentan "Una semana nomás" - Fuente: Instagram

00:27
Video

Si bien repite con Rojas, esta vez su mujer Gimena Accardi no es de la partida. A ambos les pareció que era lo mejor guardarse un poco para una próxima obra o para el regreso de El otro lado de la cama. Habló con varias actrices pero ya estaban comprometidas laboralmente. Y ahí apareció el nombre de una de las protagonistas de la tira Mi hermano es un clon y el año pasado de Simona, ambas producciones de Pol-ka. "Fue un largo proceso porque Benja y yo – dice Vázquez- veníamos muy afilados y ella se tuvo que sumar a los ensayos después de grabar diez horas todos los días. Me gusta su energía y creo que esto va a ser un paso muy importante para ella".

Admirador de los comediantes y humoristas Jerry Lewis -que miraba en la tele con sus abuelos-, Ben Stiller, Jim Carrey y su preferido, Steve Carell -además de los argentinos Guillermo Francella, Ricardo Darín y Adrián Suar-, el actor de Son amores, Los únicos y Casi ángeles dice que nada le gusta más que hacer reír. Si bien el año pasado en Hotel Rizhoma, por Telefe, participó de un ciclo dramático, de contenido "adulto", en formato corto y casi de trasnoche, reconoce que la comedia es lo que más lo representa: "No reniego del lugar que tengo. Hay muchas cosas que me gustaría hacer, sobre todo en cine que hice poco: me encantaría una comedia romántica, al estilo de Antes del amanecer, ¿viste ésas? (la trilogía de Richard Linklater). Pero en el escenario, prefiero hacer reír. Es lo que elegíría hasta que me muera, escuchar las risas del público. Me hace bien a mí, aunque suene egoísta".

El actor siente que se bajó a tiempo del gran éxito El otro lado de la cama: "terminamos siendo amigos y a sala llena, no como las bandas que la cortan porque se pelearon", asegura
El actor siente que se bajó a tiempo del gran éxito El otro lado de la cama: "terminamos siendo amigos y a sala llena, no como las bandas que la cortan porque se pelearon", asegura Crédito: Patricio Pidal

La experiencia de dirigir un elenco joven como el de El canasto, integrado por su hermano Santiago, entre otros, le resultó muy inspiradora. Poder seguir la evolución de cada uno lo hacía vibrar. Tal vez, demasiado: "Me hicieron una cámara oculta mientras estaba la función y yo detrás, como Marcelo Gallardo, haciendo caras. Sentí mucha vergüenza al verme", dice sobre aquellos atesorados recuerdos. En diciembre de ese mismo 2016, Santiago murió.

"Muchos son los que me dicen que desde entonces cambié, que tengo otro tempo, como más zen, respiro más suave, corro menos. A lo mejor solo esté más maduro. El contacto con las historias de la gente, lo que te cuentan, escuchar, eso te va haciendo mejor persona y quizá mejor actor. Damián De Santo, geminiano como yo, me decía hace años: 'Tranqui, esto recién empieza. A los 40 se empieza a ser un buen actor'. Yo ya los cumplí, así que espero se me dé", dice, muy pausado, el actor que sabe que es popular.

"Defendí y disfruté los papeles que me tocaron ( Kryptonita y La última fiesta) pero en cine, todavía no me tocó un gran proyecto. Recién ahora, hace poco, están llamando a actores de televisión y teatro. Creo que el cortar tickets le empezó a importar al productor cinematográfico. Me gusta el actor todoterreno, el que hace tele, cine y teatro. La televisión te da un entrenamiento tremendo, sin parar, muy variado. En cambio, en una filmación, te tocan dos o tres escenas, estás todo el día para un rato. '¿Esto solo hacemos hoy?'', preguntaba, porque todavía no agarraba el ritmo del cine. En teatro pasó lo mismo, solo trabajaban los del circuito teatral, ahora hay más figuras de la televisión", dice. Sin embargo, reconoce que no hay fórmulas infalibles: "Por supuesto, ser de la tele no garantiza nada. Creo que lo mejor es la mezcla, gente de la tele, del under, de distintos palos y públicos, eso suma y te hace crecer".

"Hay muchas cosas que me gustaría hacer, sobre todo en cine, que hice poco: me encantaría una comedia romántica, al estilo de Antes del amanecer", cuenta el actor
"Hay muchas cosas que me gustaría hacer, sobre todo en cine, que hice poco: me encantaría una comedia romántica, al estilo de Antes del amanecer", cuenta el actor Crédito: Patricio Pidal

Puede que no sea muy objetivo pero para este actor, Gimena Accardi es la mejor actriz de su generación, capaz de "hacerte reír y llorar" en la misma escena. Apasionados del trabajo, cuando llegaban a casa, Nico y Gimena seguían hablando de 'La cama'. Aunque todo tiene un límite: "Nos gusta mucho, no marcamos tarjeta. Pero a veces, sí, hay que cortarla, cambiar de tema, llega un punto en que la charla sobre el laburo agota", dice sobre su mujer con quien no compartirá escenario este año. Además del teatro, Vázquez continuará con la segunda temporada de El host, por Fox, con Suar y Martín Bossi, muy distinta a la anterior -promete-, porque estará enfocada al romance, con guión de Marta Betoldi. También espera poder grabar en agosto una serie para Netflix Europa, coproducción francesa con actores de distintas nacionalidades y dirección de Juan Pablo Buscarini ( El ratón Pérez).

Con Accardi, también, comparte la defensa por los derechos de las mujeres, el no a la violencia, al abuso, el sí a la legalización del aborto para evitar muertes clandestinas. Para ambos fue una dolorosa sorpresa la denuncia de la actriz Thelma Fardin contra Juan Darthés por violación, cuando ella tenía 16 años y eran compañeros en Patito feo: "No festejo tener que enterarme algo así cada día pero si pasó, hay que escuchar. Y quiero justicia, que no quede como si nada. Hay que desaprender el machismo con el que nos criamos".

Por otro lado, Vázquez diferencia el personaje de la persona. En un caso, todo está permitido; en el otro, no. "Sino no podría estar al aire Casados con hijos. Argento es un machista, nos hace reír, sabemos que está mal pero es un personaje. Si Francella fuera así en la vida, entonces sí estaría mal", dice Vázquez muy seguro: "Sé quién soy, no tuve que reformularme nada. Siempre me criticaron por muy 'femenino', mostrarme sensible, ser demostrativo. Pero no pasa por ahí, esas son modalidades personales. Lo que importa es acompañar a las mujeres en este momento que pasará a la historia, el que se animaran a hablar, no importa cuánto tiempo después".

Una semana nada más, de Clement Michel y dirección de Mariano Demaría. Teatro El Nacional (Corrientes 960). Miércoles y jueves, a las 20.30; viernes, a las 21; sábados, a las 20.30 y 22.30 y domingos, a las 20.30. Entradas desde 600 pesos.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.