A 19 años de la muerte de Rodrigo, el recuerdo de Alejandra Romero

La última novia del cantante habló de su vida con El Potro y de las señales que recibe de él
La última novia del cantante habló de su vida con El Potro y de las señales que recibe de él
(0)
24 de junio de 2019  • 19:04

A 19 años de su muerte, Alejandra Romero, la última novia del Potro Rodrigo, lo recordó en Hay que ver, por Canal 9.

"Es un día muy movilizante. El cuerpo tiene memoria y desde hace unos días empiezo a transitar este mes con un poco más de sensibilidad. También en mayo me sucede lo mismo, que es el mes de su cumpleaños", cuenta una Alejandra muy emocionada. "Mis grandes depresiones fueron en mayo y junio. Ahora estoy bien, porque además tengo a mi hijo que es un gran motivo para vivir".

Cuenta Alejandra que desde ese fatídico 24 de junio del 2001, ella trata de vivir el día a día. "Nunca programo nada y vivo el minuto a minuto. Es la primera vez que un 24 de junio estoy en un programa. Antes no podía". Pero el tiempo pasa y, aunque las heridas no cierran, el dolor calma. "Aprendí a llevar el dolor. Hoy puedo escuchar sus canciones con una sonrisa. Me hace bien escucharlo, además le escribo canciones. Rodrigo está muy presente en mi día a día", añadió.

Alejandra mostró un tatuaje que acaba de hacerse en el antebrazo derecho y son los ojos de Rodrigo. "Es la imagen de un cuadro que tengo en casa. La presencia de Rodrigo es para siempre con o sin tatuaje. Elegí los ojos porque a través de la mirada uno se encuentra con el alma". Y mostró otro tatuaje que le hizo Rodrigo en la mano derecha. "El también tenía el mismo porque es nuestro casamiento gitano".

Con una sonrisa y mucha nostalgia, explicó que todavía hoy recibe señales de El Potro. "Somos energía y él era una persona muy especial y poderosa. Solo alguien que tiene poderes logra algo como lo que logró Rodrigo. Hace unos años, y sobre todo cuando yo estaba mal, me pasaban cosas raras. Tenía un delfín que habíamos comprado en Bahamas y se movía solo. Lo mismo me pasaba con un reloj con láser, que se encendía solo. Todas cosas compradas con él. Al principio me angustiaba, era como una desesperación que me daba. Rodrigo hablaba mucho de la muerte, sabía que se iba a ir y decía que nos iba a asustar a los que nos quedáramos. Es cuestión de creer o reventar".

¿Cómo sería Rodrigo hoy? "Siempre decía que a los cuarenta y pico iba a tener panza de cerveza", ríe. "Creo que hubiese logrado lo que soñaba".

Finalmente, Romero aseguró que no vio ni piensa ver la película El Potro, lo mejor del amor: "Porque Rodrigo no es la persona que pintan ahí. Tiene una mirada tendenciosa de él que no reconozco. Rodrigo tenía un sentido del humor que era único. En Miami se ponía mis pelucas, se pintaba. Tenía mucha empatía, nos matabamos de risa. Tenía una gran percepción del otro, súper respetuoso. Sé que me quiere ver feliz pero nunca más volví a amar así y nadie me amó como él. Fue una bendición esa relación. Hoy está mi hijo que vino a rescatarme y es el motivo de mi vida".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.