Alejada de Aerolíneas Argentinas, Isela Costantini aterrizó en el Este con su amor

Con un bikini verde agua, sombrero que la protegía del sol y gafas, Isela (a quien la revista Fortune consagró, en 2013, como una de las 50 mujeres de negocios más poderosas del mundo) pasó inadvertida en La Brava de José Ignacio. Cada tarde ella y su novio renovaron el desafío y jugaron a la paleta
Con un bikini verde agua, sombrero que la protegía del sol y gafas, Isela (a quien la revista Fortune consagró, en 2013, como una de las 50 mujeres de negocios más poderosas del mundo) pasó inadvertida en La Brava de José Ignacio. Cada tarde ella y su novio renovaron el desafío y jugaron a la paleta Crédito: Matías Salgado
A pocos días de haber abandonado la función pública, la ex presidenta de Aerolíneas Argentinas se instaló en Manantiales con su novio, Fernando Cinalli, y sus dos hijos
(0)
20 de enero de 2017  • 13:11

Después de su abrupta salida de Aerolíneas Argentinas, a mediados de diciembre pasado, Isela Costantini (45) decidió dejar atrás las presiones y se embarcó rumbo a su destino preferido: Punta del Este. Voló con su pareja desde hace tres años, Fernando Cinalli (contador público, presidente de la compañía de seguros Cinalli S+R y dirigente de IDEA) y con sus dos hijos, Lorena y Lucas (fruto de su matrimonio con Samuel Russell, ejecutivo de General Motors, a quien Isela conoció cuando trabajaba en la automotriz norteamericana). También los acompañaron las hijas de Cinalli. Se instalaron en Manantiales, donde recibieron el Año Nuevo, y aunque hicieron poca vida social se dejaron ver en la tradicional fiesta de blanco de Chandon, en un almuerzo con empresarios en casa de los Soldati y en la exclusiva comida que organizó el banco HSBC en La Huella. Isela y su novio tuvieron unas vacaciones de bajísimo perfil, dedicadas ciento por ciento a la familia, con interminables tardes de playa en La Brava de José Ignacio, mucha lectura y también algo de deporte. Recién cuando caía el sol buscaban un rato de intimidad y salían a caminar los dos solos por la orilla del mar, momento en el que compartían sus planes y sus secretos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.