Así se prepara Luisana Lopilato para enamorar a Darth Vader

La actriz comenzó con pruebas de vestuario y ya se acostumbró a lucir el pelo colorado para su papel en Numb, la película en la que actuará con el actor de Star Wars
Silvina Ajmat
(0)
15 de septiembre de 2016  • 17:52

Como una Jessica Rabbit versión dulce y naif, Luisana Lopilato se acomoda la cabellera colorada para que se desparrame por sus hombros con gracia. Está posando para unas fotos con la gráfica de Cartoon Network detrás, feliz con el universo de la animación infantil a su alrededor. Pero no es por su amor por Las Chicas Superpoderosas que está acá. La actriz es una conocida chica fit y será la embajadora de la carrera que el canal infantil promociona y que se realizará el próximo 2 de octubre en el Hipódromo. "Va a estar muy divertido. Los padres tendrán que correr con sus hijos enlazados. El que quiere caminar, camina, el que quiere correr, corre, la idea es pasar el día en familia al aire libre", dice a LA NACION. Casada con Michael Bublé y mamá de dos hijos, asegura que la actividad física es fundamental en su hogar. "En casa somos muy de hacer actividades al aire libre. Es donde mejor la pasamos. Es un plan familiar". De manera que no sorprenderá verla corriendo con Noah atado a su brazo, como una más de las mamás anotadas en el evento. Michael no será de la partida porque estará de viaje y Elías probablemente los aliente desde el cochecito... apenas cumplió siete meses.

Luisana llegó a la Argentina desde Canadá hace poco más de un mes todavía procesando la gran noticia de su año laboral: hará una película con dos actores de Hollywood, Harvey Keitel ( Pulp Fiction) y Hayden Christensen ( Star Wars II y III). Se trata de Numb, su segundo trabajo para el mercado norteamericano, ya que este año estuvo promocionando Fair Market Value, película en la que integra un trío protagónico junto a Tina Benko ( Vinyl, The good wife) y Wendy Makkena ( Cambio de hábito). "Como actriz yo creo que estoy en un buen momento", dice tras repasar sus últimas apariciones en la pantalla. "Un momento de tranquilidad, de poder elegir proyectos, las cosas que son para mí. Soy una mamá muy presente. Amo mi trabajo pero tengo la suerte de poder elegir. Esto sí, me hace muy feliz, esto puedo… estoy en ese momento", define. Para sumarse al elenco de Numb, Luisana pasó por un casting. "Audicioné para la película y me llamaron a la semana. Como toda actriz, he pasado por nervios, felicidad y tristeza en las audiciones. A veces te dicen que no por un casting, o una película que se cae y pasás por esos momentos feos. Por suerte acá me llamaron", cuenta. De su personaje no quiere adelantar mucho, pero será la encargada de enamorar a Hayden Christensen, que saltó a la fama al interpretar al joven Anakin Skywalker/Darth Vader en los Episodios II y III de Star Wars. "Mi personaje se enamora sin querer de él", dice con una risa pícara la ex rubia, que se tiñó de colorado para este papel. "No tengo problemas en cambiarme de look, me encanta, es parte de mi trabajo", asegura. Sobre la película, dijo: "Es un thriller apocalípctico. Yo soy hija del dueño de una agencia de seguridad que es donde pasan la mayoría de las cosas, y se enamora sin querer del personaje de Hayden. No puedo decir mucho, pero sí, es apocalíptico así que se termina el mundo y está todo muy mal. Después, no sé... (risas)". Hasta ahora no se avanzó mucho en el rodaje. Ya conoció a sus compañeros de elenco (a algunos ya los conocía, como Juan Minujín y Alejandro Awada, que integran el grupo argentino del cast). "Tuvimos algunos ensayos vía Skype, llamados, cosas así. Estuve ensayando con el director acá, pruebas de vestuario, algunas escenas, pero todavía todo está por hacerse".

Familia itinerante

Aunque aclara que los planes familiares se van organizando sobre la marcha, a medida que surgen proyectos laborales tanto para ella como para Mike, Luisana ya se prepara para pasar las fiestas en Canadá. Es el destino que suelen elegir por los compromisos de Bublé y no genera ningún tipo de división en la familia Lopilato: "¡Viajan todos!", dice con una gran sonrisa. "Mi familia es chica, somos pocos, se pueden trasladar, ahí por suerte no hay problema. A ellos les encanta viajar a verme y pasar las fiestas juntos".

Al parecer el que mejor se adapta a los cambios es Noah, el mayor de sus hijos, que cumplió tres hace pocos días: "Juega tanto al hockey sobre hielo como al fútbol. Noah tiene como un chip: cuando está allá, es canadiense y cuando está acá, es argentino. Apenas llega a Canadá se quiere poner los esquíes, quiere ir a la nieve, patinar, jugar al hockey. Cuando llega acá quiere ir a la cancha a ver a River, quiere ponerse la camiseta, jugar, quiere dormir con el equipo de fútbol".

Luisana fomenta todo lo que tenga que ver con el deporte en el pequeño Noah, que es casi un clon de su papá y también ama la música: "Esquía rebien, juega mucho en casa, por eso tengo todo roto, pero bien (risas). Acá le traje los palos de hockey de él para que juegue cuando quiera".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.