Conocé a la mujer detrás del guardarropas de Lupita Nyong'o

La estilista de Hollywood Micaela Erlanger es la encargada de que la actriz luzca siempre impecable
(0)
23 de febrero de 2015  • 00:16

¿Qué es lo que se necesita para transformar a una desconocida actriz en una estrella de la alfombra roja? Según Micaela Erlanger, una de las estilistas más reconocidas de Hollywood, solo hacen falta varios llamados telefónicos, noches sin dormir y algunos meses de preparación.

En una habitación de hotel, lista para disfrutar de la ceremonia está Micaela, la mujer encargada de ayudar y aconsejar a Lupita Nyong'o cada vez que tiene que pisar la red carpet. "Ni bien las reacciones de Twitter empiezan a salir, o alguna buena crítica del vestido se publica en Internet, puedo empezar a respirar", dice a In Style Uk. "En los Oscar 2014 salió todo perfecto, pero se trabajaron dos meses para que nada saliera mal".

Con tan solo 29 años, Micaela es una de las nuevas estilistas reconocidas de Hollywood. Su trabajo con Nyong’o la puso en el ojo de todos, aunque ya tenía grandes clientas como Michelle Dockery, Winona Ryder y Olivia Munn. La joven no trabaja sola, pero a pesar de tener dos increíbles asistentes y cuatro pasantes, es ella quién se encarga de supervisar y dar la última palabra ante todo. "Gracias al FaceTime puedo ver a muchos luciendo sus atuendos sin que sea necesario estar físicamente presente"

La temporada de los Oscar consiste en dos meses de ceremonias, lanzamientos y fiestas. En un mundo en donde el vestuario adecuado puede realzar el perfil de una celebridad y asegurarle lucrativas campañas publicidtarias, el rol de los estilistas se volvió imprescindible. Con la mentalidad abierta de Lupita para lucir cualquier color y tela y la capacidad de Micaela de trasladar la alta costura a la alfombra roja, las dos mujeres lograron formar un equipo casi imbatible, con looks simples pero sofisticados. "Hay un montón de idas y vueltas sobre el color, la silueta y la forma, hasta que el producto final llega a Los Angeles una semana antes de la ceremonia para las pruebas finales". A pesar de todas estas preparaciones, muchas veces el cliente no decide que se pondrá hasta el día antes de la entrega de premios.

Erlanger asegura que nunca obliga a sus clientes a usar algo que no quieren, aunque sí los insita a que prueben cosas nuevas. "Si me gusta algo y ellos no están convencidos les digo que está bien, pero que se lo pongan una vez y vean si le encuentran algo especial. Para mi se trata de encontrar el balance entre resaltar la personalidad de mis clientes y su belleza natural e incorporar un poco de sorpresa con cada elección".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.