Todos los detalles del casamiento de Facundo Pieres y Agustina Wernicke

Se casaron en la iglesia Nuestra Señora del Pilar y celebraron con una fiesta para 450 invitados en el club de polo de Ellerstina, en General Rodríguez
(0)
30 de abril de 2014  • 18:47

Ya estaban legalmente casados. Pero para Facundo Pieres (27) y Agustina Wernicke (27) aún quedaba pendiente el capítulo más importante en su historia de amor: la ceremonia religiosa, que fue seguida de una divertida fiesta en Ellerstina, el club de polo de la familia Pieres.

El diez de handicap, entre los mejores polistas del mundo, era uno de "los solteros de oro" de Argentina hasta que a fines de 2010 ese rótulo cambió. Se había reencontrado con Agustina, después de compartir algunas vacaciones en Miramar cuando eran adolescentes. No hubo propuestas formales, confesó Facundo a ¡Hola! Argentina en su última entrevista, y todo sucedió con naturalidad entre los dos. "Cuando ella empezó a viajar para visitarme, ya era obvio que estábamos de novios", explicó. Estuvieron juntos durante tres años hasta que, después del casamiento de Nicolás –el menor de los Pieres– con la modelo Angeles Pedreira, en septiembre de 2013, Facundo y Agustina decidieron que era el momento de dar el gran paso.

Así fue como pusieron fecha y dieron el sí, el pasado 13 de diciembre, en el Registro Civil de General Rodríguez, en una ceremonia íntima. Durante el verano, se instalaron en Palm Beach por la temporada de polo y Agustina regresó a fines de febrero a Buenos Aires para ultimar los detalles de la gran fiesta.

OTRA VEZ, MARIDO Y MUJER

Finalmente llegó el día. El sábado 26, cerca de las 16, quienes paseaban por el pueblo de Pilar se sorprendieron por la gran cantidad de mujeres con vestidos de fiesta y hombres de saco y corbata. Entonces apareció Facundo, de jacquet, acompañado por su mamá Cecilia, y en las escalinatas de la iglesia se encontró con su hermana mayor, Tatiana, muy chic. La escena fue muy tierna: el polista número dos del mundo se arrodilló para consolar a su sobrino –visiblemente emocionado – y logró sacarle una sonrisa. Cuando empezaron a llegar los invitados, entre los que estuvieron Juan Martín del Potro, Nacho Figueras y Delfina Blaquier, Hilario Ulloa y su mujer, Clara Ferraiuelo, María Laura Fernández Rousse y Ernesto Trotz, Rosario Loza y Cristian Laprida, el novio entró a la iglesia y esperó a su amor en el altar. Puntual, ella bajó del auto a las 16.30 y sorprendió a todos con su vestido de satén de seda y tul de seda bordado a mano. Cuando se abrieron las puertas, caminó del brazo de su padre, Guillermo, muy emocionada.

ATARDECER DE FIESTA

A las seis de la tarde, los 450 invitados ya estaban disfrutando de un spot único: un atardecer en el campo de polo de Ellerstina, en General Rodríguez. Los DJ Chule Bernardo, del Grupo Sarapura, y su mujer, Puli Demaría, ambientaron el momento con reggae, la música preferida del polista. Mientras los presentes recorrían las tres islas de comida –omelette party, platos mediterráneos y criollos–, los novios hicieron su entrada triunfal. Lentamente, todos se trasladaron a una pista dorada donde la típica bola de boliche había sido reemplazada por un techo de led. Entonces los novios bailaron "Voces de primavera", de Strauss, y después, "La Traviata", en una versión de Sarapura. Después, los amigos más íntimos sorprendieron a los recién casados con un video en el que imitaban a Agustina y Facundo. "Los queremos mucho y ellos no pararon de reírse. Fue un casamiento muy divertido", confesó uno de los invitados.

El the end llegó cerca de las cuatro de la mañana, cuando volvieron a su departamento en Pilar. El domingo 27, se reencontraron con sus familias para despedirse antes de armar las valijas para la luna de miel. ¿El destino elegido? Bahamas, donde estarán hasta el 7 de mayo, cuando volarán a Londres para la temporada inglesa de polo.

Texto: Paula Galloni

Fotos: Matías Salgado y Nacho Calderón / Falke Rey

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?