Gustavo Cordera deberá hacer dos recitales a beneficio y participar de un taller de "género y cultura"

Gustavo Cordera deberá hacer dos recitales a beneficio y participar de un taller de "género y cultura"
Gustavo Cordera deberá hacer dos recitales a beneficio y participar de un taller de "género y cultura" Fuente: Archivo - Crédito: Marcelo Gómez / LA NACION
Gabriel Di Nicola
(0)
2 de abril de 2019  • 14:33

El músico Gustavo Cordera logró su objetivo de que se suspenda a prueba el juicio oral y público donde debía ser juzgado por los delitos de incitación a la violencia colectiva, instigación a cometer delitos y apología del crimen. El cantante deberá, entre otras pautas dispuestas por la Justicia, hacer un curso de "género y cultura", brindar dos recitales a beneficio y realizar una retractación y pedido de disculpas.

Así lo resolvió el juez Germán Castelli, integrante del Tribunal Oral Federal (TOF) N° 7 porteño. Cordera estuvo representado por los abogados Fernando Burlando y Fabián Améndola.

"Desde el Ministerio Público queremos tener una línea criminal más seria, que contemple las distintas gradualidades y las diferentes gravedades de los hechos. Lo que dijo Cordera en su momento es una barbaridad, una atrocidad. Que un señor grande, comunicador, un artista con gran impacto en las pibas y los pibes haya dicho lo que dijo es una locura insostenible. Pero de ahí a que se equipare con un femicidio... no", había dicho a LA NACION la titular de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM), Mariela Labozzetta, después de la audiencia donde la defensa de Cordera solicitó la probation o suspensión del juicio a prueba.

El músico enfrenta la acusación desde 2016, después sus reprobables dichos durante una charla en la escuela de periodismo TEA .

Gustavo Cordera deberá hacer dos recitales a beneficio y participar de un taller de "género y cultura"
Gustavo Cordera deberá hacer dos recitales a beneficio y participar de un taller de "género y cultura" Fuente: Archivo - Crédito: Rodrigo Néspolo / LA NACION

"Tras casi 17 años de participar en la administración de justicia, he podido comprobar, al igual que un sinnúmero de jueces y fiscales, las bondades de la suspensión del juicio a prueba, como también el margen de error que humanamente existe en su utilización", explicó el magistrado en su resolución.

Respecto del caso en particular, Castelli sostuvo: "Tengo presente que el encartado Cordera reconoció la necesidad de deconstruir en su persona aquellos valores patriarcales culturalmente adquiridos, demostrando, a la vez, su voluntad de cumplir medidas reparatorias (más allá del alcance que pueda dársele a su arrepentimiento, el instituto en trato faculta al juez a imponer medidas coactivas destinadas a acompañar el proceso de deconstrucción por él mismo referido)".

El magistrado explicó que Cordera "no registra antecedentes penales condenatorios, las circunstancias del caso permitirían - prima facie- dejar en suspenso el cumplimiento de la condena aplicable y el imputado ofreció hacerse cargo de la reparación del daño".

Y, entonces, fijó las pautas para que la suspensión del juicio a prueba durante un año y medio: 1) Abstenerse de hacer declaraciones públicas que explícitamente promuevan, naturalicen o legitimen la violencia sexual contra las mujeres.

2) Realizar el curso de capacitación "Taller de Conversaciones sobre Género y Cultura", parte del programa "Talleres de Probation en el marco de la Justicia Restaurativa", dictado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

3) Una vez finalizado el curso antes detallado, deberá realizar una retractación y pedido de disculpas conforme el texto aportado por la Fiscalía en la audiencia, el cual el imputado deberá grabar en formato audio-video, publicar en sus redes sociales, y aportar el soporte a esta sede con el fin de ser agregado al expediente para que esté a disposición de las partes y de todo aquel medio de comunicación que desee publicarlo, previa divulgación en la página web del Centro de Información Judicial.

4) Realizar dos recitales acústicos, uno a beneficio de la Asociación Civil Red Viva y otro de la/s asociación/es o fundación/es que las autoridades del Instituto Nacional de las Mujeres estimen conveniente, de acuerdo al fin específico, cuyos costos de realización deberán quedar a cargo del imputado. En dichas oportunidades el imputado deberá brindar un espacio de quince minutos a algún miembro de esas organizaciones para que pueda dar un mensaje al público que promueva la concientización colectiva de la problemática de género.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.