Kristen Bell y Keira Knightley no quieren que sus hijas se confundan por las historias de princesas