Martín Seefeld: "Soy un tipo muy optimista"

(0)
13 de mayo de 2011  

Desde que Martín Seefeld cumplió 50, llegó a la conclusión de que la vida es como una gran naranja: sólo se trata de saber exprimirle bien el jugo. ''La edad es un estado de ánimo. Hay que relajarse, saber que el miedo a la muerte existe. Cuando digo sacarle el jugo me refiero a darle a cada cosa la importancia que tiene. Con mis años encima llevo una vida muy activa. Disfruto de mi mujer Valeria y de mis hijos, Lola (8) y Pedro (5), desde el punto de vista físico y afectivo. Los llevo todos los días al colegio.'' La vida le da la razón: es uno de los protagonistas de El elegido por Telefe y está a la cabeza de El Arbol, la productora que comparte con su amigo y colega Pablo Echarri. ''Te confieso algo: me hubiera gustado tener a mis chicos un poco antes. Estuve preparado para que fuera así, pero yo creía que no. Ahora sé que hay cosas de mis padres que no volveré a repetir.''



-¿A qué te referís concretamente?



-Mi viejo me enseñó que la palabra vale mucho, más que otra cosa, y me marcó un camino de honestidad brutal. Pero no quiero repetir su error de dedicarnos tan poco tiempo. Se iba a las siete de la mañana y volvía a las diez de la noche. Lo respeté como padre, pero lo extrañé. Quiero que mis hijos tengan un mix, que me vean un tipo feliz, contento con lo que hago, pero no me pierdo ningún cumpleaños ni acto del colegio. Estoy presente porque todo se puede ordenar. Hay que modificar la manera de trabajar, los compromisos que uno tiene. Por eso puedo dedicarles tiempo a mi familia y a mis amigos.



-¿Ese es el motivo por el que organizás fiestas multitudinarias en tus cumpleaños?



-Me gusta lo festivo, la música y el contacto con la gente. Me parece que el mundo se enfría cada vez más y nos cuesta mirarnos a los ojos. Todo conspira con los sentimientos. Hay que festejar, tengo motivos para hacerlo. Soy un hombre feliz, disfruto de la vida. Tuve muchas pérdidas tempranas, eso me llevó a celebrarlo todo. Se me fue un amigo hace poco y sé que mañana me puede tocar a mí. Por eso son muchos los que esperan mi cumpleaños; es el lugar de reencuentro, para bailar, disfrutar, tomar un trago...



-Entre los invitados a tu último cumpleaños estuvo Mauricio Macri. Tu amistad con él, ¿te acerca o te aleja de la política?



-Mi relación con Mauricio no tiene que ver con la política. Tengo un vínculo previo. Colaboro hace tiempo en un comedor, pero no hago política. El es un dirigente muy importante, eso hace que se pueda pensar que nuestro lazo viene por ese lado, pero no es así.



-¿Estás de acuerdo con que se baje de la candidatura a la presidencia?



-Tiene tiempo para ser presidente. Estoy de acuerdo con las decisiones que él tome, eso es lo importante. Así debe ser la amistad. Me parece que cada persona tiene que ir por sus objetivos y tratar de ser feliz. Si él toma una decisión como ésta, por algo será. Yo no soy analista político. En este país, todos opinamos de todo.



-¿Aceptarías un puesto político?



-De ninguna manera, no me interesa. Prefiero la tranquilidad de mi trabajo y disfrutar de mi pasión por el golf.



-¿Con quién solés jugar?



-Juego con mis amigos de toda la vida, mis compañeros de rugby, con mi hermano Willy, que juega mejor que yo, y con varios deportistas profesionales a quienes les fascina el golf, como Raul Cascini y [Marcelo] ''Chelo'' Delgado. Se lo encasilla como un deporte de elite, pero todo el mundo puede tener acceso al golf. Vale la pena, genera vínculos y amigos.

 

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.