Matías Alé: "Si la vida no me frenaba iba a terminar mal"

El actor se confesó a corazón abierto en el living de Intrusos
El actor se confesó a corazón abierto en el living de Intrusos Fuente: Archivo
(0)
20 de noviembre de 2019  • 17:36

A casi un mes de volver a hacer temporada en Mar del Plata con la obra Mi mujer se llama Mauricio, Matías Alé pasó por el piso de Intrusos y habló de sus expectativas para el verano, de su estado de salud y de por qué ya no cree en el amor.

"Estoy bien.Siento que es todo nuevo para mí. Estoy ensayando a full, porque estrenamos el 2 de enero junto a Adriana Brosky, Matías Santoiani, Carna y Ale Fiore. Está bueno que Mar del Plata vuelva a ser como antes", opinó y enseguida se refirió a la polémica que se generó con Fátima Flórez por ser la primera en instalar la marquesina: "La marquesina del teatro no te marca el éxito, creo que todo pasa más por el boca en boca".

En cuanto a su salud, el actor recordó su paso por la clínica Avril y aseguró que cada día se siente mejor. "Estoy agradecido de tener una segunda oportunidad que me dio la vida. Sigo teniendo la misma fe, aunque sin creerme el espíritu santo", bromeó en referencia a los brotes místicos que padeció tiempo atrás.

"Yo sé que estoy bien, como me vean afuera no me preocupa. Nunca me imaginé volver y estar así como estoy. Veo a mi psiquiatra cada dos meses. Estamos trabajando escalonadamente. Hoy estoy sintiendo la misma madurez que tuve cuando murió mi papá", expresó en cuanto a su recuperación.

Tras asegurar que el Matías Alé del pasado "quedó muy atrás", el actor sorprendió con una fuerte declaración: " Me aburrí de la persona que era antes. La vida me daba señales que las dejaba pasar, como por ejemplo dormirme mientras manejaba una moto o lo que me pasó con la rodilla, que casi me cortan la gamba. Si la vida no me frenaba iba a terminar mal. Estoy seguro de que algo me hubiera pasado. El Matías de antes hoy no está. Si no evoluciono es que no aprendí nada", repitió una y otra vez orgulloso de sus logros.

Luego de varios fracasos amorosos, el exnovio de Graciela Alfano confesó que no está enamorado y que su energía está puesta en su familia y sus amigos. "No pierdo más tiempo en el amor. Hoy mi libido se me fue para otro lado: para mi familia, para mis amigos, para mi trabajo. No gasto más energía ni guita en cosas que no prosperan. ¿Para qué si después cuando caés internado te vienen a ver cuatro personas?", disparó sin filtro.

"Yo estaba vacío. Sé que ahora estoy un ocho o nueve, pero lo que tengo es contundente. Estoy más plantado. Estoy enamorado de mi grupo, de mi familia, de mis amigos que son incondicionales, de la profesión que elegí", señaló. Y enseguida sorprendió con una nueva confesión: "No tengo ganas de ser padre, hasta pensé en hacerme una vasectomía. El día de mañana me gustaría adoptar", lanzó y enseguida recordó cuando Florencia Maggi intentó adjudicarle la paternidad de su embarazo.

Antes de despedirse, el actor le agradeció a todo el panel por el apoyo que recibió en todo este tiempo. "Gracias por regalarme un espacio de vuelta. Les agradezco por permitirme mostrarme que estoy bien. Mi vieja todo el tiempo me hace ver cómo estaba antes y cómo estoy ahora. Voy mejorando y voy a seguir así", afirmó mirando a cámara.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.