Panchi Grimaldi y Florencia Salvioni: un amor marcado por los viajes y negocios

Acostumbrados a dividir sus días entre el mar, la montaña y la ciudad, el emprendedor gastronómico (socio de Pico Mónaco) y la modelo posan con sus hijos Timoteo y Polonio, aliados a la hora de encarar aventuras por el mundo
Acostumbrados a dividir sus días entre el mar, la montaña y la ciudad, el emprendedor gastronómico (socio de Pico Mónaco) y la modelo posan con sus hijos Timoteo y Polonio, aliados a la hora de encarar aventuras por el mundo Crédito: Tadeo Jones
Paula Galloni
(0)
14 de febrero de 2019  • 13:15

Cuando entra en Las Dunas –la casa en la parada 42 de la Playa Mansa que hicieron sus abuelos paternos en 1950–, Francisco "Panchi" Grimaldi (35) recuerda la época en la que con sus cuatro hermanos y varios primos pasaban sus vacaciones de diciembre a marzo, disfrutando de la playa a pocos metros, de una cancha de tenis de pasto en la misma propiedad, comidas en mesas larguísimas y charlas repletas de anécdotas. "Es mucho más que una casa de verano. Para mí, representa la unión de la familia", dice el músico, que desde hace unos años se dedica a la gastronomía con su restaurante Casa Babel.

Junto con Florencia Salvioni (33), su pareja desde hace una década, "Panchi" sueña con que sus hijos, Timoteo (3) y Polonio (1 y 4 meses) disfruten de esos veranos cerca del mar que tan bien le hicieron a su infancia: "Mis abuelos Ivelys y Arturo Grimaldi construyeron esta casa. La de al lado es de los Olarra, amigos de mi abuelo. De hecho, las construyeron al mismo tiempo. Estas casas fueron muy conocidas cuando se estrenaron en Punta del Este. Hubo quienes, en su momento, las criticaron mucho por su arquitectura moderna, pero al final, tienen un estilo parecido al de Casapueblo. A mí me encantan: se ubican frente al mar, conviven amigablemente con su entorno y están repletas de naturaleza. Lo que más me alegra es que mis hijos la vivan y disfruten. Además este lugar representa a papá [Arturo Grimaldi], que murió hace tres años. El sigue siendo todo para mí. Y quiero que se conserve esa alegría que tenía; él era de armar mesas grandes, ser el centro. Quisiera continuar eso…"

“Polonio es muy inquieto. Es chiquito, tiene un año, pero mucho carácter, no le gusta que le hagan upa, ni que lo lleven de la mano…”, cuenta Flor desde la cocina de Las Dunas, donde se luce la vajilla que, en la década del ’50, Ivelys Grimaldi mandó a hacer para su casa de verano
“Polonio es muy inquieto. Es chiquito, tiene un año, pero mucho carácter, no le gusta que le hagan upa, ni que lo lleven de la mano…”, cuenta Flor desde la cocina de Las Dunas, donde se luce la vajilla que, en la década del ’50, Ivelys Grimaldi mandó a hacer para su casa de verano Crédito: Tadeo Jones

“Timoteo es muy dulce y súper cariñoso. Habla desde muy chiquito y tiene mucha imaginación”, dice el músico (que además se luce como DJ), de su hijo mayor.
“Timoteo es muy dulce y súper cariñoso. Habla desde muy chiquito y tiene mucha imaginación”, dice el músico (que además se luce como DJ), de su hijo mayor. Crédito: Tadeo Jones

–Al igual que el año pasado, combinaste vacaciones con trabajo.

–Sí, el año pasado abrimos Casa Babel en Manantiales. Hacía tiempo que quería hacerlo y un día me junté con Pico (Mónaco), que es amigo de los dueños del local, para que me diera una mano con ese vínculo. Terminó siendo uno de los socios. Él tiene una cervecería en Mar del Plata que se llama La Paloma y traía esa experiencia gastronómica. Se dio muy fácil. Y en febrero del año pasado se me ocurrió hacer, además, la temporada de invierno en Bariloche.

–¿Desde cuándo sos amigo de Pico?

–Desde hace mucho tiempo. Papá era presidente de la Asociación Argentina de Tenis. Yo viajaba mucho acompañándolo a él cuando se jugaba la Copa Davis y eso generó que me hiciera amigo de los jugadores. Por una cuestión de edad, soy más amigo de (Mariano) Zabaleta y de Pico. Después, Pico se puso de novio con Zaira [Nara, íntima amiga de Florencia] y ahí nos unimos mucho más.

–Son una familia nómade. ¿Cómo se las arreglan para viajar tanto con dos hijos?

Flor: Panchi quiso expandir Casa Babel hacia otros lugares, como Uruguay y el Sur, por sus ganas de viajar. Se aburre si se queda en un mismo lugar mucho tiempo. Pero también buscamos tiempo para las vacaciones de los cuatro. Nuestro último viaje en familia fue a California en motorhome. Polonio era más chiquito, todavía no caminaba, y eso nos facilitó las cosas. El mayor, Timo, flasheó. Le decía la casa con ruedas al motorhome. A cualquier lugar que llegábamos abrían la puerta y salían a jugar.

Panchi: Fue increíble, el mejor de todos los viajes. Fueron 21 días donde recorrimos todos los parques nacionales, como Joshua Tree y Yosemite. Fue puro disfrute, viaje y naturaleza.

–¿Cuál es el próximo destino?

Flor: Creo que Canadá. Y nos gustaría repetir la experiencia de la casa rodante.

–Flor, vos tuviste una marca de ropa junto con Zaira Nara. ¿Seguís en contacto con la moda?

Flor: Sí, inevitablemente todos mis contactos están vinculados con la moda. Con Zaira tuvimos una marca durante cinco años que se llamaba Franny & Zoey; el año pasado, justo antes de que naciera Polonio, decidimos cerrarla. Nos encantó hacerla, pero había llegado a su fin. Fue mucho desgaste y con dos hijos, se me hacía difícil. Ahora estoy enfocada en Nu Skin, que es una empresa americana de antiedad. Me gustó la idea de meterme en algo que ya estaba armado, con un equipo, para vender los productos online. Además, los tiempos los manejo yo y puedo acompañarlo a Panchi.

Para el último viaje a California alquilaron un motorhome y recorrieron los parques nacionales de la Costa Oeste de Estados Unidos. El próximo destino será Canadá.
Para el último viaje a California alquilaron un motorhome y recorrieron los parques nacionales de la Costa Oeste de Estados Unidos. El próximo destino será Canadá.

Una postal en medio de su aventura en Estados Unidos
Una postal en medio de su aventura en Estados Unidos

Con Flor nos conocimos haciendo una campaña publicitaria. Ella tenía novio, pero ahí quedó. Después nos reencontramos en Nueva York, trabajando como modelos, y ahí empezó todo
Panchi Grimaldi

CUATRO NÓMADES

"Con Flor nos conocimos durante una campaña publicitaria [de Kosiuko]. Ella tenía novio y ahí quedó. Pero después nos reencontramos en Nueva York, donde los dos trabajamos como modelos. Y ahí ya estaba soltera. Empezamos a salir allá, fue muy divertido", relata "Panchi" sobre cómo conoció a la mamá de sus hijos.

–¿Hace cuánto que están juntos?

Flor: Con idas y vueltas, llevamos 10 años.

Panchi: Pero estuvimos separados casi un año...

–¿Y cómo fue qué decidieron convertirse en padres?

Flor: (Se ríe) No fue una decisión muy calculada. Llegó cuando estábamos volviendo de nuestra separación.

Panchi: Como toda vuelta, empezamos viéndonos una vez por mes, después una vez cada dos semanas, después cada semana ¡y apareció Timoteo!

–¿Les costó convertirse en padres?

Flor: Creo que en muy pocas cosas cedimos, nos mantuvimos bastante en lo que creíamos que íbamos a ser. Por ahí, no te esperas un montón de cosas de la paternidad que son duras, como no dormir. Uno no piensa que va a ser tan difícil.

Panchi: A mí me sorprendió cómo los hijos se adaptan a tu rutina. Si bien uno acomoda sus cosas para acompañar la vida de ellos, Timoteo y Polonio se suman a nuestra forma de vida que por ahí no es la tradicional. Viajamos mucho, hacemos temporadas y ellos van y quieren hacerlo. Cuando están en Buenos Aires, no ven el momento de irse.

Flor: Les gusta tener las cosas propias de la rutina, como su casa, sus juguetes y sus amigos, siempre están dispuestos y con buen ánimo para moverse.

–¿Cómo fue la llegada de Polonio a su familia?

Flor: ¡No tan distinto de Timoteo! (Risas). Entre ellos, se llevan 2 años y medio. Y de hecho, Panchi quiere tener otro.

Panchi: Yo tendría mil hijos.

Flor: Los dos venimos de familias numerosas y sabíamos que nuestro hijo no iba a ser único. Si fuese por mí, se termina acá pero Panchi quiere tener una hija mujer.

Panchi: Es que ellos dos mueren por ella y quiero alguien que muera por mí. Igual, Timoteo ya empezó a tener ese vínculo especial conmigo; Polonio, no tanto. (Se ríe)

–¿Cómo son las personalidades de cada uno de sus hijos?

Panchi: Timoteo es lo más dulce del mundo, un santo, súper cariñoso. Se hace amigos fácil, va a la plaza y juega con todos. Es un delirante, también. Habla desde muy chiquito así que tiene mucha imaginación y todo es una aventura para él, es muy creativo. Nosotros lo incentivamos también.

Flor: Y Polonio es muy inquieto [N. de la R: ella lo busca con la mirada y lo encuentra trepado a una silla]. Tiene un año, pero mucho carácter, no le gusta que le hagan upa, ni que lo lleven de la mano.

Panchi: (Se ríe) Es sociable y muy independiente. Así los criamos, también.

Este año celebrarán 10 años de amor. Dicen que son muy cómplices y compañeros
Este año celebrarán 10 años de amor. Dicen que son muy cómplices y compañeros Crédito: Tadeo Jones

Los dos venimos de familias numerosas pero yo así, con dos hijos, ya estoy bien. Si fuese por mí, se termina acá pero Panchi quiere tener una hija mujer
Florencia Salvioni

Desde el jardín de la casa, se aprecia la cancha de tenis. “Papá fue presidente de la Asociación Argentina de Tenis y esta cancha es conocida porque es de pasto", cuenta Panchi.
Desde el jardín de la casa, se aprecia la cancha de tenis. “Papá fue presidente de la Asociación Argentina de Tenis y esta cancha es conocida porque es de pasto", cuenta Panchi. Crédito: Tadeo Jones

Maquillaje y Peinado: Luli de la Vega para @delavegamakeup con producto Revlon. Agradecimientos: El Camarín y Osklen

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.