Pesadilla en la cocina: Christophe se enfrenta a los malos restaurantes

Christophe Krywonis, el "malo" de la cocina
Christophe Krywonis, el "malo" de la cocina
El chef de origen francés estrena este reality en el que recorre establecimientos en problemas para ayudarlos a salir a flote; "No hay que confundir exigencia con maldad", explica
Ricardo Marín
(0)
30 de septiembre de 2016  • 14:47

Todos conocemos a Christophe Krywonis como el chef que no puede ocultar su origen francés. También como el jurado de realitys de cocina que puede reaccionar con un exabrupto rayano al insulto si le cae mal lo que le presenta un participante, pero también como el tipo que, en el mismo rol, puede llegar a emocionarse casi hasta las lágrimas con el gusto de un plato que le ofrecen para que pruebe y que desde ese momento mostrará que su estómago fue conquistado para siempre por ese concursante. Desde hoy se lo podrá ver en un papel diferente en el programa Pesadilla en la cocina, que pondrá en pantalla Telefé, los viernes, a las 21.

Este programa es la versión local de Ramsay's Kitchen Nightmares, un ciclo de origen británico conducido por el chef del Reino Unido Gordon Ramsay, que luego hizo varias temporadas del mismo en una versión para los Estados Unidos (aquí se vio por FoxLife). El formato se replicó con éxito luego en otros países como España, Italia o Chile y ahora se probará en nuestro país. La mecánica consiste en que el conductor, un especialista en la actividad gastronómica, visita diferentes restaurantes que tienen problemas porque no consiguen que la gente los elija para ir a comer a ellos. Luego de una inspección, el especialista analiza los diferentes factores que forman parte del arte de atender al público en un establecimiento de este rubro: la higiene, la decoración, la atención del personal, el menú que ofrece, los precios, la elaboración de los platos y su presentación. Luego, de acuerdo a su criterio profesional, les ofrece un plan para solucionar los problemas que detecta y después de un corto tiempo bajo su dirección, evalúa nuevamente los resultados obtenidos.

“A mí se me acusa de que busco el pelo en la leche. Que me la paso viendo cómo encuentro el error para poner el grito en el cielo. Eso no es cierto. Lo que me interesa conseguir es que las cosas se hagan con buena calidad. Ese es mi objetivo acá también. Marcar lo que está hecho como un chapucero y conseguir que se haga bien, con profesionalismo. No hay que confundir exigencia con maldad”, sostiene el chef. En los distintos casos que tuvo que enfrentar hasta ahora confiesa que está muy sorprendido de las cosas que tuvo que ver. “Nunca creí que hubieran casos tan extremos, con falta de manejo profesional como varios de los que tuve que enfrentar. Muchos relacionados con la falta de higiene, que son los que más me impresionaron”, cuenta.

Otro aspecto que pone de relieve Krywonis es que el rol que cumple acá es muy diferente al que tuvo que ejercer antes en Masterchef o Dueños de la cocina . “Además de evaluar y proponer un plan, también hay una tarea de entrenador que cumple el conductor en este programa. En cada caso me tocó interactuar con personas de caracteres muy diferentes. Algunos introvertidos, otros que se negaban a reconocer los errores en el manejo de su negocio o que querían evitar sus responsabilidades ocultando la tarea que cumplían en el lugar. Cosas muy diferentes que me obligaban a manejarme de manera especial con cada unos de ellos para conseguir incentivarlos para que hicieran lo que tenían que hacer”, explica. “Pero lo que no pude aceptar, porque es algo que me saca, fue cuando los tipos se ponían tercos. No tengo paciencia y me saco cuando alguien no acepta un consejo o una enseñanza que uno le da con la mejor intención y comete el mismo error una y otra vez”, agrega.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.