Cabito: "Me estoy reponiendo de lo que para mí fue una puñalada por la espalda"

Alejado de Metro, Cabito pone sus energías en la gastronomía
Alejado de Metro, Cabito pone sus energías en la gastronomía
Fernanda Iglesias
(0)
27 de febrero de 2019  • 15:05

Desvinculado de Radio Metro definitivamente, Cabito Massa Alcántara decidió dedicarse a otra de sus pasiones: la gastronomía. Pronto abrirá un restaurante junto a otros socios, en el que será el encargado de diseñar el menú. Sin embargo, aún le duele la difícil situación que pasó a fin de año, cuando lo sacaron de Basta, el programa de radio del que era parte desde hace diecisiete años.

En diálogo con LA NACION, el humorista contó que hace diez días le comunicaron que no seguiría en ningún otro programa de la emisora Metro. "Me tenían en vilo porque supuestamente le tenían que preguntar a Matías Martin si estaba de acuerdo con que yo siguiera... Bueno, no sigo, saquen sus propias conclusiones", dijo. "Al principio, me ofrecieron reubicarme en otro programa y pagarme el 35 por ciento de mi sueldo. Claramente para que no acepte. Y ahora ya se cerró toda posibilidad porque me dijeron que no me quieren. No cayó bien que yo hablara públicamente, pero yo no dije nada malo de ellos, sólo conté cómo me sentía".

Pasados dos meses, Cabito no sólo piensa demandar laboralmente a la radio, sino también en a Martin, a quien consideraba su amigo. "Habló de mí y mencionó adicciones. Si se refiere a la comida, la obesidad es una enfermedad, no es una adicción. Así que yo me pongo a disposición de la Justicia para hacerme análisis, pero me los hago yo y se los hacen todos. Ya le pedí a la radio –mediante carta documento– que aclare públicamente a qué se refiere y todavía no lo hizo".

Con quien está más enojado es con Diego Ripoll, a quien considera el gran traidor de esta historia. "Era mi amigo, pasamos las fiestas juntos y me entero ahora que fue él quien hace dos años le pidió a Matías que me echara. Entonces, ¿cómo es?"

Dolido, Cabito aclaró que no tiene nada en contra de Malena Guinzburg, quien ocupó su lugar en Basta."Es mi amiga y la apoyé para que aceptara, ella no es el problema", señaló. Lo que más le molestó fue la doble cara de quienes, hasta hace meses, consideraba sus grandes amigos. "Yo entiendo que me quieran sacar del programa, pero fue muy desprolijo, sin ninguna contención de quienes fueron mis compañeros durante tantos años. Incluso cuando yo estuve enfermo, que estuve a punto de morirme, no encontré ningún apoyo. Matías dice que sí; yo te juro que no, que nadie se preocupó".

Sin trabajo en los medios, Cabito piensa en cómo seguir adelante. "Por ahora, me voy a dedicar al restaurante. No soy de pedir trabajo, pero veré qué hago. Me estoy reponiendo de lo que, para mí, fue una puñalada en la espalda. Yo soy un buen tipo, no necesito organizar colectas para que vean que soy solidario. Por eso todo esto me afecta y necesito estar bien para volver. De a poco, lo estoy logrando".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.