El regreso de Black Mirror: estrellas pop secuestradas, CEOs turbios y amistades virtuales