Emilia Clarke defiende las escenas de sexo y los desnudos en Game of Thrones