La casa de papel 3: "Es un arte saber administrar un hit"

Rodrigo de la Serna y Pedro Alonso en Buenos Aires, o Palermo y Berlín a horas del inminente estreno de la tercera temporada
Rodrigo de la Serna y Pedro Alonso en Buenos Aires, o Palermo y Berlín a horas del inminente estreno de la tercera temporada Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Guillermo Courau
(0)
17 de julio de 2019  • 19:56

A la cuenta regresiva ya le queda poco. Este viernes 19 de julio Netflix pondrá al aire la tercera temporada de La casa de papel . Finalmente, y después de muchas especulaciones, se conocerá qué fue de la vida de aquel grupo de ladrones ("atracadores", del otro lado del océano) que se animaron a jaquear el sistema robando, nada menos, que la Casa de la Moneda española.

En esta nueva entrega de la saga (a la que le sigue una cuarta parte que ya está filmada pero seguramente se verá el año que viene), la sorpresa no es ya el nuevo botín que se convertirá en el objetivo de la banda, sino la aparición y reaparición de dos personajes. Por un lado Berlín, que moría al finalizar la segunda temporada; y por otro Palermo, un argentino que se suma al equipo para comandar el nuevo plan. Pedro Alonso y Rodrigo de la Serna , alter egos de ambos, se entusiasman hablando de La casa de papel, pero lo justo y necesario para no develar las muchas sorpresas que traerá aparejado el nuevo guion.

-¿Cómo se enteraron de que iban a participar de la tercera y cuarta temporadas de La casa de papel? Porque de uno no sabíamos nada, y del otro estábamos convencidos de que estaba muerto.

Pedro Alonso: -Mi personaje se hizo para morir. En su momento, que Berlín se muriera me pareció una noticia perfecta, sentí que revalorizaba todas las acciones del personaje en las primeras dos temporadas. Luego, con el estreno aparece este fenómeno, y antes de que a mí me llamasen yo ya dije: "van a seguir con esta serie, ¿quién va a poder parar algo tan gordo?". Entonces recibí la muy buena noticia de que volvía a estar.

Pedro Alonso y Rodrigo de la Serna: buena química en los sets y en la vida cotidiana
Pedro Alonso y Rodrigo de la Serna: buena química en los sets y en la vida cotidiana Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Rodrigo de la Serna: -Yo estaba en Madrid promocionando Yucatán, una película de Daniel Monzón con Luis Tosar. Me llama mi representante y me dice: "Álex Pina quiere tener una reunión con vos". "¿El creador de La casa de papel?, ¡Vamos!", le contesté. Ahí nomás me cuenta un esbozo del personaje de Palermo que a mí me parece extraordinario.

Alonso: -Las series se componen de seres vivos. Si tú estás trabajando con gente que no se conforma, siempre van a estar tratando de evolucionar lo que hay. Nosotros tuvimos conversaciones para ver en qué términos continuaba mi personaje, y más allá de que esté vivo, esté muerto, o sea un fantasma, en el equipo de La casa de papel hay gente muy lista. Es una serie donde, aunque lo que pase sea muy espectacular, se intenta documentar todo para que tú te creas que lo que sucede es creíble. Y me consta que lo llevan a rajatabla.

Un avance con sello argentino: Martín Palermo en La casa de papel 3

01:08
Video

-Rodrigo, cuando te llamaron vos no habías visto la serie. ¿No?

De la Serna: -Había visto muy poco, después la terminé de ver y me pareció buenísima. Pero aceptar no fue fácil para mí, nunca había estado tanto tiempo lejos de mi país, de mi familia, de mis amigos. Un proyecto como el que me ofrecía Alex iba a involucrar nueve o diez meses de trabajo en España. Además, me estaba subiendo a un tren que iba a toda velocidad. Pero soy una persona más madura, que ha aprendido a administrar sus ansiedades, y la serie me gustaba, así que acepté.

-¿Cómo tomaste la repercusión que se generó en la gente cuando se supo que ibas a estar en La casa de papel 3? Se publicó en un solo sitio web, y en cuestión de horas ya estaba replicado no solo en Argentina, sino en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica .

De la Serna: -No me lo esperaba ni un poco. Me acuerdo de cómo fue, yo estaba haciendo una conferencia de prensa para una película independiente que se llama Al acecho, y había una chica periodista que me preguntó sobre lo que iba a hacer después. Quise tener un gesto, una gentileza con ella y le dije: "Voy a estar en La casa de papel". ¡Para qué! Creció de tal manera que no me lo esperaba. En un primer momento te diría que casi me arrepentí de haber hablado (risas).

Adelanto de la tercera temporada, que estará disponible desde este viernes

00:31
Video

-¿Qué tiene La casa de papel para haber generado un éxito tan grande fuera de España, como por ejemplo Argentina?

Alonso: -Creo que hay más de una variable. Es una serie en castellano, que llega al mercado latino compitiendo con el mainstream pero desde otra tesitura, mucho más emocional, mucho más a flor de piel. Y luego esto de que esa banda, que es una banda de "Robin Hoods", le están pegando un golpe a la línea de flotación del sistema.

De la Serna: -A mí me gusta mucho ese trasfondo coyuntural que tiene, sin ser el eje de lo que sucede. Esa mirada crítica que cuestiona, que pone un foco en el hastío y en la injusticia de este sistema financiero que asfixia y margina a millones de personas. Ahí está el por qué de cómo replicó en todos los países del mundo. Sin ir más lejos, el éxito que se dio acá en Argentina, donde sabemos de los avatares y las crisis financieras que sufrimos.

Alonso: -Es algo que lo que todos los que hemos pasado por una crisis, sea en Argentina donde desgraciadamente sigue muy latente o en España donde nos pasó hace muy poco, lo sentimos y ver una historia como la de La casa de papel te sirve para desahogarte.

De la Serna: -También hay que decir que los autores tienen un plus, porque además de entender de dramaturgia y guiones, son comunicadores sociales. Eso creo que los ayudó a que esto sea un éxito masivo e iconográfico: el overol rojo, la careta de Dalí...

Berlín, Palermo y El Profesor (Álvaro Morte)
Berlín, Palermo y El Profesor (Álvaro Morte)

-La canción "Bella Ciao"...

De la Serna: -Claro, el Bella Ciao que fue a un espíritu muy puntual. Es una canción partisana que remueve un montón de ideas revolucionarias que están muy latentes. Es una melodía muy reconocible. Yo no la conocía, y sin embargo cuando la escuché sentí que la conocía de toda la vida. Son muchas cositas que van en una misma dirección.

-En esta tercera temporada, al menos en los primeros capítulos se suma una estética muy emparentada a la cinefilia. Hay referencias inequívocas al cine de Brian de Palma, a la saga de James Bond.

Alonso: -Los autores son muy cinéfilos. Además del origen periodístico, ellos son "ladrones" por naturaleza, pero también son capaces de reinventar todo, que al final es una de las claves de nuestro trabajo. Ver qué es lo que te gusta, tomarlo y mezclarlo de una forma nueva.

-En los primeros capítulos ya se ve cómo el personaje de Palermo toma simbólicamente el legado de Berlín. ¿Hablaron entre ustedes sobre eso antes del rodaje?

De la Serna: -En realidad el lugar de Berlín es inabarcable e inocupable, pero sí es cierto que Palermo pasa un poco a tener ese rol.

Alonso: -No hubo ninguna charla, porque Rodrigo supo muy bien qué hacer. Una vez que tomas lo que te toca, lo que tienes que hacer es humanizarlo, para que parezca un ser humano. Sí es verdad que al día de hoy está muy bien pensado que Rodrigo tome ese legado, por su tesitura, por su energía, por el tipo de actor que es. Somos dos vertientes de un mismo tipo de inquietud. Sin querer dejarme llevar por las expectativas, creo que su trabajo va a tener recorrido. Él y yo nos entendemos muy bien, somos capaces de hacer cualquier cosa juntos; y cuando tú sabes que alguien te alienta esa parte, es un regalo. Con la aparición de Rodrigo yo tengo un estímulo constante. El primer día que rodamos juntos pensé "Uy, con este hombre me voy a entender de maravilla".

-¿Y vos Rodrigo? Después de la experiencia con la coproducción española Cien años de perdón, donde también hacías de ladrón, ¿no te cuestionaste la imagen internacional que estás dando?

De la Serna: -¡Tal cual! Pero ojo que voy mejorando, en esta soy un ingeniero devenido en atracador (se ríe).

Alonso: -La vida profesional te enseña que todos son ciclos, "Este actor puede hacer cualquier papel". Pues ahora no. "Siempre haces de atracante". Pues, ya no lo haces más. Tú no eres el que te pones las etiquetas. Bendita sea la hora en que yo hice el personaje de Diego Murquía en Gran Hotel. Eso me dio cancha para trabajar personajes más maduros, más turbios. Ninguno de los personajes que he hecho yo en los últimos años tiene que ver con el otro. Mientras tengan chicha, tengan contenido, a mí me van bien. Con las etiquetas no me peleo más.

-Igual me gustaría que hablemos del tema dentro de veinte años, cuando todavía te estén gritando Berlín por la calle...

Alonso: -Pero hay gente en Galicia, de donde yo soy, que me sigue diciendo: "Lo miro y veo al Padre Casares (personaje que interpreto en la serie homónima emitida en España entre 2008 y 2015)". Y yo agradezco. Si has acertado un poco, inmediatamente esto lleva a asociar a algunas cabezas que ya estás sentenciado. Es una paradoja.

De la Serna: -También está en cómo llevás vos eso, cómo metabolizás y cómo también le decís adiós. Porque te podés quedar muy aferrado a un hit. Es un arte saber administrarlo.

Pedro: Yo por ejemplo este año estoy escribiendo, estoy pintando. en lo que a mí respecta busco la manera de poder balancearlo. Pero si estoy haciendo a Berlín es, entre muchas razones, porque me parece que el contenido del personaje todavía tiene mucho potencial. Ya lo vais a ver.

-Cuál es la expectativa de ambos en relación al lanzamiento de esta tercera y cuarta temporada? A lo mejor para uno trabajar más en España y para otro más en Argentina.

Pedro: Si bien sabemos que puede pasar cualquier cosa yo te voy a decir algo: tengo un hacha que afilo todos los días, y a la expectativa le corto la cola cada vez que aparece. Luego de eso procuro estar abierto a lo que venga.

Rodrigo: Coincido absolutamente con cada una de sus palabras.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.