Game of Thrones: Daenerys, ¿un personaje decepcionante o fiel a su misión?

Daenerys pasa de la inocencia a la crueldad a lo largo de las ocho temporadas
Daenerys pasa de la inocencia a la crueldad a lo largo de las ocho temporadas Crédito: HBO
Dolores Moreno
(0)
18 de mayo de 2019  • 00:15

Daenerys Targaryen ( Emilia Clarke ) era la heroína preferida de Game of Thrones . Esa chica que se crió en el extranjero, en Pentos, sin padres, y aconsejada por Viserys, su ambicioso hermano, vivió una pesadilla de la cual pudo sobrevivir para convertirse en la elegida. De la inocente Dany, que fue sometida por su marido, Khal Drogo, a la reina piromaníaca, que incendió todo King´s Landing sin importar la vida de los pobladores inocentes, hay un gran camino. Y en ese camino, no faltaron indicios de que este personaje podía llegar a perder la cabeza.

Más allá del recurso obvio de hablar de su linaje : los Targaryen, una familia que se casa entre parientes y que tiene antecedentes de locura-sin ir más lejos, el padre de Daenerys era conocido como el rey Loco por quemar gente-, la Khaleesi tuvo su propio recorrido hasta su decisión de imponerse por el "miedo" en "The Bells". Antes, Dany ya había usado el fuego de sus dragones para impartir justicia. Cometió, más allá de la masacre de King´s Landing, más de 15 crímenes de guerra. Además, dentro de sus costumbres, estaba la de ejecutar sin juicio previo y no mostrar misericordia ante los rendidos. La última mujer Targaryen, la misma que ante la mirada atónita de los pocos seguidores que le quedaban tras la muerte de Drogo decidió meterse a la pira funeraria de su marido y salió intacta y acompañada de tres dragones, parecía estar destinada a destruir la ciudad que su familia había construido. "Yo soy Daenerys de la Tormenta, de la casa Targaryen, de la sangre de la antigua Valyria, soy la hija del dragón, y les juro que a todos los que nos hagan daño, los escucharé gritar", dijo antes de meterse en el fuego.

De sumisa a ama

Dany junto a su primer marido, Khal Drogo
Dany junto a su primer marido, Khal Drogo Crédito: HBO

Dany logró ganar a base de esfuerzo el corazón de Drogo (Jason Momoa). Pasó de haberse casado con un salvaje a domesticarlo, a tomar decisiones, a mostrarle una manera diferente de tratar a los enemigos. Fue en este camino en que se convirtió en la Khaleesi y empezó su periplo hacia su liderazgo. No corrió la mirada cuando Drogo hizo que le colocaran oro fundido a su hermano Viserys en la cabeza, tampoco tuvo piedad con la bruja, a quien salvó de ser violada por los dotharki y la terminó traicionando. A lo largo de las primeras temporadas, Daenerys fue construyendo su personalidad: si bien parecía importarle la gente, tenía un fuego interno que la guiaba hacia la venganza. No solo fue esclavizada de chica, sino que la trataron de matar en más de una oportunidad, fue engañada, violada. Todo eso bagaje la fue marcando a la hora de decidir su destino.

Dany apunto de entrar a la pira funeraria
Dany apunto de entrar a la pira funeraria Crédito: HBO

La visión de la Khaleesi en la torre de Qarth

Dany, en Essos junto a uno de sus dragones
Dany, en Essos junto a uno de sus dragones Crédito: HBO

En la segunda temporada, casi al final, Dany tuvo un gran desafío: escapar de la torre de los Eternos donde la había encerrado el brujo Pyat Pree, quien quería robarle a sus dragones. Entre algunas de las visiones que tuvo en medio de su desesperación, la Madre de dragones aparecía caminando en una sala donde se podía ver un trono destruido por completo -King´s Landing-. La imagen se completaba con algo blanco que caía desde encima -podría referirse a las cenizas que quedaron tras su ataque, o a Jon Snow-. Con una actitud extraña, la aspirante a reina recorría el lugar, miraba hacia arriba y se acercaba lentamente al trono pero, en vez de ocuparlo, se detenía, daba media vuelta y se alejaba. Después de recuperar a sus dragones, Dany no tuvo clemencia: pronunció la palabra "dracarys" (la misma que exclamó Missandei antes de ser decapitada) y le dio la orden a sus hijos de que mataran al brujo que la había encerrado en la torre de Qarth.

La frase sobre los Targaryen

Dany se venga en Meereen
Dany se venga en Meereen Crédito: HBO

"Cuando nace un Targaryen, se lanza una moneda y el mundo sostiene su aliento", dice el refrán sobre la casa de la familia proveniente de Valyria. Uno de los primeros en usar esta frase fue Ser Barristan Selmy cuando era parte del consejo de Daenerys y quería aplacar un poco su temperamento. A medida que Dany ganó poder, también aumentó su ambición y su poca paciencia. En ese momento, ella le contestó que no era como su padre, algo que repetiría en muchas oportunidades durante la serie. Pero a veces los intentos de sus consejeros no eran suficientes y el dragón la poseía. "Yo responderé a la injusticia con justicia", dijo, luego de ver cómo en Meereen, donde gobernaba, habían crucificado a niños en el camino. Su manera de responder fue la de crucificar a un centenar de amos de esclavos, sin reparar en si eran culpables o no. La primera reacción de esta reina ascendente, que poco a poco se contagió de la obsesión de Viserys por recuperar el Trono de Hierro, era quemar a sus enemigos. Algo que hizo tras la mala estrategia de Tyrion cuando ella estaba cautiva por los dothraki, a quienes sometió al salir ilesa del fuego. Su forma de imponerse siempre terminaba siendo de la mano de las cenizas y no con la empatía.

La decepcionante llegada a Westeros

Dany, en Westeros
Dany, en Westeros Crédito: HBO

La "rompedora de cadenas" era amada en Essos por los miles de esclavos que había liberado. Al otro lado del mar Angosto había logrado el respeto y la devoción de la gente, algo que no encontró en Westeros. Si bien la Madre de Dragones llegó con un ejército superior y tres dragones, los consejos de Tyrion Lannister, su Mano, no le permitieron en un primer momento actuar cómo ella hubiese querido: ir y tomar lo que le correspondía por herencia, el Trono de Hierro. A lo largo de toda la séptima temporada, Dany se encontró con esta contradicción: estar muy cerca de su objetivo y tener que apagar su fuego interno para salvar a los inocentes. Sin embargo, cuando en batalla capturó a los Tarly y ellos se negaron a hincar su rodilla ante ella, no dudó un segundo en someterlos al fuego de su dragón. Ella, en más de una oportunidad, repitió: "Nací para gobernar los Siete reinos" y a pesar de alejarse de su destino para combatir con los muertos y perder a uno de sus dragones en el camino, nunca perdió de vista el objetivo.

La verdad de Jon Snow

Jon y Dany, una alianza que parecía virtuosa al principio
Jon y Dany, una alianza que parecía virtuosa al principio

Daenerys volvió a enamorarse y Jon también. Pero la obsesión de la Khaleesi con el Trono de Hierro hizo que este amor se convirtiera en odio. Al enterarse de la verdadera identidad de Snow, quien en realidad es Aegon Targaryen, la Madre de Dragones empezó a verlo como una competencia al reconocer que él tenía más derecho a reclamar el trono que ella. Tras ganar la batalla contra los muertos, Dany se dio cuenta del carisma de Jon y empezó a temer que éste le sacara su lugar. En paralelo sufrió dos difíciles reveses: el ejército de Cersei Lannister (Lena Headey) mató al segundo de sus tres dragones y su amiga Missandei fue decapitada frente a sus ojos. Empezó a sentirse sola y traicionada, algo que comprobó cuando descubrió que Jon no había escuchado su consejo de no compartir con nadie su verdadera identidad. Información que rápidamente llegó a oídos de Lord Varys, quien, al descubrir la inestabilidad emocional y las ansias de poder de Dany, no dudo en empezar una conspiración en su contra. A raíz de todo esto, la reina, que había perdido a su otro hombre de confianza en la guerra contra los muertos, Jorah Mormont, dejó de prestarle atención a Tyrion Lannister y y ordenó a su dragón que quemara al traidor. Más tarde, buscó algo de eso que la unía a Jon y no lo encontró.

El desenlace: el incendió de King´s Landing

El momento en que Daenerys decide quemar todo
El momento en que Daenerys decide quemar todo Crédito: HBO

Todo parecía resuelto: Daenerys, montada a Drogon, logró desactivar todas las fuerzas de Cersei en cuestión de minutos. Los soldados enemigos acababan de rendirse, solo restaba que sonaran las campanas. Tyrion le había sugerido que si escuchaba ese sonido, cesara el ataque. El sonido llegó y Daenerys, en ese mismo momento, cambió la mirada. Algo en ella se encendió: el fuego valyrio, la sed de venganza, todo el bagaje que venía acumulando desde niña, el gen, el destrato de Westeros, o lo que sea... Entonces hizo elevar a Drogon y comenzó a quemar todo a su paso, sin importar que la guerra estuviera terminada y que la gente a la que estaba carbonizando fueran inocentes. Fue ahí cuando la rompedora de cadenas se reconectó con su verdadera esencia y rompió su propia cadena, se liberó.

Ella buscaba venganza por lo que le habían hecho a ella pero también por toda su familia. Eso la hizo olvidar que su ira estaba siendo desatada sobre gente inocente. De alguna manera, terminó con el plan que su padre había tenido antes de la rebelión de Robert Baratheon: quemar todo King´s Landing.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.