Jaimie Alexander, la misteriosa protagonista de Blindspot

La actriz saltó a la fama por su papel en Thor y ahora conquistó la televisión como Jane Doe, una mujer completamente tatuada con un oscuro pasado
Silvina Ajmat
(0)
8 de diciembre de 2015  • 00:25

Time Square, 3 a.m., invierno. Tras siete horas de maquillaje para convertirse en Jane Doe, una mujer completamente tatuada, Jaimie Alexander debe meterse desnuda en un bolso y esperar que el director la autorice a salir. Hace frío y un movimiento en falso la hace rodar unos metros dentro del bolso mientras todo el equipo técnico detrás de cámara se pregunta qué está pasando. "Estoy bien", dice Jaimie y se ríe de su torpeza. Porque todo es así para ella: "Me río porque la vida es mejor si es divertida".

Crédito: Gza. Warner Channel

La escena da comienzo a la serie Blindspot, la nueva apuesta de Warner Channel cuya primera temporada llega hoy a su fin dejando muchas puntas abiertas para su regreso, previsto en marzo de 2016. Un misterio que parece infinito es la base de este policial que cautivó a la audiencia estadounidense y ya tiene muchos fans en el mundo: Jane Doe apareció en Time Square cubierta por tatuajes que dan pistas sobre distintos crímenes, pero no recuerda nada de su pasado. Perdió por completo la memoria. En uno de los dibujos de su espalda puede leerse el nombre del agente del F.B.I, Kurt Weller (encarnado por Sullivan Stapleton), pero ni él ni ella se vieron nunca en sus vidas. Alguien está tratando de provocar al F.B.I. Jane es el medio. Su piel es el mapa a seguir. Alexander es la gran revelación de la pantalla chica con este papel: demostró ser una gran heroína de acción, tiene una belleza intimidante y entrenó lo suficiente como para ser policía: "Estoy esperando que me llamen del F.B.I, de verdad", dice a LA NACION. Otra vez hay risas. Es que, más allá de su phisique du rol de chica linda, Jaimie es graciosísima. No puede parar de hacer chistes. Tampoco puede parar de preocuparse por los demás: "¿Viajaron desde muy lejos?", "¿Pudieron descansar?" "¿No están aburridos de esperar acá?", es lo primero que pregunta a la quincena de periodistas de todo el mundo que asiste a una visita al set de Blindspot. También interrumpe sus respuestas para decir "salud" si alguien estornuda y hacer referencia al país de origen de cada uno de los presentes. "¿Probaste con hacer stand up? Serías muy buena", le consulta un periodista. Le brillan los ojos como si le hubieran dicho el mejor elogio del mundo. "¿Soy buena?", lanza y parece una niñita. "No podría, si tengo un guión no soy graciosa, me cuesta muchísimo".

Jaimie comenzó su carrera como modelo publicitaria y en 2004 tuvo su primer papel en televisión. Tiene muchas series en su haber y algunas películas, pero fue la saga de Thor lo que la lanzó a otro nivel. Su personaje allí, la guerrera Sif, cautivó a los productores de Blindspot quienes la llamaron directamente para interpretar a Jane Doe, sin casting previo. Ahora, mientras se prepara el rodaje de la tercera película de Thor, que se realizará en gran parte en Australia, Jaimie asegura que se podrá organizar para volver a tiempo a Nueva York para las grabaciones de la segunda temporada de Blindspot. Sin dudas, su 2016 viene bastante movido. En el plano personal, la actriz se comprometió con el actor de Crepúsculo Peter Facinelli en abril de este año y probablemente pase por el altar el año que viene. Sin embargo, asegura que será un trámite: "No tengo mucho tiempo para organizar una boda, quizás solo vayamos al City Hall, algo fácil", contó en una entrevista reciente. Aunque suene poco romántica, cayó rendida a los pies del actor con la propuesta de matrimonio que preparó: la llevó al Empire State, y cuando estaban en el mirador más alto, le señaló un avión para que lo mirara con los binoculares. El avión llevaba colgando el típico cartel: "Will you marry me?" ("¿Te querés casar conmigo?").

En diálogo con LA NACION, la actriz es pura simpatía y sonríe enorme cuando habla de su "prometido". No lleva puesto el anillo de compromiso de diamantes que le regaló y admite que no es muy femenina. "Siempre fui más bien un hombrecito. Ahora me tengo que poner vestidos", dice como si fuera una tarea imposible y asegura que le gustaría no ser tan "flaquita". "Preferiría tener más músculos, ser más grandota", admite. Sin embargo, basta con recordar el escandaloso look que eligió para la presentación de una de las películas de Thor hace dos años para refutar esa imagen: un escote pronunciadísimo dio que hablar por varias semanas y es imposible no asociar su nombre a una belleza escultural. "Como donuts cuando mi entrenadora no me ve", revela en confidencia, como para demostrar que la imagen no es lo que más le importa.

-¿Cómo es convivir con todos esos tatuajes? ¿Cuánto te lleva hacerlos?

-Es muy fácil. 30 minutos para poner los tatuajes de los brazos. No lo hemos hecho muchas veces a lo de mostrar todos los tatuajes del cuerpo. Sacarlos es también muy fácil, uso toallitas para bebés.

-¿Cómo es la reacción de la gente cuando te ve tatuada por la calle? ¿Notás alguna diferencia en el trato?

-Caminar con estos tatuajes por la calle es como... "ok, nadie me va a molestar" [risas] . Asusto un poco. Y hablando en serio, hay zonas donde la gente puede ser muy prejuiciosa. Una vez entré a un ascensor de un edificio bastante lujoso, y en el primer piso había una pareja que cuando me vio, salió del ascensor y se dispuso a esperar al siguiente. Decidió no subirse a mi ascensor. Me sentí horrible, yo nunca ofendo así a nadie, pero después me reí porque pensé, no tienen una vida divertida. [Risas]. Creo que los tatuajes son una forma de expresión, que es arte, pero ellos no lo supieron entender. Igual me parece bien que haya gente que le gusten y gente que no, porque eso fomenta la discusión, el debate, está bien.

-¿Tenés tatuajes tuyos o todo es para la serie?

-Tengo nueve tatuajes, que están estratégicamente cubiertos por los tatuajes de Jane. Tengo seis en los brazos, dos en mi cadera izquierda y uno en la muñeca.

-¿Alguno que signifique algo especial?

-Sí, este que dice E. S [señala la muñeca]. Es la sigla para Elephant Shoes. Cuando era chica me dijeron que si decís en secreto "elephant shoes" y alguien te lee los labios entiende "I love you" ("te amo"). Entonces empecé a decírselo a todo el mundo. Luego decidí tatuármelo, para que me recuerde ser siempre alegre como una niña y tomarme la vida positivamente.

-¿Cómo se construye un personaje que no sabe nada de su pasado?

-Cada vez que leo el guión, siento que hay un instinto. Que es algo con lo que puedo empatizar. No leo muchos capítulos más. No tomo clases de actuación, lo que quizás sea malo. Actúo de una manera instintiva. Trato de no leer todos los guiones porque quiero mantenerme fresca y espontánea. Espontánea es la palabra que describiría mi manera de actuar.

-¿Cómo definís a Jane?

-Jane es un desafío para mí. Y su vida es un desafío para ella. Hay gente que naturalmente quiere ayudar a la gente. Ella no sabe qué necesita la sociedad, pero su primer instinto es ayudar.

-¿Tuviste que entrenar para hacer las escenas de acción?

- Sí, tuve mucho entrenamiento para las escenas de tiroteos y acción. No se ven muchas mujeres en este tipo de roles, y sabía que muchos iban a mirar con una lupa cómo interpreto a una policía. Quería hacerle justicia al rol así que entrené con policías verdaderos, fue muy intenso. Tampoco sabía nadar, así que tuve que aprender a hacerlo sin provocar olas, lo cual es muy difícil con una pistola en la mano. Las habilidades que tengo ahora son un verdadero cambio. Estoy esperando que me llamen del FBI para trabajar con ellos. [Risas]. En serio, trabajé muy duro.

Crédito: Gza. Warner Channel

-¿Qué tipo de entrenamiento hiciste?

-Yoga, mucho trabajo sobre mi propio peso. Running. Flexiones de brazos y muchísima natación. Todo es muy divertido. Me encantan los deportes. Si pudiera sería más grandota, no me gusta ser flaquita. Sé que suena raro pero es verdad.

-¿Nos podés contar algo del final de esta temporada?

-No me preguntes eso [risas]. Están pasando muchas cosas en el guión que incluso cuando yo leo digo '¿¿qué??' Cada uno se sorprende de cosas en sus trabajos, pero esto es muy divertido, me pasa todos los días. Ella descubre que tiene algo... no diría muy oscuro en su pasado, pero sí un misterioso pasado. Hay muchos puntos de giro que van a sorprender a la audiencia, y desconcertar.

-Se te ve muy entusiasmada con la serie...

- Es que es un conjunto de cosas que me encantan. Estoy en un helicóptero un día, en una sala de operaciones al otro, es muy divertido. Si no estuviera bien hecho parecería absurdo y hasta gracioso, pero lo más importante del show es que se torna muy oscuro porque los autores son muy talentosos, todo el mundo acá está muy apasionado por este trabajo, por eso es muy lindo ser parte de este equipo. Somos como una familia y yo creo que eso se nota cuando sale al aire. Cuando leemos los guiones estamos súper entusiasmados, y decimos: '¿va a pasar esto?' Todos vemos el programa cada lunes porque estamos orgullosos de lo que estamos haciendo. Nunca me aburro. Nunca no tengo ganas de venir, o siento que necesito más café. Me llevo muy bien con todos. Mi doble de riesgo es genial y me ayuda a entrenar. Me mantiene saludable... bueno, como donuts a la mañana, cuando ella no está.

-¿Cómo fue el rodaje de esa primera escena en Time Square?

-Hacía muchísimo frío, pero yo estaba muy entusiasmada por hacerlo... Esa icónica apertura de la serie. No hay efectos visuales. No había nadie en todo el lugar. La policía de Nueva York nos ayudó mucho con eso, bloquearon todo por unas tres horas. Lo comenzamos a rodar a las 3 de la mañana. Igualmente había algunos curiosos mirando y cuando salí de la bolsa tenía un montón de celulares grabándome. Nueva York es espectacular para rodar, nunca se sabe qué va a pasar.

-¿Cómo fue tu infancia? ¿Eras de jugar con muñecas?

-No... Lamentablemente no, siempre fui un hombrecito. Estaba en los equipos de deportes. Me encantan los deportes. Tuve una Barbie y uno de mis hermanos le sacó la cabeza y estaba tan triste que la quemé. Quizás suene un poco psycho. Lo odié a mi hermanito, bueno, ahora tiene 30, no es chiquito, pero todavía me acuerdo. Amaba esa Barbie porque tenía unos ojos azules brillantes y estaba muy emocionada por tener un juguete de niña, y agradecida con mi mamá por comprármela, la llevaba a todos lados, y traté de arreglarla pero no pude.

-¿Qué te dicen en la calle de tu personaje?

-Mucha gente quiere abrazarme por lo que le pasa a Jane. Me miran como preocupados y yo les digo no se preocupen, estoy bien [risas]. Tenés ganas de abrazarla, eso me encanta de la serie, es como que genera esa identificación. Que esté sola y sufra, que no sepa lo que le pasó. Solo quiere tener un amigo o una familia. Entonces me pasa eso, al menos una vez por semana alguna persona me abraza en la calle. Algunos abrazos son buenos, otros bajan demasiado la mano...

-¿Cómo te llevas con Sullivan, tu coprotagonista?

-¿Lo conocieron a Sulli? Es un australiano grandote, ya lo van a ver. Es muy genial, nos llevamos muy bien, hay mucha química en la pantalla. Y eso es muy bueno porque a veces no sabés cómo te vas a llevar en la ficción. Es muy necesario que haya química entre los actores. Rodé unas escenas con Patterson [Ashley Johnson] que fueron muy divertidas. Es genial. Es la nerd más grande del mundo. Ama Star Wars, y eso nos une. Es una gran actriz. Cuando hacemos escenas juntas es genial. Me mantiene en tierra.

-¿Qué tenés en común con Jane?

-Soy más torpe que Jane [risas]. Creo que lo que tengo en común es que siempre trato de mirar a la gente. Tengo cuatro hermanos que ayudé a criar entonces siempre estoy pendiente de lo que necesitan los demás, soy atenta. Eso también está en Jane. También puedo luchar como Jane, creo, o casi... [risas]. Esta pasión por la gente que sufre es algo común al ser humano.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.