Netflix: Christiane Amanpour deja la guerra para descubrir Sexo y amor en todo el mundo

Christiane Amanpour entrevista a una joven japonesa en la serie Christiane Amanpour: Sexo y amor en todo el mundo
Christiane Amanpour entrevista a una joven japonesa en la serie Christiane Amanpour: Sexo y amor en todo el mundo
María Fernanda Mugica
(0)
29 de diciembre de 2018  • 00:41

Christiane Amanpour: Sexo y amor en todo el mundo. Documental. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: Muy buena.

Christiane Amanpour es una reconocida corresponsal de guerra de CNN y una gran entrevistadora, pero en esta serie documental de seis episodios, se mete con temas más íntimos, como el sexo y el amor, tal como promete el título y, sobre todo, la búsqueda de la felicidad a través de las relaciones afectivas y sexuales.

Tokio, Delhi, Beirut, Berlín, Acra y Shanghai son las distintas paradas en este tour por la intimidad humana que realiza la conductora, quien mantiene un tono informal y demuestra su sentido del humor. No es casual que el formato se parezca mucho a Parts Unknown, el programa de Anthony Bourdain , ya que el chef fallecido este año fue productor ejecutivo de la serie.

Ese formato, que funcionó tan bien para Bourdain, tal vez no sea el mejor para una periodista como Amanpour. Pero lo que sorprende de la serie es que –más allá de los segmentos superficiales sobre la curiosidad de ciertas prácticas sexuales o charlas que intentan parecer una versión CNN de Sex and the City– hay espacio para momentos de intensa profundidad dedicados a un tema mucho menos abordado de esta manera, la satisfacción femenina en las relaciones amorosas.

Ese foco resulta único y ahí reside "el toque Amanpour". Al contar con una entrevistadora inteligente y tan preocupada por escuchar como por preguntar, se logran momentos reveladores. La periodista realmente quiere saber si las mujeres de cada uno de los lugares que visita tienen en cuenta su propia felicidad en sus relaciones y qué imposiciones de su cultura las limitan o las ayudan en su búsqueda.

Su experiencia en temas internacionales también es clave en el manejo respetuoso en el acercamiento a otras costumbres. Esto no impide que la periodista cuestione los mandatos, en especial con respecto a las mujeres, pero lo interesante es que lo hace tanto en Alemania como en Ghana, con insistencia pero sin ser ofensiva. La entrevista con una refugiada afgana llega a un límite que alguien más le marca a Amanpour, quien lo reconoce y acepta inmediatamente, dejando que la situación hable por sí misma.

Esa escena está entre las mejores y más conmovedoras, junto con la de una joven de Ghana a la que la periodista había entrevistado cuando a los siete años habían sido entregada como ofrenda a un sacerdote de una tribu. Aquí cuenta cómo participar en ese programa hizo que la adoptaran y la salvó de la esclavitud laboral y sexual.

Probablemente esta serie no consiga nada tan importante como eso, pero iniciar una conversación multicultural sobre el sexo, el amor, la sexualidad femenina y la búsqueda de la felicidad no es poco.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.