Netflix: No hables con extraños, una serie con secretos, engaños y traiciones

No hables con extraños
No hables con extraños
Paula Vázquez Prieto
(0)
5 de febrero de 2020  • 14:54

No hables con extraños ( The Stranger, Gran Bretaña/2020). Creador: Harlan Coben. Elenco: Richard Armitage, Siobhan Finneran, Hannah John-Kamen, Dervla Kirwan, Stephen Rea, Shaun Dooley, Jennifer Saunders. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: buena.

No hables con extraños, la nueva serie del escritor y showrunner Harlan Coben, abre demasiadas puertas para solo cerrar algunas. Como ocurre en su literatura y en sus varias adaptaciones -curiosamente las mejores han sido las francesas, las miniseries Última oportunidad (2015) y Solo una mirada (2017)-, el infierno siempre se aloja en el más pintoresco de los vecindarios. Secretos, engaños y traiciones son los condimentos esenciales de una narrativa que explora los límites de los entornos familiares, de los pueblitos amigables, de las reuniones de compañeros, para dinamitarlos con las más oscuras elucubraciones.

No hables con extraños, basada en su novela de 2015, comienza en una tarde soleada, después de un partido de fútbol escolar, donde los jugadores escuchan al entrenador y se limpian el sudor que todavía persiste en sus camisetas. Allí está Adam, padre de dos adolescentes y arquero vencido del partido, quien recibe un mensaje. Una extraña de piel morena y ojos claros, apenas camuflada bajo una gorra de béisbol, lo aborda ante la vista de todos para revelarle un secreto: hace dos años su esposa ha fingido un embarazo y un aborto espontáneo para retenerlo a su lado. En un instante, la duda queda sembrada en la mente de Adam y a partir de allí su vida confortable ingresa en un lento espiral de desintegración.

Socavar la seguridad burguesa y teñir de inquietud todo entorno doméstico es lo que Coben realiza con mayor solvencia. Sin embargo, el espesor de sus tramas literarias no siempre encuentra la mejor vía para llegar a las imágenes. Aquí la paranoia hogareña de Adam se cruza con múltiples desvíos argumentales: una policía que investiga la mutilación de una alpaca, una rave adolescente que termina con un joven desnudo y en coma luego de una caída en el bosque, un expolicía que intenta evitar que lo desalojen, chantajes y extorsiones de la misteriosa extraña que ponen en vilo a varios miembros de esa tranquila comunidad del norte de Inglaterra. En ese intento de hilvanarlo todo bajo una declarada premisa moral vinculada a la verdad y los secretos, la serie termina forzando resoluciones, dejando cabos sueltos, y desplegando un relato que resulta intrigante pero que no termina de ajustar todas sus aristas.

Las notables actuaciones de Siobhan Finneran (la memorable malvada de Downton Abbey) y Richard Armitage, quienes forjan un vínculo de mutua comprensión ante la angustia marital, forman uno de los pilares sobre los que se afirma el funcionamiento de la serie, pese a no cumplir con todas las ambiciones que la inventiva de Coben prometía.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.