Netflix: No te metas con los gatos y el desafío de ver un documental repulsivo

Tres episodios brutales de una serie documental que podés ver en Netflix y que pasó inadvertida
Tres episodios brutales de una serie documental que podés ver en Netflix y que pasó inadvertida
Milagros Amondaray
(0)
2 de abril de 2020  • 18:03

No te metas con los gatos: Un asesino en Internet (Don't F**k With Cats: Hunting an Internet Killer, Estados Unidos, 2019). Guion y dirección: Mark Lewis. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: buena.

No te metas con los gatos incomoda desde el primer minuto. Deanna Thompson, empleada de un casino de Las Vegas, nos muestra algunos fragmentos de un video viral donde se ve a un joven ejerciendo crueldad animal sobre dos gatos. La escena es una suerte de prueba de fuego para la serie documental true crime de Mark Lewis. ¿Querrá el espectador seguir atento a lo que se viene después de haber vislumbrado, aunque sea mínimamente, fragmentos de ese repulsivo acto? El director toma esa duda como un desafío porque sabe que su producción excede el primer video en cuestión, y que las sucesivas revelaciones serán de interés para los amantes de un género que despuntó en Netflix con Making a Murderer.

Trailer No te metas con los gatos - Fuente: Netflix

02:04
Video

En efecto, el propio título de la serie es un engaño. "No te metas con los gatos" es una frase extraída del testimonio de Thompson, y que funciona como advertencia simbólica del mundo 2.0. Para Deanna, los usuarios de Internet se desconectan un rato de la cotidianidad para ver, entre otras cosas, imágenes agradables, especialmente aquellas que involucran a mascotas en situaciones tiernas. Por lo tanto, cuando esta mujer se cruza con el video que funciona como puntapié de un adictivo whodunit, emprende una cruzada quijotesca para averiguar la identidad de la persona detrás del mismo. Thompson no está sola. Un hombre llamado John Green, a quien nunca conoció, decide ponerse al hombro junto a ella una fanpage de Facebook para convocar a quienes, como ellos mismos, quieran encontrar al sujeto responsable de ese acto brutal.

Deanna Thompson, gran figura del documental
Deanna Thompson, gran figura del documental

Con una ajusta edición y momentos de humor distribuidos con astucia para que su serie sea más digerible, Lewis pone la lupa sobre el trabajo detectivesco del equipo -especialmente de sus cabecillas-, quienes incluso llegan a ver el video cientos de veces para encontrar pistas sobre dónde pudo haber sido filmado. Es aquí donde No te metas con los gatos abre, precisamente, otra ventana, e interpela al espectador sobre el exceso de data que proveemos en el plano virtual, y la magnitud que una pequeña acción que cometamos en la web puede llegar a tener. La empresa mancomunada de hallar al responsable termina, precisamente, con la aparición del responsable mismo en la fanpage armada para encontrarlo. El usuario asusta a la mayoría de los integrantes con un nuevo video, mientras que otros ven su presencia virtual como una oportunidad de hallar nuevos elementos que permitan llevarle el caso a las autoridades policiales.

Luka Magnotta, el asesino sobre el que se pone el foco
Luka Magnotta, el asesino sobre el que se pone el foco

Finalmente, mucho antes de que la serie concluya, se revela que el joven detrás de esos macabros posteos es Luka Magnotta, un aspirante a actor y modelo que trabaja como escort y quien terminaría siendo el autor del atroz asesinato en 2012 del estudiante chino Jun Lin. A partir de ese momento, No te metas con los gatos se desdobla para reconstruir, si esto es posible, la vida de Magnotta, a quien apenas vemos emitir palabra sobre sus acciones. Por lo tanto, Lewis apela a lo metatextual, con imágenes de Atrápame si puedes y Bajos instintos, películas que se habían convertido en la obsesión de ese psicópata al que le gustaba la persecución, la atención. En su apuro por cerrar el capítulo sobre el asesinato de Jun Lin -la víctima a quien se le dedica muy poco tiempo, como uno de sus propios amigos se lamenta-, No te metas con los gatos traiciona su cadencia previa y concluye abruptamente con Deanna interpelando al espectador con un interrogante ciertamente manipulador.

De todas formas, más allá de ese traspié, la serie que pasó inadvertida tras su estreno en Netflix en diciembre, consigue lo imposible: contar la historia de un crimen partiendo de videos perturbadores que provocan inmediato rechazo. Ese manejo de lo visual, de saber hasta dónde llegar y cómo salir de lo abyecto, es el mayor logro de su director.

Dónde verla. No te metas con los gatos: Un asesino en Internet está disponible en Netflix.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.