Top Five: cinco villanos irresistibles de la televisión

Volvió Hannibal con su tercera temporada, y con Mads Mikkelsen a la cabeza
Volvió Hannibal con su tercera temporada, y con Mads Mikkelsen a la cabeza Fuente: Archivo
El regreso de Hannibal nos obliga a recordar otras presencias aterradoras de la pantalla chica
Milagros Amondaray
(0)
26 de junio de 2015  • 00:47

Hace unas semanas, uno de los mejores villanos de la televisión hizo su regreso: el Hannibal compuesto por Mads Mikkelsen. Si bien pertenecen a universos diferentes, otros exponentes de la crueldad que listamos aquí abajo comparten rasgos con el mencionado personaje de la serie de Bryan Fuller: todos ellos rompen las barreras impuestas por los arquetipos. A continuación, un repaso por grandes villanos de la televisión de los últimos años, que van desde un traficante de drogas hasta una fascinante sociópata. Los invitamos a sumar otros aportes en los comentarios...

*1. GUSTAVO "GUS" FRING (Breaking Bad)

Giancarlo Esposito y una actuación memorable en Breaking Bad
Giancarlo Esposito y una actuación memorable en Breaking Bad Fuente: Archivo

  • Entre tantas decisiones acertadas que tomó Vince Gilligan durante las cinco temporadas de Breaking Bad , una de ellas fue la construcción de un antagonista de Walter White que no tuviera las características prototípicas de un villano caricaturesco. Cuando hablamos de Gus Fring, no hablamos de alguien que desnuda sus actos deplorables con el nervio o el frenesí de, por mencionar un ejemplo del mismo universo, Tuco. Por el contrario, y como la mayoría de los personajes de la serie, Fring es una criatura pluridimensional, difícil de sintetizar con un puñado de adjetivos. El concepto de villano que se esconde a plena luz del día alcanza otro nivel con Gus, quien no solo mantiene una fachada de hombre amigable y controlado (siendo Los Pollos Hermanos el hábitat ideal para autoimponerse esa conducta) sino que además sabe cuándo es el momento ideal para asaltar desde las sombras y asesinar a sangre fría. Su memorable amenaza a Walter ("Si tratás de interferir, esto se convertirá en una tarea más simple. Voy a matar a tu mujer. Voy a matar a tu hijo. Voy a matar a tu pequeña bebé") tiene un enorme espesor no solo por las escalofriantes palabras verbalizadas sino por el modo impertérrito con el que el gran Giancarlo Esposito las destina a su interlocutor. Un personaje inolvidable.

*2. RACHEL DUNCAN (Orphan Black)

Rachel Duncan o cómo no todos los clones de Orphan Black son amigables
Rachel Duncan o cómo no todos los clones de Orphan Black son amigables Fuente: Archivo

  • Como sucede con gran parte de los clones de Orphan Black, es imposible determinar cuál es el que opera como el villano absoluto de la serie. Esto se debe a dos factores. Por un lado, a que la historia vira constantemente de perspectiva, y quien en una temporada resultaba detestable, en la temporada siguiente se termina ganando la empatía del espectador. Por otro lado, Tatiana Maslany se asegura de no caer en arquetipos y dotar a cada uno de los personajes que interpreta de una maleabilidad que les impide estancarse. Esto mismo sucede con Rachel. Criada con una aterradora autoconsciencia de su condición de clon (por lo cual es denominada "proclon"), cualquier atisbo de humanidad que presenta no es dirigida al resto de las víctimas de los experimentos del Instituto Dyad sino a su imperiosa necesidad de ser madre. Por lo tanto, cuando secuestra a Kira (hija de Sarah, el clon principal del programa), sabemos que estamos ante un acto deplorable y, sin embargo, Maslany convierte a Rachel en una figura entre taciturna y melancólica. Esto ocurre también en la extraordinaria escena en la que esta mujer - una que no titubea a la hora de dar órdenes irreversibles - se encierra en una habitación con el fin de mirar videos de su infancia en una suerte de ejercicio nostálgico-masoquista donde puede ser un poco ella misma y no tanto esa persona que la ciencia quiso moldear a su antojo.

*3. JIM MORIARTY (Sherlock)

Andrew Scott como el fascinante Moriarty de Sherlock
Andrew Scott como el fascinante Moriarty de Sherlock Fuente: Archivo

  • Cuando sobre el final de la tercera temporada de Sherlock - más precisamente en el notable episodio "His Last Vow"-, Mortiary resurge de las cenizas y monopoliza los televisores, el actor irlandés Andrew Scott dice tan solo dos palabras ("Miss me?"/"¿Me extrañaste?") y ya deja a medio mundo boquiabierto. Esto resume la esencia de uno de los personajes más notables de la serie de Mark Gatiss y Steven Moffat: Moriarty no suele aparecer con frecuencia, pero cuando lo hace sus intervenciones son rimbombantes. Scott, quien obtuvo el Bafta televisivo por su interpretación, es sencillamente hipnótico, ya sea en la memorable escena de la pileta que dejamos más abajo como en una charla íntima con Sherlock, y especialmente en la forma en la que revela la orquestación de sus planes. Moriarty no es un villano que, como el mencionado Gus Fring, disfrute de la tranquilidad previa al estallido. Moriarty es estallido constante. Asimismo, la serie le otorga irresistibles especificidades que lo constituyen casi en una figura superheroica. Desde cómo corona un robo vistiéndose con un atuendo real ("en un mundo de habitaciones cerradas, el hombre con la llave es el rey") hasta cómo suena su celular con el ringtone "Stayin' Alive" de los Bee Gees, él es fascinante desde todo punto de vista, acaso porque es quien mejor representa la perfección de la puesta en escena de la serie, una que va más allá del diseño de producción y que está intrínsecamente relacionada con su narrativa. Como lo asevera el propio rey sin corona: "Cada cuento necesita de un villano modelo, y vos me necesitás a mí, porque de lo contrario no sos nada". Bien dicho.

*4. ALICE MORGAN (Luther)

Ruth Wilson en una increíble participación en Luther
Ruth Wilson en una increíble participación en Luther Fuente: Archivo

  • Nunca está de más celebrar el impresionante rango actoral de la actriz británica Ruth Wilson. Para el caso, veamos lo que hace en The Affair, y que excede completamente el magistral cambio de acento. En la celebrada producción de Showtime, Wilson interpreta a la atribulada Alison con una mezcla de debilidad y erotismo que la vuelven imperfecta. Ése es precisamente su mejor atributo. Sin embargo, quienes vieron la infravalorada serie de Neil Cross Luther sabrán que es muy difícil disfrutar del trabajo de Wilson en The Affair sin estar constantemente asociándolo a su personaje de Alice Morgan. Niña prodigio, con una mentalidad avanzada en el mundo de la ciencia, sociópata con una cierta tendencia al nihilismo (uno de los mantras de Alice es que nada es realmente tan importante en la vida, como queda claro luego de enterarnos que asesinó a sus propios padres), Wilson aborda todas las capas de esta villana memorable con algunos ecos de Hannibal Lecter. Asimismo, su particular vínculo con John Luther (Idris Elba, también excelente) presenta una complejidad que se extiende hasta el último momento que comparten, uno en el que a pesar del fuerte contraste de creencias parece prevalecer la promesa de un retorcido futuro. Todavía seguimos esperando la posibilidad de una película de Luther. Habrá que esperar...

*5. LORNE MALVO (Fargo)

Billy Bob Thornton en la piel de Lorne Malvo en Fargo
Billy Bob Thornton en la piel de Lorne Malvo en Fargo Fuente: Archivo

  • Suele trazarse un paralelismo entre Lorne Malvo de la miniserie Fargo ( Billy Bob Thornton ) y Anton Chigurh ( Javier Bardem ) de la película Sin lugar para los débiles. El paralelismo, claro, va más allá de que dichas producciones tienen el sello de los hermanos Coen. Ambos personajes presentan esa crueldad ascética que los convierte en una suerte de representación ineludible del diablo en la Tierra. A pesar de esta lógica comparación, Thornton construye a Malvo con una malicia, si se quiere, mucho más carismática que la de Chigurh (un hombre que no se preocupaba precisamente por agradar). Asimismo, y en relación al film que sirvió de base para la miniserie de Noah Hawley, este villano tiene una cuota de humor que lo vuelve aún más escalofriante. En este aspecto, la notable producción de Hawley sirve como perfecto homenaje al impecable film de los Coen: el patetismo de los personajes y su sentido del ridículo no están emancipados de la crueldad sino que se (con)funden con la misma. "Acá lo tenés: estás terminado. Tomaste una decisión y esta es la consecuencia. YO soy la consecuencia", espeta Malvo en una de sus intervenciones más significativas respecto a su naturaleza expeditiva a la hora de liquidar obstáculos. Dato: por su actuación, Billy Bob Thornton obtuvo el merecido Globo de Oro.

PARTICIPACIÓN. ¿Qué otros villanos de la televisión sumarían a la lista?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.