Por la pandemia, el teatro y la música disminuyeron drásticamente sus ingresos en Europa