Suscriptor digital

La otra escena: Pilar Gamboa

Formada en los inquietantes territorios del teatro alternativo, en pocas semanas esta brillante actriz repondrá Vigilia de noche, montaje dirigido por Daniel Veronese, mientras que, en el Malba, coprotagoniza Cómo funcionan casi todas las cosas, la película de Fernando Salem
Alejandro Cruz
(0)
5 de enero de 2016  • 16:16

Pilar Gamboa es, muy sencillamente y sin apelar a sobreactuaciones, una de las grandes intérpretes del cine y del teatro. Hasta hace poco, fue una de las protagonistas de Vigilia de noche, del sueco Lars Norén con dirección de Daniel Veronese y en la que este cuerpo menudo de una fuerza arrolladora compartía escena con Walter Jakob, Luis Machín y Mara Bestelli. A los pocos meses, coprotagonizó Cómo funcionan casi todas las cosas, la ópera prima de Fernando Salem.

En la película de Fernando Salem, que le llevó "apenas" 9 años hasta su momento del estreno en el Festival de Mar del Plata, en donde ganó dos premios, Pilar comparte la trama con Esteban Bigliardi. Con Bilgiardi y con otro Esteban, el ahora famoso Lamothe, montaron hace mucho tiempo, 7 años para más datos, Algo de ruido hacen . El mismo potente trío, al que se sumó Susana Pampín (otra grande), luego hicieron El tiempo todo entero y, más cerca en el tiempo y con algunos cambios en relación ese trío poderoso de los inicios, Fauna. Los tres obras fueron criadas y nacidas en la mente brillante de Romina Paula. Con esas tres joyas de la escena pasearon por el mundo como si estuvieran en viajes de egresados permanente, cosecharon críticas en idiomas que ni entendían y se hicieron su lugar, su mundo.

Con otras tres mentes (Elisa Carricajo, Valeria Correa y Laura Paredes) Pilar fundó el grupo Piel de lava. A fin del año pasado, festejando la década del grupo y festejando el hecho de trabajar juntas, sacaron un libro que abarca los 4 textos estrenados ( Neblina, Tren, Colores verdaderos y Museo, que estuvo en cartel el año pasado). Editado por Entropía, cuesta 150 pesos (por lo menos, así aparece en una página) y no está nada mal para llevarlo a la playa o para leerlo abrigado bajo un split.

En un grupo como en el otro Pilar Gamboa se rodea, nutre, confunde, potencia, equilibra y expande con buena parte de esa camada de intérpretes que, desde la escena alternativa, entablaron un profundo y orgánico diálogo con los directores más representativos del cine indie. Producto de ese diálogo, el año pasado protagonizó junto a Juan Barberini El incendio, de Juan Schnitman. En la misma temporada en la que tanto se habló de la película de Damián Szifrón, ese thriller psicológico era verdaderamente un relato salvaje, una potente engranaje dialéctico en el que los dos se convertían en una maquinaria demoledora.

Vigilia de noche volverá el mes próximo al Picadero. Fue, en perspectiva, la obra más elogiada del circuito oficial. Para su reposición, es cierto, falta. Pero Cómo funcionan casi todas las cosas se está dando en Malba (sábados, a las 18). Esa película es una de esas tantas y necesarias rara avis del cine indie local. Sin golpes bajos, destila emoción. Ahí, junto a intérpretes del nivel de Marilú Marini, Verónica Gerez, Rafael Spregelburd y Mariam Odorico; Pilar Gamboa compone a una vendedora de libros imposibles de autoayuda que va de pueblo en pueblo con aire de una dura entrenadora olímpica soviética pero que, debajo de trajecito impecable, es una joven madre que no sabe cómo llevarse puesta. Ésa línea de estados alterados ella conoce a la perfección. Conoce sus hilos más invisibles, más vibrantes, más salvajes y los transita con una fluidez interna y un dominio de la situación de enorme potencia. Es una de esas actrices que puede transformar algo en un acontecimiento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?