Intensidad y ruptura con gran despliegue físico

Crédito: Juan Vargas
Federico Irazábal
(0)
2 de noviembre de 2018  

Matadero

Nuestra opinión: buena

Coreografía y dirección general: Redha Benteifour. Intérpretes: Peter Lanzani y Germán Cabanas. Dirección de arte e iluminación: Tato Fernández. Teatro: Metropolitan Sura. Funciones: Viernes, a las 20; y domingos, a las 21.15.

Lo primero que el espectador verá son dos cuerpos desantropomorfizados que yacen sobre el escenario, carentes absolutamente de una identidad definida. Acompañando esta primera decisión, unos telones amorfos los enmarcan en un paisaje tan extraño como abstracto que no permite una clara identificación de lugar ni situación. Al comenzar a moverse, los cuerpos que yacían comienzan a lucir su musculatura como si fuera un sistema expresivo autónomo desde el que se genera el movimiento de unos cuerpos que carecen de cabeza. Hasta aquí, para un espectador avezado en lenguaje coreográfico contemporáneo, la descripción parecería estar siendo un profundo homenaje a uno de los coreógrafos más relevantes de la actualidad, Damien Jalet, que ha basado su estética en un teatro físico que sabe deshumanizar los cuerpos pero él los coloca en contextos representacionales de gran infraestructura. Ese homenaje que, tal vez, podría estar realizando Benteifour, lentamente se va alejando de ese referente para ir aproximándose más y más al teatro y poner en equilibrio dramaturgia, teatralidad, cuerpo y coreografía.

Si quisiéramos relatar la trama de Matadero nos encontraríamos en problemas, ya que no se trata de una obra con un desarrollo tradicional sino muy por el contrario. Consta de secuencias que van generando trazos por medio de los cuales se relatan y representan algunas situaciones dramáticas sin perder nunca de referencia que aquí el centro está puesto en el cuerpo, en su animalidad y en su potencia. Estos cuerpos –los de Lanzani y Cabanas– evolucionan, gimen, reptan, se apoyan el uno en el otro y se enfrentan, se dominan, se amigan. No más que eso, ni menos. Por momentos parecería estar representando la historia de la evolución, pero ponerlo en ese único contexto hermenéutico sería encorsetar la propuesta. En determinado momento el lenguaje verbal asoma en el escenario pero esto no hace disminuir la potencia de los cuerpos, sino que aparece de manera deshilvanada, poética, para acompañar esa coreografía fragmentaria, críptica y darle al espectador algo de lo que aferrarse para producir sentido, un sentido que tal vez no era tan necesario de ser producido.

La puesta en escena goza de todo el despojamiento necesario para una propuesta que no deja de ser extraña para el sistema teatral comercial en el que se inscribe. Con poquísimas fuentes lumínicas, pero de variadísimos (demasiados, por cierto) valores cromáticos, los cuerpos se exacerban. Es que Tato Fernández decide utilizar únicamente candilejas diagonales (luces apoyadas en el suelo del escenario, sobre los laterales, que se cruzan al proyectarse en el centro) y que tienen como principal característica reforzar los volúmenes para que, a través de un juego de luces y sombras, cada músculo adquiera su propio protagonismo, su propio relieve.

En cuanto a los intérpretes hay que señalar la enorme solvencia en su desempeño, por sobre todo en lo que hace a ese enorme despliegue físico que hacen. A la hora de "componer" a sus personajes caen en ciertos clichés que le restan vuelo. Cabanas, un especialista en el género, vuelve a evidenciar que con su cuerpo puede hacer lo que quiera aunque aquí esté un tanto más contenido que en sus propias producciones. Lanzani lo acompaña con enorme destreza, juega mucho con sus valores de estrella y un sector de la platea disfruta de esas referencias. La coreografía de Benteifour se atreve a jugar con cierta monocromía –algo muy destacable, una vez más, por el contexto en el que se exhibe esta propuesta– y hacia el final adquiere un valor poético que la realza y jerarquiza.

Matadero no es una propuesta para un espectador convencional que quiera ver al actor de Un gallo para Esculapio. Se trata de una propuesta que rompe los referentes, quiebra los sistemas de lecturas preconcebidos y deja al espectador en total soledad frente a un producto con el que tendrá que hacer lo que pueda y quiera, pero sin demagogia ni sentidos llanos por parte de la producción.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.