Argentina, tierra de amor y venganza: Bruno le da la espalda a Lucía para siempre

Luego de la decepción que sufre con Lucía, Bruno podría volver a acercarse a Francesca
Luego de la decepción que sufre con Lucía, Bruno podría volver a acercarse a Francesca Fuente: Archivo - Crédito: Twitter
(0)
28 de junio de 2019  • 22:50

Paso a paso sigue en marcha el plan para que Lucía ( Delfina Chaves ) crea que su hermano Gabriel (Federico Salles) realmente no mató a la hermana de Bruno (Albert Baró). Por ese motivo, Alicia ( Mercedes Funes ) organiza una cena de reconciliación con el objetivo de sellar la paz en el clan Morel. Lucia y Lidia (Minerva Casero) reciben en la casa de Torcuato ( Benjamín Vicuña ) a Libertad ( Virginia Innocenti ) y su hijo, mientras que también forman parte de la comida los dueños de la casa junto a Aldo ( Gonzalo Heredia ). La situación no es cómoda, pero la madre de las jóvenes se ilusiona con la posibilidad de volver a ser aceptada allí, con las facilidades económicas que eso implica. Por su parte, Gabriel intenta por todos los medios demostrarle a su hermana que es inocente, una mentira que está decidido a ocultar.

Poco antes de comenzar la cena, Gabriel le pide a Lucía unos minutos y le insiste con que fue inculpado injustamente. Ensaya una explicación convincente y hasta le agradece el haberlo denunciado, pero a ella la situación no la convence. Lo mira con desconfianza y finalmente no duda en asegurarle que no puede creer que haya cambiado de manera tan drástica, de la noche a la mañana. Pero él no desespera, y confía que tarde o temprano, su manipulación dará buenos resultados.

Una vez que comienza la cena, la tensión se siente en el aire. Gabriel le regala a Alicia un pequeño juguete para su bebé, y le dice que "lo siente como propio", ante la incómoda mirada de la mujer. Por su parte, Lucía no puede entablar un diálogo cálido con su madre, y mucho menos con su hermano. Aldo, que condena a la joven Morel por perdonar a su hermano, no duda en realizar varios comentarios que indirectamente señalan a Gabriel como un asesino.

Pero quien se siente plenamente traicionado a partir de esa comida, es el propio Bruno. El español sabe que el hombre mató a su hermana, y no puede entender por qué Lucía está cerca de perdonarlo. Cuando se entera de esa reunión enfurece y no duda en llamar a la mansión Ferreira para hablar con ella. Lucía lo atiende, y él le pregunta si fue o no Gabriel a comer allí. Bajo la atenta mirada de Torcuato, que se encuentra a pocos metros y escuchándolo todo, Lucía disimula y dice que sí, que lo recibió pero cuando intenta explicarle el motivo, Bruno cuelga solo diciéndole "hasta siempre".

Lucía no piensa volver a perder contacto con Bruno, y se dirige al conventillo para contarle cómo fue la situación. Pero el español no cambia de postura y se muestra muy severo con su amiga. No piensa entablar diálogo si es que va a perdonar al asesino, y aunque Lucía le explica qué averiguó en el burdel y que es muy probable que Julia haya muerto a manos de otro hombre, el español confía de su instinto y sabe que eso no es así.

De esa forma, ambos vuelven a alejarse, y esta vez parece que será para siempre. Depende de Lucía entonces cambiar su posición y asumir que Gabriel esconde ese homicidio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.