Bailando por un sueño 2017: el merengue arrancó con altibajos