Bienvenidos a bordo: el día que Luciano Castro y Guido Kaczka casi terminan a las trompadas

Luciano Castro, y una noche que casi termina mal.
Luciano Castro, y una noche que casi termina mal. Crédito: Instagram
(0)
9 de junio de 2020  • 01:02

Un conductor con trayectoria en el medio es un plus para cualquier programa. Y más cuando se trata de Guido Kaczka, que además de llevar adelante programas, se desempeñó gran parte de su vida como actor.

Al frente de Bienvenidos a bordo, y siempre sin red, Guido está expuesto a lo que pueda suceder. Contener a la siempre desbordada Rocío Marengo, ponerle suspenso al más simple de los juegos, o someterse a personas del público (en este caso, taxistas) que lo conocen, tienen referencias de él o simplemente lo cruzaron en algún momento de su vida. Y cuando nada de esto ocurre, es el propio Guido quien elige mandarse al frente sin pensarlo demasiado.

Bienvenidos a bordo: el día que Luciano Castro y Guido Kaczka casi terminan a las trompadas - Fuente: El Trece

05:21
Video

En el programa del lunes, un juego trajo a colación los comienzos adolescentes de Luciano Castro, época en que con el conductor del programa eran "amigotes". "Una vez con Luciano Castro fuimos a los videojuegos que estaban abajo del hotel Provincial, en Mar del Plata. Estábamos haciendo tiempo para ir a ver Batman Forever en trasnoche. Estábamos jugando al tejo, y pasa uno y le canta 'Bella, bella, bella' (canción que el joven actor había popularizado en el programa Jugate conmigo), y él agarra el tejo, se da vuelta y dice: 'Quién me dijo: bella, bella, bella'".

Luciano Castro | Bella en Ritmo de la Noche (1993)

03:30
Video

La cosa prometía terminar mal, al menos eso es lo que entendía el también adolescente Guido: "Era a la noche, había cinco personas. Yo dije: si cuatro lo agarran a él, alguno va a terminar viniendo conmigo. Yo le decía: 'Luciano, pará', mientras me corría un frío. Después nos fuimos, y mientras yo le decía 'cómo vas a hacer eso, comprometías mi integridad', él me miraba con una cara". Por suerte la historia terminó ahí, y hoy es apenas una anécdota divertida entre dos famosos, que todavía no eran tan famosos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.