Brillante despedida del ciclo “Los simuladores”

(0)
21 de junio de 2002  

Anteanoche terminó la primera temporada de “Los simuladores”. Y aunque desde el miércoles se verán los mejores episodios del ciclo, el final no podría haber sido mejor. El capítulo se llamó “Un trabajo involuntario” y mostró a Santos (Federico D’Elía), Ravenna (Diego Peretti), Lampone (Alejandro Fiore) y Medina (Martín Seefeld) sacando a un criminal de la cárcel. Una misión que sólo ejecutaron presionados por el secuestro de Santos, el estratego del grupo. No sólo fue éste uno de los mejores capítulos del ciclo que ahora termina, pero que volverá a la pantalla de Telefé, y puede que al cine en forma de largometraje, sino que además fue el programa más visto de su franja horaria y del ciclo con un promedio de 23,9 puntos de rating.

Un episodio que, como todos los anteriores, jugó con las sutilezas, el humor y el ridículo y siempre logró sostener el equilibrio entre ellos. Tal vez por ser la última historia de la temporada ésta estuvo llena de momentos inspirados como aquél en que Medina propone como destino de vacaciones las sierras de Córdoba para visitar “el laberinto de Los Cocos” o ése en que el director de la cárcel, interpretado por Pachi Armas, le recita un parlamento de la película “El padrino” al falso policía siciliano de Ravenna.

Para el final, con la tarea cumplida, el grupo decide irse de vacaciones. Pero, fieles a su estilo, todo lo que puede salir mal sale mal y terminan subidos a un avión en vías de ser secuestrado. Para ellos, un nuevo problema por resolver y para el público la ansiedad de esperar hasta que vuelvan para ver cómo lo harán.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.