Cómo fue la despedida de Susana Giménez y qué balance deja su ciclo 2016

Susana Giménez se despidió de 2016
Susana Giménez se despidió de 2016 Fuente: Archivo
Repasamos la despedida de la diva y los momentos más importantes de este último año
Martín Fernández Cruz
(0)
19 de diciembre de 2016  • 09:36

El programa de Susana Giménez se despidió y, como suele ser costumbre, sin fecha precisa de regreso. A lo largo de 2016, la diva fue protagonista de algunos de los momentos que marcaron la televisión y su histórico living siguió siendo el lugar elegido por los famosos para confesarse. Por ese motivo, su último programa debió estar a la altura de las circunstancias. Con una charla inicial junto a Antonio Gasalla y Moria Casán , la diva comenzaba a decirle adiós a una temporada que dejó algunas alegrías y otros momentos más amargos. Y siempre pendiente de apostar a más hasta se dio el lujo de protagonizar un sketch con las estrellas más importantes del año , para luego entrevistar a Ricardo Darín y Leonardo Sbaraglia , cerrando la emisión con Lali Espósito . Con su popularidad intacta, Susana culminó con un año redondo y demostró una vez más por qué su programa siempre logra marcar la diferencia.

Living político

Una de las novedades más interesantes que dejó este año fue el intento de Susana por darle a su programa un matiz político. Consiente de ser competencia directa del programa de Jorge Lanata, en el cual la información periodística es el centro, Giménez buscó hablar de política desde un costado algo más informal, y con ese objetivo en mente tuvo como invitada a Lilita Carrió . Al poco tiempo, y buscando trabajar el mismo tono, recibió a María Eugenia Vidal, en otra charla que osciló entre la política y la vida diaria de la gobernadora bonaerense . Y justo cuando parecía que iba a hacerse habitual ese tipo de segmento, la conductora prefirió descartar el lado político y volver a las notas vinculadas con el espectáculo, reconociendo que allí es donde se encuentra su verdadero fuerte.

Rating

En materia de televidentes, 2016 fue un año de mucha pelea para la diva. A comienzos del ciclo, promediando el mes de julio, Susana lograba imponerse con relativa comodidad frente a su competidor más directo: Periodismo para todos . Pero Jorge Lanata, un hombre atento al rating, dio batalla con una entrevista a Mauricio Macri, el 24 de julio, que lo llevó no solo a ganarle a su competencia, sino incluso a ser lo más visto de ese fin de semana (15,4 puntos de rating logró PPT versus los 15 puntos de Susana ). En los siguientes meses, ambos programas compitieron palmo a palmo y muchas veces se sacaron ventajas de muy pocos puntos ( una de las excepciones sucedió el 20 de octubre cuando Susana midió 18,6 contra los 14,5 de Lanata ). En su último programa, y sin ninguna competencia fuerte que pudiera hacerle sombra, el programa de Su llegó a arañar los 20 puntos de rating, un número muy bueno para las cifras que se manejan ahora en la pantalla chica.

El affaire con Facundo Moyano

Uno de los episodios que mejor capitalizó el programa fue el de los rumores que circularon (y circulan) sobre una supuesta relación entre Susana y Facundo Moyano . Frente a las versiones que crecían y crecían, la propia Giménez no dudó en recibir en su programa al político, para junto a él desmentir esa relación. Con el correr de las semanas, el rumor no se apagó y de una u otra forma, siempre el supuesto affaire estuvo presente en el programa de la diva, mientras que ella muy divertida nunca dejó de negar una relación . Incluso en su última emisión, Moria Casán volvió a poner esa discusión sobre la mesa. Sea como fuere, haya o no un vínculo romántico entra la conductora y el político, lo cierto es que el posible romance entre ambos fue uno de los rumores más importantes del año y Susana supo perfectamente cómo jugar desde su ciclo con esa noticia.

La palabra más buscada

Atentos a los escándalos del año, los productores del programa, en varias oportunidades, lograron conseguir sentar en el living a muchas figuras que por una u otra razón, eran piezas muy codiciadas por otros ciclos televisivos. Una de las entrevistas más explosivas en ese sentido, fue la de Vicky Xipolitakis , que no dudó en ir a su programa para hablar sobre su ruptura con José Ottavis y los fantasmas que sobrevolaron a esa relación.

Otro de los escándalos del año lo protagonizó una Amalia Granata embarazada cuando descubrió que su pareja le había sido infiel. Y en medio de un huracán mediático que la tuvo como protagonista, ella eligió sentarse con Susana y allí contar su versión de los hechos .

En un tono más serio, otra de las grandes entrevistas que realizó Giménez este año fue a María Valenzuela, luego de que la actriz atravesara una difícil situación emocional como consecuencia de la muerte de un muy querido amigo.

La entrevista a Matías Alé y un comentario desafortunado

Luego de atravesar una recaída, Matías Alé también eligió el living de Su para reaparecer en los medios . El actor compartió con la conductora una charla extensa y relajada, en la que pudo hablar con honestidad sobre sus problemas y su lucha personal por mejorarse. Pero en la entrevista, mientras hablaban de la fama de mujeriego del actor, Susana comentó que peor sería que le gustaran los hombres. La frase generó un repudio inmediato y eso se evidenció en las redes sociales y en los días siguientes a la emisión. Atenta a mantener la paz con su público, Susana no dudó en pedir disculpas al domingo siguiente .

La importancia de Antonio Gasalla

Ya sea en la piel de la Abuela o de la empleada pública, es indudable que Antonio Gasalla sigue siendo el mejor compañero al que Susana puede aspirar. La dinámica entre ambos se mantiene intacta, y gracias a los diálogos totalmente improvisados es que Gasalla logra sacarle a la diva varios de sus comentarios más ocurrentes. Y si bien en este año hubo comediantes (como Fátima Florez o Lizy Tagliani ) que pasaron por el ciclo y demostraron tener potencial para reemplazar a Gasalla en caso de una eventual partida, lo cierto es que nadie puede hacerle sombra a Antonio.

Y el momento bizarro fue…

A pesar de sus bondades es innegable que el programa de Susana a veces también puede albergar situaciones que bordeen lo bizarro y este 2016 tuvo tres momentos que dejaron a la platea totalmente sorprendida. El primero lo protagonizó Alberto Samid, que no tuvo mejor idea que llevar al estudio a una vaca para que Susana pudiera ordeñarla , una situación algo extraña que desentonó un poco con el ritmo típico del programa. El segundo segmento bizarro se dio con la llegada de Cristian Castro, que con su pelo teñido de verde a lo Joker, no dudó en robarle un beso a la conductora . Y si de besos y momentos hot hablamos, imposible no mencionar el encuentro de la diva con Sergio Marone (Ramsés en la novela Moisés y los diez mandamientos ), que demostró un nivel de caradurismo alarmante al sacarle un apasionado beso a la diva.

Y de esta forma Susana Giménez despidió 2016, otro año en el que demostró que su programa sigue marcando agenda. Y ahora la pregunta del millón, ¿volverá a la televisión en 2017 Ella asegura que quiere, pero que aún no firmó nada... habrá que esperar entonces.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.