El dueño del canal América apuesta a un perfil "político"