Fanny Mandelbaum, víctima de una "pornoextorsión": "Me pidieron 2500 bitcoins para no divulgar mis videos"

Fanny Mandelbaum contó que es víctima de una "pornoextorsión"
Fanny Mandelbaum contó que es víctima de una "pornoextorsión" Crédito: Captura de pantalla
(0)
21 de abril de 2020  • 13:51

Este martes, en Los ángeles de la mañana estaban tratando el tema de las ciberestafas durante la cuarentena e hicieron especial hincapié en las extorsiones sexuales. Al parecer, los hackers envían mails a las casillas personales aduciendo que tienen una foto o video privado de sus potenciales víctimas mirando películas pornográficas y, a cambio de no difundir ese supuesto material, exigen dinero. Mientras debatían en el piso, Angel de Brito interrumpió para dar a conocer un curioso testimonio.

"Tengo una comunicación telefónica de una víctima a la que la quisieron extorsionar.Se van a sorprender con el nombre, porque es la señora Fanny Mandelbaum", expresó el conductor ante la mirada atónita de sus panelistas. Muy simpática, la periodista empezó a contar su experiencia: "A mí no me mandaron solo un mail, me mandaron 30 con distintos remitentes. Yo lo abría y era siempre lo mismo. Me pidieron 2500 bitcoins [monedas virtuales] para no mandar mis videos porno", comentó con cierta picardía.

En cuanto a cómo fue su reacción frente a este intento de estafa, Mandelbaum confesó: "Yo tengo una ventaja: formo parte del 90 por ciento que nunca vio porno, porque no me gusta. Pero tengo un hijo, entonces lo primero que hice fue preguntarle a él si había usado mi computadora. A lo cual me respondió: ‘No necesito la tuya porque tengo la mía’. Entonces me quede tranquila", lanzó, entre risas.

Tras asegurar que no saben su verdadera identidad y que nunca contestó ningún mail, la conductora dio más detalles: "No saben si soy mujer u hombre, porque mi mail no tiene mi nombre. Entonces insistían porque pensaban que era un hombre. Decían que tenía muy buen gusto por mis elecciones de películas. Eran un mail larguísimo. Me llegaba en inglés todos los días".

Minutos después, la periodista cambio de tema e hizo referencia a la medida que dispuso el Gobierno de la Ciudad para restringir la circulación de mayores de 70 años, y mostró su descontento. "Yo estaba muy enojada. Pensando que el 147 iba a estar colapsado ayer llamé y me llevé una gran sorpresa. Llamé con tono de antipática y a los 10 segundos me atendieron. Les dije que yo tenía que ir al supermercado y era la única que podía ir porque tenía tarjeta y no efectivo y además que tengo un perro que no sale a pasear con nadie, solo conmigo. Y una chica amorosa me dijo que estaba bien pero que tenga todas las precauciones necesarias y me autorizo por 48 horas", comentó sorprendida.

"Igual me parece un atentado contra las libertades. Yo soy una mina que se arregla sola, manejo, voy al supermercado, hago las cosas de la casa, el año pasado hacia 4 programas y soy responsable. Primero, quiero vivir porque quiero estar en el casamiento de mis bisnietos, y segundo, tomo todas las precauciones habidas y por haber", agregó molesta.

En cuanto a cómo está pasando estos días de aislamiento, Fanny confesó extrañar mucho sus salidas al teatro, aunque ahora ve las obras de manera virtual. "Tengo los trapos con lavandina por toda la casa, alcohol en gel, jabones en todos los baños. Voy al super una vez por semana con guantes, barbijo. Llego y desinfecto todo el carrito y algunas cosas me las hago traer. No compro online porque me gusta ver lo que compro", advirtió la periodista, que sigue haciendo su programa radial desde su casa.

Y enseguida, contó una divertida táctica para compartir las tareas domésticas: "Acá en el edificio tengo dos intimas amigas e hicimos 'el club de la sexagenarias'. Hay una que entiende mucho de internet y le doy la plata y me hace todos los pagos de los impuestos. Otra cocina maravillosamente bien. Nosotras cenamos una noche en cada casa, tenemos palier privado y ahí tenemos el trapo con lavandina y lo pasamos bárbaro", señaló mientras confesó no tener habilidades en la cocina.

"Yo no sé cocinar nada. Por suerte tengo a mi hija que cocina maravillosamente bien, todos los días la llamo para ver como se hacen las milanesas. Ella empezó a cocinar a los 12 para poder sobrevivir. Mi marido también cocinaba muy bien; me encantaban sus asados, hacía unos ajíes con picante y un plato que se llama 'ropa sucia' que me encantaban", recordó emocionada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.