Gastón Soffritti, sobre trabajar en Simona con Juan Darthés: "Estuvimos bancándonos como grupo porque no era un momento fácil"

Gastón Soffritti sólo se tomó una semana de vacaciones en Punta del Este, antes de encarar su debut como conductor en un ciclo de entretenimientos
Gastón Soffritti sólo se tomó una semana de vacaciones en Punta del Este, antes de encarar su debut como conductor en un ciclo de entretenimientos Crédito: gentileza Kuarzo
Ivanna Zanella
(0)
10 de enero de 2019  • 00:04

Mientras sus compañeros de colegio se divertían con juguetes, Gastón Soffritti crecía entre cámaras. Cambió de escuela varias veces para poder mantener su precoz carrera actoral. Debutó en una pantalla hace casi dos décadas y desde entonces nunca más se alejó de los escenarios y estudios de grabación. Pero este actor y músico de 27 años está lejos de sentirse realizado y quiere "seguir creciendo en el mundo artístico".

Desde hoy, Soffritti incursiona en un nuevo rol televisivo: la conducción de Pareja o Despareja. Pero no lo hace solo. El programa de entretenimiento de Net TV, que pone a prueba y premia el amor de los matrimonios participantes, es coconducido por su novia Stefi Roitman. Son pareja desde el año pasado, cuando compartían las grabaciones de la tira Simona de Eltrece y empezaban a trascender las acusaciones por acoso sexual contra Juan Darthés, protagonista del ciclo .

En diálogo con LA NACION, Soffritti comparte sus recuerdos del año pasado y de la gira con Patito Feo por Nicaragua junto a Thelma Fardin. También revive los principales momentos de su trayectoria y cuenta cómo encara su nuevo proyecto profesional, que desafía a su relación de pareja.

Gastón y Stefi se conocieron durante las grabaciones de Simona; al tiempo se pusieron de novios y ahora debutan con la conducción compartida del nuevo ciclo de Net TV
Gastón y Stefi se conocieron durante las grabaciones de Simona; al tiempo se pusieron de novios y ahora debutan con la conducción compartida del nuevo ciclo de Net TV

–Recién volviste de vacaciones para comenzar a grabar. ¿Cómo viviste Punta del Este este verano?

–Me fui una semana. Para mí es un placer ir a Punta del Este. Yo siempre la paso bien. Haya gente o no haya gente. Es un lugar increíble donde me puedo desconectar y puedo hacer mi vida. Tengo familia allá y eso me hace sentir como en casa. Juego al golf algunos días, voy a la playa. Hago una vida muy desconectada del laburo.

–¿Cómo te llegó la propuesta para conducir Pareja o Despareja?

–Ya hace varios años que Martin Kweller (CEO de Kuarzo Entertainment Argentina) me viene llamando para que conduzca, pero no se dio en otras oportunidades por distintos motivos. Tenía otras novelas o no me sentía preparado como para hacerlo. Cuando volví a trabajar con ellos como asociado en la producción de Millennials, la serie que salió parte del año pasado por Net y vuelve a arrancar en marzo, Kweller me volvió a ofrecer la posibilidad de conducir y me convenció.

–¿Cómo te preparás para tu primera experiencia de conducción?

–No hay mucho de preparación técnica o de lo que tengo que hacer o no tengo que hacer. Con los pilotos que hicimos en pruebas de cámara fui viendo qué es lo que mejor me salía y qué rol podía ocupar. Es prueba y error. No hay una técnica específica. Me imagino que con el tiempo también te vas dando cuenta para donde llevar el programa.

–¿Cómo se definió el formato del programa con juegos?

– Pareja o Despareja es un programa de entretenimientos pero pensamos otras ideas. Podíamos hacer algo de estilo social, como Ser Urbano, de Gastón Pauls, o un programa de interés general. Pero creemos que la gente necesita divertirse y faltan programas que descontracturen y relajen a la noche.

–¿Tuviste que ver con la idea?

–Un poco sí. El formato lo dijo Martín (Kweller) hace un tiempo. Yo empecé a poner mano en la metodología de los juegos y por donde iba a ir el programa.

–¿Cuánto tiempo crees que van estar en pantalla?

–No lo sabemos. Hoy en día mucho depende de los números. Net es un canal muy nuevo que recién está arrancando. Y a mí me gusta arrancar por acá, porque obviamente no tengo las presiones de un un canal como Telefe o Eltrece, en donde hay que medir una mínima cantidad de puntos para no quedarse afuera. Entonces es ir probando y ver si el formato funciona.

–Vas a conducir con tu novia, Stefi Roitman, ¿cómo esperan que impacte en la relación que tienen desde el año pasado?

–Obviamente es un desafío conducir en pareja, porque hay que ponerse de acuerdo en varias cosas para no chocar. Es muy difícil correrse del rol de novio o de novia durante el programa, pero tratamos de hacerlo cien por ciento y ser dos personas que van a trabajar y que co-conducen. Obviamente hay mucho chiste interno. Nos conocemos un montón y tenemos nuestra química en particular. Pero el programa tiene una estructura: ella va a ser más la parte estructural y yo la parte descontracturada, de buscarle a los participantes historias.

El gran éxito de Graduados : "Me acababa de ir a vivir solo. Tenía 20 años. Ganaba buena guita. Salía a los boliches y tenía una mesa en cualquier lugar para sentarme con todos mis amigos y tomar alcohol. Uno entra en una bola y no se da cuenta bien qué le pasa"
El gran éxito de Graduados : "Me acababa de ir a vivir solo. Tenía 20 años. Ganaba buena guita. Salía a los boliches y tenía una mesa en cualquier lugar para sentarme con todos mis amigos y tomar alcohol. Uno entra en una bola y no se da cuenta bien qué le pasa" Crédito: gentileza Kuarzo

–¿La propusiste vos para la conducción?

–Ella ya hacía Tenemos wifi en Net. Primero la idea era que yo conduzca solo pero después a Martin (Kweller) se le ocurrió que podíamos llegar a hacerlo juntos para el verano, por lo menos para arrancar. Me pareció una muy buena idea y además me siento contenido haciéndolo con ella. Por eso acepté.

–¿Vos creés que la conducción puede fortalecer la relación que tienen desde el año pasado?

–Yo creo que cada relación es un mundo distinto. Nosotros tenemos bien claro que esto es un trabajo y lo tomamos como tal. Si nosotros vemos que el trabajo puede llegar a poner en peligro a la pareja o algo por el estilo, se hablará y se verá cómo se resuelve. No creo que eso suceda porque realmente nos llevamos muy bien y es muy fácil ponernos de acuerdo.

–¿Son celosos?

-Cero. Nada.

–Tuviste varias parejas en los últimos años, mayormente figuras del espectáculo. ¿Por qué crees que duraron poco tus relaciones anteriores? ¿Sentís que Stefi es la indicada?

–Creo que tiene que ver con la edad. Yo tengo ahora 27, estoy un poco más grande y quizás un poco más establecido. Este noviazgo lo vivo más relajado. Antes me preocupaba mucho por todo y vivía con demasiada intensidad. Las relaciones de pareja las vivía de otra manera. Se hacía un poco difícil de las dos partes para llevar adelante la relación. Me apuraba también en ponerme de novio. Uno va aprendiendo con el tiempo. Yo creo que todas las relaciones son distintas. En esta yo siento demasiada libertad a la hora de poder crecer en mi trabajo y poder compartir con ella al mismo tiempo.

Gastón Soffritti y Stefi Roitman pondrán a prueba el amor de los matrimonios invitados en Pareja o Despareja
Gastón Soffritti y Stefi Roitman pondrán a prueba el amor de los matrimonios invitados en Pareja o Despareja Crédito: gentileza Kuarzo

–¿Piensan que a futuro podrían encarar proyectos o estar a cargo de negocios juntos, ya que ella también se formó como licenciada en Economía Empresarial, en la Universidad Torcuato Di Tella?

–Siempre pensamos por fuera. Nos divierten mucho los negocios. Ella tiene una buena formación. A mí me gusta lo empresarial igual que lo artístico. Así que existe la posibilidad de que emprendamos algo que tenga o no que ver directamente con el rubro.

–¿Dónde te ves de acá a cinco años?

–Que buena pregunta. Mi idea es seguir creciendo dentro de este mundo. Ya hace casi 19 años estoy dentro de este mundo. Yo nunca me quedo quieto ni nunca estoy haciendo lo mismo. Voy abriendo el juego y paso de actuar a producir y de producir a conducir. Me parece que a este medio muchas veces le falta actualizaciones más rápido, como a un celular que tiene un software que pide actualizaciones. Este medio necesita de nuevas ideas. Un poco, lo que yo intento hacer sumándome a otro grupo de pibes, que viene con cierto empuje es darle aire.

–¿Cuál fue hasta ahora tu rol o trabajo preferido?

-A mí me gusta mucho producir, porque siento que puedo cumplir todos los otros roles al mismo tiempo. Cuando producís te ocupas no sólo de la parte financiera, sino también artística del proyecto, el armado de libro, la elección de personajes. Me siento muy cerca de otros roles para darle mi impronta y contar lo que me pasa a mí por la cabeza. El rol de la conducción no tiene nada que ver. Pero en algún punto sí, porque un conductor es un productor en acción. Busca lo que se necesita para que el programa funcione. Todo en algún punto se conecta.

-¿Cuál fue el momento más difícil de tu carrera?

-Cuando me fue mejor, durante la tira Graduados. Cuando uno hace algo que es muy exitoso, como lo fue ese programa, que medía 34 puntos de rating, cuesta salir a la calle y caminar tranquilo. Es difícil bancárselo. La cabeza tiene que estar muy preparada para no pasarla mal. No por la gente, sino por lo que a uno le sucede. Porque uno cree que eso va a durar mucho tiempo y que siempre va a ser así. Y obviamente que es un subibaja constante. Por eso es tan espectacular y tan emocionante.

–Y eso que ya tenías varios años de experiencia en esos momentos.

–Sí, pero de experiencia actoral, no de vida. Me acababa de ir a vivir solo. Tenía 20 años. Ganaba buena guita. Salía a los boliches y tenía una mesa en cualquier lugar para sentarme con todos mis amigos y tomar alcohol. Uno entra en una bola y no se da cuenta bien que le pasa. Con un espíritu y una mente poco sólidos, te podés caer al piso.

–¿Qué recordás de la gira que hiciste con Patito Feo por Nicaragua, en 2009?

–Teníamos 16 años. Para nosotros era como estar en Disney constantemente. No solamente porque viajábamos por todo el mundo y conocíamos lugares nuevos sino porque llenábamos estadios al nivel, sin exagerar, de los Rolling Stones.

–Por eso esperaba que dijeras que ese había sido el momento más difícil de tu carrera...

–No, porque era bastante inconsciente en ese momento. Después uno se vuelve más consciente y ahí vienen los problemas.

–¿Seguís en contacto con parte del elenco? ¿Cómo los impactó la denuncia de Thelma Fardin ?

–Fue muy fuerte. Estamos en contacto con un grupo que se creó después de eso. Nos volvimos a reencontrar todos después de muchos años. Con algunos me sigo viendo y juntando semanalmente pero con otros no. Y este tema desató la palabra de cada uno y empezamos a hablar de lo que había pasado. Ninguno se dio cuenta de nada de lo que estaba pasando en ese momento porque estábamos en otra. Realmente éramos chicos y no pensamos que podían pasar cosas así.

La justicia es muy lenta y es muy difícil que un caso así se compruebe. Pero ojalá que si fue así como se dice, que pase lo que tenga pasar y que vaya preso quien tenga que ir preso

–¿Ninguno recordó algún episodio raro o extraño?

–No. Escuché que varias de las chicas salieron a hablar sobre muchas situaciones que se vivían en Patito Feo, que en ese momento no se sentían como un abuso pero hoy se ven con los ojos de 2019 y las sentís como un abuso. Hay que evaluar las cosas según el contexto, sino se dejarían afuera un montón de cosas que son importantes.

–¿Qué opinión tenés sobre el caso? ¿Creés que los puedan citar para declarar en la causa?

–Calculo que existe la posibilidad que nos citen y que podamos ir a hablar sobre lo que nos pasaba en ese momento, pero al ser algo tan lejano es un poco difícil. Porque si teníamos algún recuerdo raro de ese momento ya quedó medio desdibujado. Se empiezan a sacar hipótesis que no tenemos ni idea. Ahí los únicos que saben qué es lo que pasó son Thelma (Fardin) y Juan (Darthés). Nosotros estamos en el medio y nos enteramos al igual que todos sobre lo que sucedió. Sobre lo judicial, yo creo que la justicia es muy lenta y es muy difícil que un caso así se compruebe. Pero ojalá que si fue así como se dice, que pase lo que tenga pasar y que vaya preso quien tenga que ir preso. No hay vuelta para darle.

–¿Estás en contacto con Juan Darthés? ¿Le pidieron explicaciones?

–No, para nada. Él no habló más con ninguno. Conmigo por lo menos no. Calculo que seguirá en Brasil como escuché por ahí.

Angela Torres y Juan Darthés, en el comienzo de las grabaciones de Simona
Angela Torres y Juan Darthés, en el comienzo de las grabaciones de Simona Fuente: LA NACION

–En relación a las recientes declaraciones de Ángela Torres sobre las grabaciones que compartieron el año pasado de la tira Simona, mientras trascendían las acusaciones contra Darthés, ¿cómo se sintieron ustedes? ¿Cómo fue el vínculo con él?

–Yo creo que ella ya en ese momento tenía una postura tomada. El contexto en el que estaba sucediendo todo y siendo la compañera de trabajo, obviamente la ponía bastante incómoda tener que trabajar juntos. Pero estuvimos todos bancándonos como grupo porque no era un momento fácil. Nosotros estábamos muy enfocados en el proyecto. Simona era un proyecto muy lindo. Las acusaciones manchaban nuestra alegría y nos desenfocaban. El programa era para chicos y teníamos que tener más cuidado aún. Creo que lo supimos llevar bien. No era sencillo por la posición en la que estábamos. El proyecto salió adelante. Obviamente nos daba mucho miedo que se diera todo de baja porque al haber una persona acusada dentro del elenco existía esa posibilidad. Entonces se dividieron las aguas. Las mujeres tomaron un poco de distancia y el ambiente se puso más tenso, lógicamente, por lo que venía sucediendo. Pero el programa terminó en su tiempo y forma. Después pudimos hacer teatro y giras, que fue una etapa que lo pudimos disfrutar más.

–¿Hablando de chicos, seguís conservando tus amistades de la infancia?

–Al trabajar de tan chico en la tele, yo nunca fui de tener demasiados amigos. Tengo mi grupo, pero no soy un pibe de doscientos amigos. Nunca pude establecer ese tipo de vínculos como los chicos que hacen del jardín hasta terminar la secundaria con el mismo grupo. Yo cambié cinco veces de colegio, por horarios de grabación, porque me he mudado, porque no me servía la escuela si era muy exigente o porque yo quería algo más exigente. Entonces fui cambiando. Tuve amistades más cortas. Después pude formar mi grupo actual por fuera del colegio y por fuera de la actuación, aunque también lo tengo adentro.

–Al terminar la secundaria decidiste estudiar teatro. ¿Te planteaste estudiar otra cosa en algún momento?

–No algo puntual. Cuando estaba en quinto año me gustaba mucho psicología. Por ahí pensaba en hacer algo de eso. Después con el tiempo me fui dando cuenta que soy muy curioso. Leo todos los días. Me tomo casi una hora por día para leer todos los diarios, no solamente de acá sino también de afuera. Para mi ese es el estudio. Voy leyendo. No termino ningún libro, pero leo todos.

–Alguno que te haya gustado y que recomiendes.

– El arte de desaprender (Enric Corbera). Es muy interesante. Porque venimos codificados de una manera, como nos enseñaron y les enseñaron a nuestros viejos y a nuestros abuelos. Hace 100 años fue la Primera Guerra Mundial. Venimos con toda esa codificación emocional y mental que es basura, que es recontra estructurada y que no tiene que ver con lo que nos pasa. Es más difícil sacarse de encima todos esos quilombos que aprender cosas nuevas.

–Comienza 2019, luego de un año con presencia muy activa del colectivo Actrices Argentinas. ¿Qué esperas que ocurra en los próximos meses en materia de igualdad de género en el ámbito artístico?

–Me parece que va a seguir avanzando. Ya se inició un proceso que no tiene vuelta atrás. Está buenísimo que eso suceda. Sobre todo con respecto a la cantidad de femicidios. Tiene que cambiar de una vez por todas. Tenemos que ser más equitativos en un montón de cosas.

¿Dónde y cuándo verlo? El programa Pareja o Despareja, que se emite desde hoy por Net TV, de lunes a viernes, a las 22.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.