Guillermo Coppola recordó el día que intentó seducir a Sophia Loren: "Le pedí un beso y me dio un piquito"

Guillermo Coppola recordó el día que intentó seducir a Sophia Loren: "Le pedí un beso y me dio un piquito"
Guillermo Coppola recordó el día que intentó seducir a Sophia Loren: "Le pedí un beso y me dio un piquito"
(0)
24 de agosto de 2020  • 15:01

Es sabido que Guillermo Coppola es un gran narrador de historias, y por eso siempre es capaz de sorprender al público con alguna anécdota desconocida. Esta vez, recordó el día que intentó seducir a Sophia Loren.

"Estábamos en un hotel de Capri, donde habíamos ido a almorzar con Diego [Maradona] y Claudia [Villafañe]. Terminamos y salí a fumar y bajo una sombrilla, en una reposera, estaba Sophia Loren y yo la recordaba de la película Ayer, hoy y mañana, cuando se ponía las medias negras. Era el año '87", contó en Intrusos. "Me acerqué, estaba divina y la saludé. Le dije: 'Ciao, Sophia, soy el manager de Diego Maradona". Y me ignoró. Sólo me preguntó: '¿Está Maradona acá?'. Fui a buscarlo, los presenté y después tuvimos que volver a Nápoles porque Diego entrenaba".

Pero Coppola no se dio por vencido: "Invité a Sophia a la cancha, a ver un partido. La fui a buscar, tenía medias y stilettos negros. Vio el partido, y cuando terminó, Diego firmó una camiseta para el hijo de Sophia. La llevé a su hotel y más tarde fuimos a cenar a un restaurante hermoso. Cuando terminamos le dije: '¿Dónde vamos?'. Y ella me dijo: 'Al hotel'. Hice los tres kilómetros más rápidos de la historia, nos bajamos, le abrí la puerta del auto, pidió las llaves de la habitación, y en la puerta del ascensor me dijo: 'Guillermo, sos un hombre fascinante pero esto termina acá. Estoy enamorada de mi marido, Carlo Ponti'. Yo me quería matar. Le pedí un beso y me dio un piquito".

Entusiasmado, Coppola también contó que estuvo en un hidromasaje con Ornella Mutti: "Le toqué un pie en un hidromasaje con leche de cabra. Tenía una baranda esa leche, pero estaba con ella. Hermosa, con esos ojos turquesas".

Otra anécdota divertida que relató fue la del día que vio a David Beckham desnudo. "Estábamos en un sauna y me presenté; esa noche íbamos a cenar con el director deportivo del Milan. Beckham no sudaba, me saqué el toallón para ver si él se lo sacaba, yo quería ver a Beckham en bolas. Como no se lo sacaba, levanté la temperatura del sauna, la puse a cien y dure ocho segundos del calor que hacía. Y él no salía. Después fuimos a la ducha y cuando se sacó el toallón yo lo agarré y se lo escondí. Un Beckham a lo grande", concluyó, con picardía.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.