María Bopp, de Llámame Bruna a El Host: "Para mí, trabajar en Argentina fue buenísimo"

La actriz nacida en San Pablo conversó con LA NACION sobre la tercera temporada de la serie en la que interpreta a una prostituta
La actriz nacida en San Pablo conversó con LA NACION sobre la tercera temporada de la serie en la que interpreta a una prostituta Crédito: Gentileza FOX
Martín Artigas
(0)
8 de diciembre de 2018  • 00:10

"Mucho gusto, ¿cómo estás vos?", pregunta, desde su San Pablo natal, Maria Bopp. Los cuatro meses que vivió en Buenos Aires hicieron "estragos" en el español de la actriz de El Host ', que admite sentir un poco de "saudade" -esa hermosa palabra en portugués que podría traducirse como "nostalgia"- por sus días en el país. "Ya tengo incorporado el acento argentino", dice del otro lado de la línea.

La excusa para entrevistarla es el lanzamiento de la tercera temporada de Llámame Bruna, la serie de FOX Latin America que estrena este viernes. Allí, compone a la protagonista del relato: una joven que alguna vez se llamó Raquel, pero que decidió iniciarse como escort utilizando el seudónimo de Bruna Surfistinha. Poco a poco, la chica tímida y acomplejada va quedado atrás, y es la mujer sexual, ambiciosa y atrevida la que gana terreno.

Para Bopp, ponerse en la piel de una prostituta fue todo un desafío: al momento de presentarse en el casting, trabajaba como continuista de cine y no poseía experiencia alguna como actriz. Sin embargo, los productores vieron en ella a una artista lo suficientemente versátil como para interpretar el rol y ponerse al frente del proyecto. La tercera temporada de Llámame Bruna, justamente, puso a prueba esa capacidad de transformación: a través de constantes saltos temporales, bucea en el pasado de la protagonista para ilustrar cómo Raquel llegó a convertirse en Bruna.

Trailer de la tercera temporada de Llámame Bruna - Fuente: FOX

02:05
Video

"En estos nuevos episodios hay flashbacks que nos llevan a su pasado, que nos muestran el bullying escolar del que Raquel fue víctima y cómo era el día a día con su familia", explica Bopp. "Así podemos tener una mejor idea de cómo fue el camino que condujo a esta chica de clase media a convertirse en una prostituta. Al mismo tiempo, vemos en el presente cómo Bruna se siente mucho más poderosa, financieramente independiente y muy segura de sí misma, en contraposición con la Raquel insegura, frágil e inocente que alguna vez fue".

-Este fue tu primer trabajo como actriz. ¿De qué modo cambió tu vida meterte con un protagónico tan fuerte?

-Cambió mi vida de una manera práctica, pero no tanto como la gente imagina. No es que sea hoy muy famosa, con las personas arrojándose sobre mí en la calle… Como la serie no es emitida en televisión abierta, la llegada al público es menor. Eso me protege un poco, porque en la serie estoy muy expuesta, no sólo por los desnudos sino también porque entrego todo lo que tengo para componer a este personaje. Y también Llámame Bruna me abrió muchas puertas. Sin ir más lejos, para mí trabajar en Argentina fue buenísimo.

-¿Cómo fue la experiencia en Argentina?

-Muy buena. Hacer comedia por primera vez en mi vida, hacer números musicales y actuar hablando otra lengua… Fueron muchas cosas nuevas de una sola vez. Me divertí muchísimo con todo el elenco de El Host, con todo el equipo, viví en Buenos Aires por casi dos meses y fue muy lindo, de verdad. Me gustaría mucho volver.

En El Host, Bopp compuso a Andy, la secretaria de Adrián Suar
En El Host, Bopp compuso a Andy, la secretaria de Adrián Suar Crédito: Prensa FOX

-¿Notaste alguna diferencia en la forma de trabajar?

-Antes que nada, debo decir que el sindicato en Argentina es mucho mejor que en Brasil, protege mucho al elenco y también al equipo técnico en cuanto a la cantidad de horas de trabajo y las condiciones en general. También, con El Host fue la primera vez en mi vida que hice todo en estudio, con tres cámaras al mismo tiempo… Fue un trabajo bien televisivo, porque Llámame... también es para tele pero tiene una dinámica y un tratamiento más cinematográfico.

-¿Conocías a Adrián Suar?

-No, lo conocí en enero, en un evento de Fox y no tenía idea de la importancia que Adrián tenía en Argentina. Pero siempre me pareció muy gentil, muy dulce.. Me gusta mucho Adrián.

-De hecho, se te involucró sentimentalmente con él…

-¡Sí, lo sé! Recibí mensajes en las redes sociales, la gente me decía que estaba con él en Punta del Este y ¡no! Yo estaba en una grabación en San Pablo… ¡Me hubiese encantado estar en Punta del Este, pero no! No estoy con Adrián.

-Desde tus redes sociales, te hiciste eco de la vigilia frente al Congreso mientras el Senado argentino debatía la legalización del aborto . ¿Cómo lo viviste siendo "visitante"?

-Soy feminista y me encantó la lucha de las mujeres argentinas por la legalización del aborto. Yo estaba allá cuando se hizo la segunda vigilia y me quedé frente al Congreso hasta que se definió la votación; aunque el resultado fue negativo, yo estaba muy emocionada por toda la lucha y por conocer tantas mujeres argentinas en la calle. Fue muy lindo.

-¿Considerás que Llámame Bruna tiene una mirada feminista?

-Pienso que la serie tiene una responsabilidad de contar historias de mujeres que ejercen la prostitución. Mucha gente puede pensar que se hace una apología de la prostitución o que se la "normaliza" como si fuera un trabajo como cualquier otro. Yo entiendo que no es así, que Bruna toma una decisión que no es del todo libre: ella sufrió mucho hasta llegar a ese lugar, perdió el cariño de su familia, pasó por mucha violencia sexual… A su vez, el dinero y el poder no resultan para ella tan satisfactorios como alguien podría imaginar. En la serie también hay mujeres con sobrepeso, mujeres negras y mujeres trans, mujeres que a veces llegan a la prostitución no por elección, sino porque no tienen alternativa.

-Claro, no hay una mirada romántica sobre el hecho de ser prostituta...

-No, pero la serie es también una expresión de la sexualidad femenina, y espero como feminista que podamos hablar de la sexualidad femenina sin tener que pasar por el universo de la prostitución. No es el único camino para tocar el tema, aún cuando en muchos sentidos termina siendo el más aceptado socialmente.

Bopp, de 27 años, debutó como actriz con el pie derecho: con un papel lleno de luces y sombras que hace lucir todo su potencial
Bopp, de 27 años, debutó como actriz con el pie derecho: con un papel lleno de luces y sombras que hace lucir todo su potencial Crédito: Gentileza FOX

-Como feminista y brasileña, ¿te preocupa la asunción de Jair Bolsonaro como presidente ?

-Me preocupa mucho, porque Bolsonaro es un retroceso en todos los ámbitos, es un peligro para la democracia y las conquistas recientes brasileñas. Me preocupa particularmente por los homosexuales, las mujeres y para quienes trabajan en la cultura, porque él ya anunció que va a hacer recortes y retirar derechos. Yo creo que los próximos tiempos en Brasil serán de lucha, con mucha gente atenta y enfocada en no retroceder.

-Volviendo a la serie... ¿Qué destino imaginás para Bruna? ¿Habrá cuarta temporada?

-En esta semana me enteré que están escribiendo la cuarta temporada, pero aún no sé nada, en absoluto. Lo único que espero para ella es que sea feliz.

Desde el viernes 7 de diciembre, todos los episodios de la nueva temporada de Llámame Bruna estarán disponibles en la App de FOX para suscriptores Premium. También, habrá emisiones semanales, todos los viernes a las 23, en FOX Premium Series.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.