Samanta Casais, tras ser descalificada de Bake Off: "Nunca sentí que estuviera haciendo trampa"

Samanta Casais, tras ser descalificada de Bake Off: "Nunca sentí que estuviera haciendo trampa"
Samanta Casais, tras ser descalificada de Bake Off: "Nunca sentí que estuviera haciendo trampa" Crédito: Instagram
(0)
8 de julio de 2020  • 15:40

"Creo que los partidos se ganan en la cancha", respondió Samanta Casais cuando Jorge Rial le preguntó en Intrusos si se siente la "ganadora moral de Bake Off", el reality de Telefe que terminó el pasado domingo. "Me descalificaron por un error en la declaración jurada. Se demostró que no soy pastelera profesional. Pude probarlo, a pesar de que en las redes se dijo cualquier cosa. Siempre competí de una manera leal y nunca tuve ventajas sobre nadie. Creo que todos estuvimos en el mismo nivel", explicó.

"El contrato que firmamos antes de entrar a Bake Off decía que podías haber hecho cursos, pero no la carrera de pastelero profesional, y que la pastelería o panadería no sea tu ingreso principal. El error que tuve fueron dos preguntas en las que dije que no había trabajado en gastronomía ni televisión. Puse que no pensando que no era relevante. Y fue un error", explicó la participante, que ganó el certamen pero fue descalificada. "No trabajé en la tele pero fui dos veces de invitada y nadie me pagó. Y en gastronomía trabajé en cocina pero no en pastelería. En Café San Juan yo hacia las entradas, pelaba papas, limpiaba la cocina, nada que ver con pastelería. Yo creo que lo que salió en redes sociales me perjudicó, investigaron y vieron este error que es una cuestión contractual".

Casais, de 30 años, reconoció que la fama le costó muy cara. "Mi novio Juan Cruz fue el que me sacó a flote, porque en un momento quería desaparecer. Pensé que iba a ser todo más tranquilo. El formato fue hermoso y la experiencia también, conocí gente maravillosa y me quedo con eso", dijo. Y agregó: "Cuando salieron los primeros tuits me llamaron de la producción y respondí. Pudieron comprobar todo rápidamente. Analizaron toda la situación, revieron todo y el viernes se comunicaron conmigo y me contaron su decisión de darlo como ganador a Damián Basile. Me pareció correcto, porque si en el contrato infrinjo las leyes del certamen, está bien".

"Se me hizo un nudo en la garganta porque además venia de dos semanas en que me mataban en las redes", se sinceró, al tiempo que contó por qué aceptó ir a escuchar el veredicto de la producción en boca del jurado del certamen. "Decidí ir porque me apreció lo correcto y honesto. Somos humanos y comentemos errores. Fui por respeto también y tengo la frente bien alta. Ese día, en la grabación, no sentí que me humillaran. Simplemente cometí un error y se tomó una decisión. Me parece bien. Y estoy entera. En las redes sí me sentí humillada pero no por el jurado ni la producción".

"Nunca sentí que estuviera haciendo trampa, simplemente no lo conté porque no me pareció trascendental", indicó y aseguró que no la apenó perder el premio. "Estaba más pendiente de lo que se decía de mí y lo que menos me importaba era el premio. Necesitaba un poco de paz mental. Estuve casi tres semanas alejada de las redes, sin celular porque se cruzó una línea muy cruel y yo nada más quería hacer tortas. Las que más me criticaron fueron mujeres. Estamos en una lucha de igualdad y hay que empezar por respetarnos entre nosotras. No le robé la final a nadie; mi error fue completar mal el formulario", dijo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.