Sandro de América: el ídolo popular, cada vez más solo