A los 104 años, entregó su tesis doctoral y resolvió una incógnita de hace dos siglos