Te invitamos al dúplex porteño de una gran coleccionista de arte

Adriana Batán de Rocca está casada con Lodovico Rocca, heredero de una de las familias más poderosas del país. Ella forma parte del board de Amigos de Bellas Artes y del Peggy Guggenheim Museum de Venecia, donde le pone su corazón y su estilo único a su pasión por el arte.
Adriana Batán de Rocca está casada con Lodovico Rocca, heredero de una de las familias más poderosas del país. Ella forma parte del board de Amigos de Bellas Artes y del Peggy Guggenheim Museum de Venecia, donde le pone su corazón y su estilo único a su pasión por el arte. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo
Lucila Olivera
(0)
11 de junio de 2019  • 19:13

Entrar a su casa es casi como pasear por un museo: hay obras, especialmente de artistas latinoamericanos, por aquí y por allá. "No me atrevería a llamarme coleccionista", le dice a ¡Hola!, casi con pudor, Adriana Batán de Rocca, mientras nos guía en una recorrida exquisita por el departamento que comparte con su marido, Lodovico Rocca -presidente de Techint Engineering & Construction y bisnieto del fundador de Organización Techint-, y sus dos hijos, Agostino (12), llamado así por su abuelo y su tatarabuelo, y Santiago (8). "Tratamos de privilegiar artistas jóvenes, pujantes, que nos gustan y tienen capacidad de expansión. Nos encanta cuando recibimos gente que los vean, muchas veces terminan visitando los talleres y comprándoles alguna obra. Es lindo contribuir a que la cultura argentina se conozca internacionalmente", dice con convicción.

-¿Quién decide qué obras comprar?

-Siempre es en conjunto, como todo lo que hay en la casa. Lo que ves nos representa a los dos, o a los cuatro porque, en su medida, los chicos ya participan.

-¿Cómo es tu trabajo en Amigos de Bellas Artes?

-Me incorporé hace cuatro o cinco años, cuando nos instalamos en Argentina (antes vivieron en Brasil y en Italia). Me gusta trabajar en equipo y el liderazgo de Julio Crivelli, que no impone, deja hacer, estimula. El grupo, además, es muy lindo, muy fácil para trabajar, porque cualquier idea se pude canalizar. Ayudamos al museo, por ejemplo, para que se puedan hacer grandes exhibiciones temporarias o se adquieran obras para las exposiciones permanentes, ayudamos para que se pueda expandir el museo pero no descuidamos el mantenimiento del edificio actual. Me importa destacar lo que hace la Asociación como centro cultural: tiene un cine, cursos y talleres interesantísimos y de altísimo nivel. El arte tiene un efecto terapéutico, ayuda y saca lo mejor de las personas, por eso, desde la Asociación estamos pensando cómo ayudar a la comunidad a través de un programa que relacionará el arte con la tercera edad, la salud y la educación. Y tenemos nuestra fiesta anual para recaudar fondos porque la voluntad sobra, pero a veces lo que faltan son recursos.

En la mesa, "Política económica" y "Pasión mortal", dos libros de Luis Hernández Mellizo, artista colombiano.
En la mesa, "Política económica" y "Pasión mortal", dos libros de Luis Hernández Mellizo, artista colombiano. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

En la vitrina de la biblioteca se destaca la obra de Mariana De Matteis. Mariana es una joven artista entrerriana que explora con distintos materiales. Ahora está trabajando con goma, pero estas esculturas son de arena.
En la vitrina de la biblioteca se destaca la obra de Mariana De Matteis. Mariana es una joven artista entrerriana que explora con distintos materiales. Ahora está trabajando con goma, pero estas esculturas son de arena. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

En un rincón de la sala de música se destaca el cuadro de Guillermo Kuitca, de su serie de los "Teatros".
En un rincón de la sala de música se destaca el cuadro de Guillermo Kuitca, de su serie de los "Teatros". Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

La sala es una explosión de color. Allí se destacan la escultura El flautista, de Bruno Giorgi, artista italiano que trabajó mucho en Brasil, donde Adriana y Lodovico vivieron varios años.
La sala es una explosión de color. Allí se destacan la escultura El flautista, de Bruno Giorgi, artista italiano que trabajó mucho en Brasil, donde Adriana y Lodovico vivieron varios años. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

Me importa destacar lo que hace la Asociación de Amigos de Bellas Artes como centro cultural: tiene un cine, cursos y talleres interesantísimos y de altísimo nivel

-Tu trabajo en favor del arte trasciende las fronteras.

-En Venecia integro el board del Peggy Guggenheim Museum. Hoy el museo no se limita a lo expositivo, hay programas de educación orientados a acercar a los niños al arte y son ellos los que luego llevan a sus familias al museo (Bambini e Famiglie), los chicos hacen performances, exponen. Son ellos los que les piden a los grandes ir al museo. Eso lo queremos replicar acá, por eso desde la Asociación trabajamos intensamente en la parte educativa. El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires también está trabajando muchísimo en este aspecto.

-Vos también tenés tu propio proyecto social.

-Sí, tiene que ver con la belleza, pero no entendida como lujo, sino con vivir en lugares lindos, cálidos, amigables, que sacan lo mejor de las personas. La idea se está armando, pero queremos ayudar a los chicos que no tienen todas las oportunidades que tuvimos nosotros para que aprendan actividades u oficios que aporten belleza a la comunidad y, sobre todo, les permita vivir en un contexto mejor: el herrero que hace la puerta fantástica, el yesero con las molduras, el ebanista que talla madera. El proyecto consiste en que trabajen con grandes maestros que puedan enseñarles y luego puedan continuar su experiencia con una salida laboral y aportando también con trabajo para "embellecer" la comunidad a la que pertenecen. Al mismo tiempo, no se perderían esos oficios que tienden a desaparecer.

El impactante comedor. La boiserie fue restaurada por el artista italiano Alfonso Orombelli, quien también pintó los cuartos de los niños. Los cuadros de Matías Duville en las paredes los hizo especialmente para el lugar: "Nocturno, 1, 2, 3, y 4".
El impactante comedor. La boiserie fue restaurada por el artista italiano Alfonso Orombelli, quien también pintó los cuartos de los niños. Los cuadros de Matías Duville en las paredes los hizo especialmente para el lugar: "Nocturno, 1, 2, 3, y 4". Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

Detalle de uno de los saleros: "Al igual que los pimenteros de plata y las rosas de los portaservilletas fueron realizados por Gustavo Celli bajo mi diseño", explica entusiasmada.
Detalle de uno de los saleros: "Al igual que los pimenteros de plata y las rosas de los portaservilletas fueron realizados por Gustavo Celli bajo mi diseño", explica entusiasmada. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

En el living, en la pared que da al comedor, una impactante obra de Nicola Constantino, "El verdadero jardín nunca es verde: "Nicola es una artista del renacimiento, llena de talentos y creatividad. Además, es una persona encantadora".
En el living, en la pared que da al comedor, una impactante obra de Nicola Constantino, "El verdadero jardín nunca es verde: "Nicola es una artista del renacimiento, llena de talentos y creatividad. Además, es una persona encantadora". Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

Sobre la chimenea se destaca Desvío, obra de Pedro Tyler, artista chileno representado por Isabel Aninat.
Sobre la chimenea se destaca Desvío, obra de Pedro Tyler, artista chileno representado por Isabel Aninat. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

No le dedico mucho tiempo a la ropa, pero me gusta la belleza. Cuando llego a Milán (donde también tienen su casa) voy en bicicleta y sin probarme elijo lo que sé que va conmigo

-¿Cómo te acercaste al arte?

-Mi formación es como abogada, pero me interesa desde chica. Siempre fue algo muy mío, de disfrute, hasta que entendí que puede tener un gran impacto social. Hay una obligación en pensar en el prójimo y en esto el arte ayuda muchísimo.

-¿Cómo se lo fomentás a tus hijos?

-Arrancamos desde muy chicos y todo es muy lúdico. Me acuerdo que en Piazza della Signoria, en Florencia, mirando la escultura del Rapto de las Sabinas (Ratto delle Sabine di Giambologna), hablábamos de la fundación de Roma, de Rómulo y Remo y de ahí llegamos hasta la actitud de los hombres con las mujeres (comparando los romanos con los sabinos); en los museos hacíamos la búsqueda del tesoro con alguna obra que habíamos visto antes, en el Louvre buscábamos en vez de a la Gioconda al duque de Montefeltro o les imprimía fotos de cuadros, las cortaba en pedazos y hacían rompecabezas. En el Mundial anterior, por ejemplo, estábamos en España y jugamos a armar equipos de fútbol con pintores de todos los países que participaban. A la final llegaron los italianos, seguramente por el padre, y España, porque estábamos ahí y les encanta la obra de Velázquez. Usando lo que sabían de historia del arte, decidieron que Caravaggio mataba a Picasso, que estaba al arco, y hacía el gol definitivo. Cuanto más sabés, más disfrutás. Y eso es lo que quiere hacer la Asociación: acercar a los chicos desde el gusto.

-En tu agenda maratónica, Harvard también ocupa un lugar especial. ¿Qué hacés concretamente?

-Hay un club de Harvard en Argentina formado por los alumnos de la universidad que han tenido un programa de grado o master o posgrado. El club se fundó en 1972. Soy su presidenta actual. Intentamos repetir en Argentina la experiencia de excelencia que tuvimos en Cambridge. Nos preocupamos de actividades con impacto social, como la entrega de un premio al proyecto educativo de mayor relevancia, también, por ejemplo, ayudamos en un Techo para mi País. Una vez al mes tenemos almuerzos con figuras destacadas de distintos ámbitos que nos aportan su visión sobre los temas de su expertise. Organizamos ciclos de cultura, de gobierno, de entrepreneurship. Otorgamos préstamos de honor a estudiantes argentinos que hayan sido admitidos en la Universidad, tenemos un programa de mentorship y tratamos de poner Harvard al alcance de todas los estudiantes que tienen el potencial para estudiar allí. Este año, además, empezamos con "Harvard Pregunta", un programa por el cual seguimos el proceso electoral haciendo una pregunta breve a los referentes políticos argentinos y lo subimos a las redes sociales (Facebook, Youtube, Instagram).

"El arte, los libros y los mapas son las cosas que más nos gustan a mi marido y a mí", revela.
"El arte, los libros y los mapas son las cosas que más nos gustan a mi marido y a mí", revela. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

Siempre en el podio de las más elegantes, Adriana luce un imponente fourreau de Pucci con impactante espalda cruzada.
Siempre en el podio de las más elegantes, Adriana luce un imponente fourreau de Pucci con impactante espalda cruzada. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

CON PERFUME DE MUJER

Cada vez que Adriana aparece en una fiesta, exposición, o almuerzo, todas las miradas se posan sobre ella: su elegancia es innegable. "No le dedico mucho a la ropa, pero me gusta la belleza. Cuando llego a Milán (donde también tienen su casa) voy en bicicleta y sin probarme elijo lo que sé que va conmigo. Así subsisto por temporadas. Y me encanta reciclar. Lo mismo en casa, donde conviven desde una obra que compramos con las camas que eran de mi marido de chico o el escritorio y las muñecas de porcelana que eran mías. Nunca salgo a comprar para un evento. Siempre encuentro algo en mi vestidor.

-¿Cuáles son tus diseñadores preferidos?

-Soy muy intuitiva, no tengo ni Instagram, no me interesa la vida de los demás, sólo construir la nuestra. Mis favoritos son Valentino, que se fue pero sus sucesores tienen algunas cosas lindas; Gucci es divertido, aunque hay que saber utilizarlo; Pucci, que los conozco y siempre me separan algo diferente a lo típico. También Antonia, que es una casa fabulosa de Milán. Mi clave es sentirme identificada con lo que llevo puesto. El color, según el humor, ayuda. Y siempre menos es más.

La familia de mi marido es encantadora. Y muy fácil en cuanto a su simpleza, con los mismos valores que me educaron a mí. Con su abuela, Andreína, me siento como hablando con mis padres

Sobre la cama de la master suite se aprecia ll Cuadro, de Marie Orensanz. "Para mí es una de las mejores artistas argentinas y vive en Francia. La escultura de mármol con forma de libro también es de ella", dice. Y sigue: "Los retratos son de una artista italiana, Roberta Savelli".
Sobre la cama de la master suite se aprecia ll Cuadro, de Marie Orensanz. "Para mí es una de las mejores artistas argentinas y vive en Francia. La escultura de mármol con forma de libro también es de ella", dice. Y sigue: "Los retratos son de una artista italiana, Roberta Savelli". Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

En la terraza, con vestido de cóctel muy femenino de Roksanda. La fotografía estampada en mármol de atrás es de Cata Swinburn. "Ella es un concentrado de talentos, multifacética. ¡Además, es espléndida! Cata decidió el lugar donde instalarla y estamos felices".
En la terraza, con vestido de cóctel muy femenino de Roksanda. La fotografía estampada en mármol de atrás es de Cata Swinburn. "Ella es un concentrado de talentos, multifacética. ¡Además, es espléndida! Cata decidió el lugar donde instalarla y estamos felices". Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

Los cuadros azules en la boiserie son de Ana Benedetti. "Es una joven salteña que acaba de hacer una muestra en el Museo de Arte Contemporáneo de Salta. Es una de las artistas de la galería salteña gestionada por Soledad Dahbar".
Los cuadros azules en la boiserie son de Ana Benedetti. "Es una joven salteña que acaba de hacer una muestra en el Museo de Arte Contemporáneo de Salta. Es una de las artistas de la galería salteña gestionada por Soledad Dahbar". Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

Una pausa en el living íntimo antes de seguir con su maratónica agenda.
Una pausa en el living íntimo antes de seguir con su maratónica agenda. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

En la terraza, con vestido de cóctel muy femenino de Roksanda. La fotografía estampada en mármol de atrás es de Cata Swinburn. "Ella es un concentrado de talentos, multifacética. ¡Además, es espléndida! Cata decidió el lugar donde instalarla y estamos felices".
En la terraza, con vestido de cóctel muy femenino de Roksanda. La fotografía estampada en mármol de atrás es de Cata Swinburn. "Ella es un concentrado de talentos, multifacética. ¡Además, es espléndida! Cata decidió el lugar donde instalarla y estamos felices". Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

AMOR ALLA ITALIANA

- ¿Cómo se conocieron con Lodovico?

-Nos conocimos hace dieciséis años en Buenos Aires, pero después nos encontrábamos en los aeropuertos, principalmente en Perú, porque los dos estábamos trabajando allá.

-¿Hablabas italiano?

-Sí, porque me gusta la literatura italiana muchísimo y trato de leer en el idioma original. Después nos casamos en Italia, en el lago Maggiore.

-¿Cómo es su familia?

-Encantadora. Y muy fácil en cuanto a su simpleza, con los mismos valores que me educaron a mí. Con su abuela, Andreína, me siento como hablando con mis padres.

-Los italianos tienen una cultura culinaria muy arraigada. ¿Algún plato que incorporaste?

-[Se ríe]. No cocino, pero nos encanta comer en casa o afuera, especialmente trofie al pesto, de Génova principalmente. Le melanzane (berenjena) es algo que sumé por mi marido.

-¿Qué heredaron tus chicos de esa cultura italiana?

-La pasión por el fútbol, que también es muy argentina, pero, sobre todo, el valor de la familia, que es algo que compartimos.

En el pasillo convive la tapicería de Aubusome (perteneciente a la serie de Vertumnus, "God of Seasons") con la obra de Adrian Villar Rojas Lo que el fuego me trajo. Al fondo, una creación de Mona Hatoum, Projection, otra excepción al arte latinoamericano.
En el pasillo convive la tapicería de Aubusome (perteneciente a la serie de Vertumnus, "God of Seasons") con la obra de Adrian Villar Rojas Lo que el fuego me trajo. Al fondo, una creación de Mona Hatoum, Projection, otra excepción al arte latinoamericano. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

Con un cancherísimo mono de Chanel, posa frente a la planta que es una obra de Román Vitali, el reconocido artista rosarino.
Con un cancherísimo mono de Chanel, posa frente a la planta que es una obra de Román Vitali, el reconocido artista rosarino. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

n la última edición de ArteBA, junto a su marido, Lodovico Rocca, presidente de Techint Engineering Construction y bisnieto del fundador de Organización Techint. Son padres de dos varones: Agostino (como su abuelo y tatarabuelo) y Santiago.
n la última edición de ArteBA, junto a su marido, Lodovico Rocca, presidente de Techint Engineering Construction y bisnieto del fundador de Organización Techint. Son padres de dos varones: Agostino (como su abuelo y tatarabuelo) y Santiago. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

Maquillaje y peinado: Alejandra para Bendito Makeup

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.