Casamientos Covid friendly: sin pista de baile ni buffet y con shows vía streaming

Alejandra y Francisco se casaron el viernes pasado y organizaron una pequeña reunión el en jardín de la casa
Alejandra y Francisco se casaron el viernes pasado y organizaron una pequeña reunión el en jardín de la casa Fuente: LA NACION - Crédito: Gentileza Gabriel Larraburu
Laura Reina
(0)
12 de noviembre de 2020  

Iba a ser una gran fiesta en abril para 180 invitados (incluso algunos que venían especialmente de otros países para estar). Pero finalmente será a principios de diciembre, con apenas 40 personas. Como tantas otras parejas, Natalia Fabbiani y Pablo Ramírez debieron readaptarse y cambiar su fiesta de casamiento que tanto habían soñado, por otra que sea Covid friendly, con mucha menos gente, sin baile ni barra libre ni shows en vivo (que se reemplazan por unos vía streaming), ni buffet, ni mesa dulce.

Desde que volvieron autorizarse los casamientos en la ciudad de Buenos Aires el 29 de octubre pasado, más de 250 parejas se anotaron para dar el sí. El Registro Civil informó que desde el 13 de marzo hasta el momento que se habilitaron los casamientos nuevamente, solo habían podido hacerlo 385 parejas que tenían justificada la unión por contrato laboral desde el exterior o bajo condiciones in extremis. Además, más de 7.000 bodas y 2.500 uniones convivenciales se cancelaron durante la cuarentena.

Con estrictas medidas sanitarias, las ceremonias civiles se realizan en las sedes comunales 3, 5, 13 y 14 con no más de 5 personas (la pareja, los testigos y el juez de paz), y en el Registro Civil de la calle Uruguay, en el que el "patio arrocero" permite un máximo de 10 personas. El lunes que viene también quedará habilitado el Centro Cultural Recoleta para celebrar casamientos. "En épocas normales en temporada alta, de septiembre a diciembre tenemos un promedio de 1300 casamientos por mes y de 800 a 1000 los otros meses del año -confirman fuentes oficiales-. Por supuesto ahora hay muchos menos casamientos, se casan solo los que lo necesitan porque se van a vivir al exterior y los que no les resulta importante la fiesta. Nueve de cada diez parejas hacían una fiesta y hoy no se puede", cuentan desde el Registro Civil.

En realidad, ya hay fiestas al aire libre con pocos invitados. "Los que iban a casarse, se van a casar igual. Están los novios que quieren el fiestón y esperan para tener la fiesta que ellos imaginaban, y están los que se casan ahora y se adaptan a la nueva normalidad bajando la cantidad de invitados. Lo que creo que va a pasar es que se abre el juego a otro tipo de eventos menos masivos", analiza Valeria Etkin Acebedo, del sitio Casamientos Online, que reúne toda la información de proveedores para organizar una boda.

Alejandra Rosa y Francisco Cristiano se casaron el viernes pasado. Ellos habían tramitado la excepción el 3 de octubre ya que a Alejandra, ingeniera química, le salió una propuesta de trabajo en Noruega y necesitaba formalizar la unión. Pero la intención de casarse estaba desde antes: de hecho, tenían fecha el 18 de marzo (la que figura en sus alianzas) y una fiesta programada para 135 personas que debió suspenderse. En el medio, el salón con el que tenían casi todo pago, cerró. "Ni bien se confirmó lo de Noruega, pedimos el turno de emergencia.y nos casamos el 6 de noviembre. Pensamos que iba a ser un trámite, pero fue súper lindo. Fue medio raro porque no estuvieron ni mi mama ni mi suegra, solo los testigos. Pero a la salida, en la calle, estaban nuestras familias esperándonos y nos tiraron arroz y pudieron ver la ceremonia en vivo vía streaming. Estuvo lindo, no es lo que habíamos soñado pero fue emotivo", resume Alejandra, que finalmente hizo una pequeña celebración en el jardín de la casa de su mamá.

"Organizamos un asado y una mini ceremonia con solo padres y hermanos. Fue muy íntima y linda. Como el fotógrafo, Gabriel Larraburu, y la ambientación de La Canastita Eventos los habíamos contratado aparte, los llamamos y se portaron de diez. Nosotros estábamos medio cabizbajos con todo lo que había pasado con el salón y ellos le pusieron una energía increíble. Y yo pude tener la foto con el vestido", cuenta Alejandra, feliz.

Contar hasta 40

Junto con la vuelta de los casamientos, se reactivaron también algunas celebraciones al aire libre y con estrictas medidas de seguridad. En La Posada Multiespacios, un salón de eventos en Tigre sobre el Dique Luján, ya se celebraron bodas siguiendo los protocolos sanitarios: sin pista de baile, ni buffet ni mesa dulce, con la obligatoriedad de usar barbijos y guardar distancia social y con cabinas sanitizantes antes de ingresar, así como también alcohol en gel en todas las mesas y áreas comunes.

La event planner Mariana Philip cuenta que está organizando una boda para diciembre, que se pospuso en mayo, y era para 150 invitados. Hoy no tendrá más de 40: "Por el momento las fiestas autorizadas son al aire libre y hasta 40 personas, con livings o mesas con distanciamiento de un metro y medio entre cada persona. No se puede bailar, y los buffet están prohibidos. Lo que estamos haciendo es armar tablitas individuales y también marcadores de copas para cada invitado", describe la organizadora, y sostiene que las parejas que eligen casarse aun con todas estas restricciones son las que por cuestiones personales no pueden seguir postergando más su boda: "Muchos han elegido pasarlas para el año próximo, sobre todo las bodas en las que varios invitados son del exterior y necesitan asegurarse de que podrán llegar sin problemas -sostiene Philip-. Pero en general la gente quiere casarse y hacer una fiesta con todo lo que eso implica: bailar, saltar, y abrazarse con los invitados más allá de que sea una súper fiesta o no. Por eso muchos esperan".

Por su parte, Antonella Di Pietro, organizadora de eventos, sostiene que esta situación obligó a todos a readaptarse: "Tenemos que empezar a pensar diferente: se pueden armar bodas por turnos, es decir, al mediodía almuerzo o brunch íntimo con la familia, al atardecer un té con amigos, y cena con otro grupo. No es lo más común ni lo que mas se vende, pero se hace", cuenta. El horario también es un tema: "Se termina todo a las 12 de la noche. "Estas restricciones hacen que las celebraciones sean mucho más íntimas y permiten mucha personalización: como se entrega una box con la comida, es posible atender las preferencias gastronómicas de cada uno. También lo que se hace es mandarles, junto con la invitación, un kit de protección con la inicial de los novios para usarlo en la fiesta. Y se eligen lugares o salones con buen servicio de wifi para sumar a otros invitados y ver los shows que como no están permitidos, se transmiten vía streaming". El hecho de no poder llevar una banda hace que se invierta en un show de calidad o incluso extranjero casi por el mismo precio. "Las bodas Covid son bodas de detalles: el encanto está en la personalización, en que sea algo muy a medida para los invitados que están ahí", resume Di Pietro.

Bodas más íntimas y menos concurridas, con énfasis en los detalles. No son pocos los que auguran que algo de todo esto quedará.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.