Conquista de lo posible: El nuevo Teatro Coliseo