srcset

Trends

Delivery sabores patrios: locros, empanadas y más en los barrios porteños

Rodolfo Reich
(0)
1 de mayo de 2020  • 00:36

Con el mes de mayo arranca no solo la parte más fría y nostálgica del otoño, sino también esa seguidilla de fechas patrias que conforman el ADN nacional. En orden cronológico, de a una por mes, se acercan la Revolución de Mayo, el Día de la bandera y la Independencia. Tres festejos albicelestes con aromas propios, de platos emblemáticos que las acompañan de manera ineludible. Son días de empanadas tucumanas y salteñas, de humitas y locros, de carbonadas y guisos de lenteja. Tan arraigado está este costumbrismo que muchos incluso lo extienden al 1° de mayo, el Día del trabajador.

En tiempos de cuarentena, esta rutina gastronómica se recibe con aún más necesidad. Cuando nuestro alrededor tiembla y se desquebraja, cuando el mundo conocido cambia a velocidad vertiginosa, un buen plato de locro, con su zapallo dulce y su maíz blanco, se convierte en un refugio donde guarecerse. Una señal de que la vida, esa que conocíamos y hoy extrañamos, sigue siendo posible. Aquí, una recomendación de sabores patrios a través de los barrios de Buenos Aires.

Locro, empanadas y guisos

Así como la primavera con sus flores y verdes le queda tan linda a los parques y a las plazas, el otoño y sus primeros frescos se llevan de maravilla con El Santa Evita, el restaurante de Gonzalo Alderete Páges y Florencia Barrientos Paz. Recién reabierto en formato rotisería (con delivery sin cargo a 20 cuadras a la redonda, un radio que incluye Palermo, Villa Crespo, Almagro y más), presentaron un menú repleto de sabores entrañables, en versiones de la casa. Hay guiso de lentejas (vegetariano con hongos y otro con jabalí ahumado), hay carbonada de ciervo y también guiso de mondongo. Pero los muchos fanáticos saben que El Santa Evita tiene dos imperdibles. Por un lado, las empanadas salteñas, que cotizan entre las mejores del país. Pequeñas, jugosas, perfectas, como manda la tradición. Por el otro, el locro, que solo se prepara en ocasiones especiales y que el año pasado llegó a tener más de una cuadra de cola para retirar por el local. A través de las redes, Gonzalo ya anunció que habrá envío de locro a domicilio, tanto el 1° como el 25° de mayo. El locro de siempre, de esos bien cargados, con patita de chancho y salsita picante. De postre, la opción clásica iría por el tremendo flan napolitano con dulce de leche. Pero los higos en almíbar con queso sardo le compiten con ´hidalguía. Entre tantas malas, una noticia feliz.

Locro con sabor a casero

Con restaurante propio en el barrio de Saavedra, y gracias a más de dos décadas de experiencia y constancia, la cocinera Fernanda Tabares es hoy uno de los grandes sinónimos nacionales de esa cocina hogareña y conocida, con platos de infancia y de abuelas, pero siempre elaborados en su mejor versión (hay que decirlo: no siempre las abuelas cocinan bien...). Este año, por lástima, no se podrá visitar la preciosa casona antigua donde está el local de Raíces, pero buena parte de la experiencia se puede reproducir en casa, gracias al "menú patrio" que Fernanda diseñó para todo el invierno: hay locro, guiso de lentejas y empanadas (de osobuco; de hongos, de queso y cebolla; de pollo, panceta ahumada y puerro; y de cerdo teriyaki con zanahorias glaseadas), que se pueden llevar listos para comer o congelados para stockear. El locro es de esos bien sabrosos, con larga cocción donde se unen el maíz blanco y los porotos manteca, la panceta, el chorizo colorado y las carnes de vaca y de cerdo. Todo un toque apenas más dulzón gracias a la batata (que se le suma al zapallo). Con entrega sin cargo hasta 20 cuadras a la redonda (llegando a Belgrano, Coghlan, Núñez, Villa Urquiza), y con promociones familiares que incluyen botella de vino, es un lugar para tener en cuenta.

Humita, empanadas criollas (y la promesa de locro)

En Boedo, Carmen es uno de esos lugares que son mucho más de lo que aparentan. Un local simple, en una calle tranquila, que esconde el trabajo de toda una familia y la pasión de un cocinero (Matías) repleto de curiosidad gastronómica y buenas ideas. En días de cuarentena, Carmen armó una propuesta sólida de platos del día, que varían todo el tiempo según lo que haya en el mercado, pero siempre con algunos ítems presentes, como el pollo entero, algún sándwich o las deliciosas milanesas. Un best seller de la casa son las empanadas, que se alejan de la tradición del noroeste en versiones más criollas: son grandes, jugosas, pintadas con huevo por encima, y lo principal, verdaderamente sabrosas, tanto las de carne cortada a cuchillo como las de acelga o de pollo. Entre los platos del día, esta semana Matías recibió muy buenos choclos, así que preparó una tremenda humita, de esas que expresan todo el dulce cremoso del maíz, y que termina con una generosa rodaja de provoleta y unos cuartos de tomates salteados por encima. Tan contundente como adictivo. Con delivery propio en Boedo, Caballito, Pompeya, parte de Flores y Parque Patricios, ya están acopiando los ingredientes para el locro casero del 25 de Mayo: vale la pena ir reservando la porción.

  • Dirección: Castro 1635
  • Menú y pedidos: en su Instagram Carmen Boedo

Empanadas catamarqueñas

Sin redes sociales, con un pequeño delivery propio hasta 4 cuadras de distancia del local (pero con la opción de enviar mensajería), y con esa apatía por el marketing que ya es parte de su idiosincrasia comercial, La Cocina tiene un gran argumento a su favor a la hora de ser elegido para disfrutuar de los sabores patrios. Es que allí, en ese pequeño local sobre la Av: Pueyrredón, en Recoleta, se preparan una de las mejores empanadas de Buenos Aires. Son de estilo catamarqueño, es decir, con la carne cocida previamente por largo rato y trozada luego a cuchillo, y con algo de papa que absorbe los líquidos. También ofrecen su famosa empanada Picachu, que mezcla tres quesos con ají picante, un clásico del norte. Y siempre, pero siempre, hay locro, rico y económico (a diferencia de las empanadas, que están entre las de precio más alto en la ciudad).

  • Dirección: Av. Pueyrredón 1508
  • Pedidos por teléfono: 4825-3171

Locro y cocina casera en El Bodegón del Mono

Los porteños conocimos y admiramos a Damián "Mono" Cicero en lugares como el Casal de Catalunya, donde arrancó como mozo y terminó estando a cargo del lugar. Luego, su paso por la pantalla de TV le dio fama, ganada a costa de una personalidad campechana y honesta, sin pelos en la lengua. Hoy combina todo esto en su propio bodegón, en Quilmes, con una cocina repleta de sabores caseros y permisos castizos. La mila con fritas compite con la tortilla de papas, la lasaña se alterna con la paella. Pero hay más: esta semana, en su Instagram, se lo pudo ver haciendo un vivo con la receta completa del locro que estará ofreciendo a partir este 1° de mayo. Un locro de esos que no se ahorra nada: tiene cortes con hueso (falda y pechito de cerdo), que aportan sabor al líquido. Tiene chorizo criollo y colorado. Tiene patitas y cuero de cerdo, que ayudan a una textura untuosa. Tiene incluso tripa gorda, panceta salada y panceta ahumada. Sí, una explosión de sabor para arrancar el mes patrio, a precio amigable. Un locro que, además, se estará ofreciendo durante todo el mes. Hermosa noticia para los que viven por el sur bonaerense.

  • Dirección: Catamarca 724, Quilmes. Instagram:
  • Pedidos al 11-6121-8366

Locro barrial

Más allá de estas recomendaciones, en fechas patrias el locro se convierte en un comodín de barrio. Decenas de cantinas y restaurantes de barrio lo ofrecen; se suman los comedores de clubes sociales y deportivos; e incluso, en estos meses tan difíciles para muchos trabajadores, también aparecen decenas de cocineros -profesionales y no- que buscan un pequeño ingreso extra elaborando locro casero para vecinos y amigos. En algunos casos pueden ser increíblemente deliciosos, en otros tal vez no sean los mejores que se hayan probado en la historia, pero en todos suman un valor único: el de fortalecer una comunidad barrial a través de un plato que, justamente, se identifica en esa idea de localidad y cercanía. Decir que la patria es el locro sería exagerado; pero en toda exageración hay una parte de verdad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.